Minería en Latinoamérica

América Economía • Débil precio del litio golpea ganancias de chilena SQM, pero la sobreoferta seguirá pesando en el mercado

La debilidad en el precio global del litio impactó las ganancias trimestrales de la chilena SQM, uno de los mayores productores mundiales del metal ligero usado para baterías de autos eléctricos.

En sus resultados del tercer trimestre informados la noche de este miércoles, SQM -que además es uno de los mayores actores de negocios de fertilizantes- reportó utilidades por US$60,5 millones, lo que representa una baja del 27,5% interanual.

En tanto, sus ingresos por litio y derivados cayeron un 26,4% interanual en los tres meses a septiembre.

"Los precios promedio más bajos el último trimestre fueron el reflejo de los precios más bajos en el mercado del litio ante la presión existente de exceso de oferta y una demanda atrasada", dijo la firma en sus resultados.

"Dado el tamaño y el crecimiento potencial del mercado chino de vehículos eléctricos, también hemos aumentado nuestros volúmenes de ventas en China, donde el precio de mercado fue considerablemente menor debido a la diferente calidad y grados de los productos ofrecidos en este mercado", agregó.

SQM prevé que la tendencia de sobreoferta continuará en 2020 y afectará los precios del mercado.

Los ingresos totales de la firma en el tercer trimestre cayeron un 13%, a US$473 millones.

Fuente: https://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/multilatinas/debil-precio-del-litio-golpea-ganancias-de-chilena-sqm-pero-la

Read more...

América Economía • Minería en Perú y envíos a la UE: advierten de una enorme contaminación en zonas productoras

Sobre Virginia Pinares, líder campesina de Cotabambas, en Perú, pende una posible condena de once años por obstrucción de vías hacia la mina de Las Bambas. En Bruselas, Pineras forma parte de una delegación, patrocinada por la red EU-LAT y la Plataforma Europa-Perú, que quiere hacer visible el costo social que tiene al otro lado del océano el mineral que se consume acá.

"No nos oponemos a la minería, pero queremos que la empresa cumpla con la ley. Nos consultaron y estuvimos de acuerdo con que el transporte del cobre se hiciese por mineroducto. Y en 2014 lo cambiaron a transporte por carretera. A otros hermanos los han desalojado, ubicándolos en Nueva Fuerabamba, pero en esas casas no se garantiza su acceso al trabajo agrícola. Reclamamos, también por escrito", dijo Pineras a DW.

"No nos escuchaban. Así que hicimos nuestra lucha pacíficamente. El gobierno ha mandado policías con orden de disparo”, sigue Pineras, vicepresidenta de la Federación Interprovincial de Defensa Territorial y Ambiental y vocera de las organizaciones de la sociedad civil en las mesas de diálogo que existen con las instituciones peruanas y la empresa minera.

Julia Cuadros, economista especialista en desarrollo y minería, forma parte de la delegación. Como directora de la organización Cooperación, Cuadros asesoró, entre 2002 y 2016, a las comunidades afectadas por el proyecto minero Río Blanco, en Piura, en el norte del país. Se oponían al proyecto que iba a afectar los páramos, los bosques de neblina y el agua.

"Las comunidades estaban en resistencia porque su visión de vida no tenía nada que ver con la actividad minera. Han pasado casi 12 años y el proyecto sigue paralizado”, cuenta Cuadros a DW. En pleno conflicto, en 2008, a su casa llegó la citación del ministerio Público: se la acusaba del delito de terrorismo. "Yo era la única mujer. Los otros eran dirigentes de comunidades, alcaldes, asesores técnicos. Aunque la acusación no tenía sustento, vivimos más de tres años en incertidumbre. La denuncia la habían hecho campesinos, comprados por la empresa. Se quería juzgar este conflicto medioambiental según la ley antiterrorista que se había activado para luchar contra Sendero Luminoso y el MRTA”, añade Cuadros.

Si no hay cambios, seguirán los conflictos. "Ni en el caso de Julia Cuadros ni en el caso de Virginia Pineras existía una sola prueba de lo que las acusaba”, explica a DW David Velazco, de Fedepaz, organización que promueve y defiende derechos humanos en Perú. "No sólo en Perú, en toda América Latina, se detecta una instrumentalización del Derecho Penal para tratar de acusar a quienes protestan con la idea de detenerlos y desmovilizar la protesta”, puntualiza el abogado de Fedepaz.

La demolición de la honra de quienes se oponen, la represión y la aprobación de normas inconstitucionales que violan tratados internacionales serían otros elementos de un patrón cada vez más difundido en el Nuevo Continente. ¿Para qué? "Desmovilizando a un dirigente, desmovilizas a la masa”, responde Velazco. "Se trata de imponer el modelo extractivista aduciendo el desarrollo económico, pero olvidando el desarrollo social”, agrega. Teniendo en cuenta que Perú, Chile, Brasil y México concentran el 85% de las exportaciones mineras de la región y ocupan altas posiciones en la lista de mayores exportadores mundiales, de no haber cambios, conflictos habrá para rato.

¿Qué debe cambiar? Teniendo en cuenta que la Unión Europea tiene acuerdos comerciales con todos esos países que exportan al Viejo Continente, especialmente materias primas y minerales, el campo de acción es evidente. "Por lo pronto, el instrumento 'Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos' de la UE es absolutamente insuficiente, porque su aplicación es voluntaria”, dice Cuadros. No obstante, en todo espacio de diálogo de la UE con sus socios, Cuadros detecta una ventana de posibilidad.

"No puede ser que cada vez que haya un conflicto social se declare el estado de emergencia ni que la fuerza pública reprima a las poblaciones por orden de una empresa. Es inadmisible que en el corredor minero en Cotabambas no sólo esté la Policía Nacional sino el Ejército, y que la nueva legislación de Perú proteja a las minas como 'activos críticos' en detrimento de la población”, concluye Cuadros.

En cualquier caso, que en 2018 la Eurocámara -en donde la delegación peruana fue acogida por diputados de diversas fracciones- haya aprobado una resolución apoyando que la UE en su conjunto promueva el tratado vinculante sobre empresas y derechos humanos, que se negocia en la ONU desde hace un lustro, es una esperanza. Con este tratado las empresas que violen derechos fundamentales podrían también ser llevadas a un tribunal.

"Aunque mi casa esté en una zona intangible, nos desplazan porque lo exige la concesión. Eso se podría modificar”, dice Pinares, y concluye: "Si no hacemos nada, el Apurímac será pronto un río muerto y el tajo abierto va a contaminar el mundo entero”.

Fuente: https://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/mineria-en-peru-y-envios-la-ue-advierten-de-un-enorme-contaminacion-en-zonas

Read more...

América Economía • Albemarle advierte sobre “difíciles” condiciones para el mercado del litio en 2019 por exceso de oferta

Albemarle Corp, el mayor productor mundial de litio, advirtió este jueves que los precios de la materia prima para la fabricación de baterías han bajado casi un tercio en el último año y que el mercado tiene un suministro de dos a tres veces superior al necesario.

Se trata del último comentario negativo sobre la industria de rápido crecimiento, que suministra directamente los insumos básicos para las baterías de los autos eléctricos. En tanto, su rival Livent Corp advirtió este miércoles sobre "difíciles" condiciones del mercado.

Pese al agresivo crecimiento del mercado de vehículos eléctricos, los productores de litio se encuentran complicados por haber procesado demasiado y muy rápido el metal blanco.

"Estamos y estaremos lidiando con las difíciles condiciones del mercado durante los próximos 12 a 18 meses", dijo en una conferencia con inversores el presidente ejecutivo de Albemarle, Luke Kissam. "Actualmente hay una sobreoferta en el mercado".

La firma retrasó los planes de construcción de plantas con aproximadamente 125.000 toneladas de capacidad de procesamiento de litio adicional, parte de un plan de tener un flujo de caja positivo en dos años. La noche del miércoles, la firma prometió ahorros de costos por US$100 millones.

Mientras, la planta La Negra en Chile, país que ha experimentado un estallido social en las últimas semanas, no ha marchado como esperaba la firma, dijo en la misma conferencia Ric Norris, presidente de la unidad de negocio global de litio. La planta produce alrededor de 38.000 toneladas, unas 2.000 toneladas menos que lo esperado.

Los disturbios han reducido la producción en Chile en unas 500 toneladas, pero no se espera un impacto significativo en los resultados anuales, según la firma. "En este momento, nuestras plantas están operativas y los envíos se mueven según lo programado", afirmó el jefe de finanzas Scott Tozier.

Fuente: https://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/albemarle-advierte-sobre-dificiles-condiciones-para-el-mercado-del-litio-en-2019

Read more...

Los Tiempos • Minera Vale omitió información que hubiera evitado tragedia que dejó 270 muertos en Brasil

La minera brasileña Vale omitió comunicar informes que hubieran podido evitar el colapso en enero de este año del dique de Brumadinho, que dejó 270 muertos y desaparecidos en el estado de Minas Gerais (sudeste), afirmó hoy una agencia gubernamental.

El colapso del dique, el 25 de enero, liberó millones de toneladas de residuos mineros. Tras la tragedia, Vale, primer productor mundial de mineral de hierro, se vio forzada a suspender algunas de sus operaciones en sitios que albergaban construcciones del mismo tipo.

Documentos internos que fueron analizados por los investigadores de la Agencia Nacional de Minería (ANM) muestran que la empresa estaba al tanto de problemas en el sistema de drenaje instalado siete meses antes del desastre.

El 10 de enero, dos semanas antes del colapso, dos artefactos que medían la presión líquida marcaron el nivel de emergencia. "El aumento en la presión de los piezómetros comprometía la estabilidad del dique", apunta la ANM. Pero la compañía no reportó estas informaciones.

"Si la Agencia Nacional de Minería (ANM) hubiese sido informada correctamente, podría haber tomado medidas cautelares y exigido acciones urgentes a la empresa [Vale], lo cual podría haber evitado el desastre", señaló el informe.

Vale indicó en un comunicado que no haría comentarios sobre "las decisiones técnicas tomadas por su equipo geotécnico en el momento de la ruptura".

Más presión sobre Vale

El informe de la ANM añade presión a la gigante minera.

La policía dijo en septiembre que tenía suficientes evidencias para acusar a empleados de Vale y de la auditora alemana TUV SUD por uso de informaciones falsas para certificar que el dique de Brumadinho cumplía con los requerimientos de seguridad.

Corresponde a los fiscales decidir si presentarán cargos contra siete empleados de Vale, ninguno de alta jerarquía, y seis empleados de la TUV SUD, entre los cuales figura un director de desarrollo basado en Alemania, así como ingenieros y consultores que certificaron la estabilidad de la represa en 2018.

Una comisión legislativa aprobó este martes por unanimidad una moción que propone denunciar judicialmente a Vale, y TUV SUD.

Un juez ordenó en septiembre a Vale pagar 11,87 millones de reales (casi tres millones de dólares) a las familias de tres víctimas de la tragedia.

Otra corte le había ordenado en julio pagar todos los daños causados por el desastre, sin estipular una cantidad específica de dinero.

Desde entonces, Brasil ha prohibido la construcción de nuevos diques corriente arriba, que son más baratos pero menos estables que otros tipos, y ordenó desmantelar los existentes con esas características.

Aniversario de otra tragedia, en Mariana

La ANM publicó su informe, de 194 páginas, exactamente cuatro años después del colapso de otra represa que era propiedad de Samarco, una empresa conjunta de Vale y la anglo-australiana BHP, en el municipio de Mariana, también en Minas Gerais.

El alud de residuos mató en esa ocasión a 19 personas y recorrió más de 600 km por el río Doce y sus afluentes hasta desembocar en el océano Atlántico, en la peor catástrofe ambiental de Brasil.

Fuente: https://www.lostiempos.com/actualidad/mundo/20191105/minera-vale-omitio-informacion-que-hubiera-evitado-tragedia-que-dejo-270

Read more...

OCMAL • El dilema del agua, los glaciares y la minería. ¿Hasta cuándo?

Camilo Hornauer y Carolina Ruiz de Fundación Plantae nos comparten hoy una columna que habla acerca de la expansión minera y el riesgo que esta impone sobre los glaciares, abriendo la interrogante de si será hora de cambiar el modelo de desarrollo por uno acorde a los tiempos y realidades de hoy.

El pasado 19 de julio, la minera Anglo American ingresó a tramitación el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de su proyecto de expansión “Los Bronces Integrado” en la cordillera de la Región Metropolitana, y a solo 40 kilómetros de la capital. Esto a pesar de que se emplazará -a todas luces- en medio de ecosistemas frágiles y necesarios para el territorio donde habita un 40% de la población del país, más precisamente en la parte alta de la cuenca de los ríos Mapocho y Colorado, este último el principal afluente del Maipo.

Como queda demostrado en el propio documento del EIA, el proyecto tendrá faenas parciales en un área protegida, el Santuario de la Naturaleza de Yerba Loca, y en zonas colindantes con glaciares rocosos, cubiertos y blancos como el Bien Nacional Protegido Rio Olivares. En concreto, la compañía incluirá faenas subterráneas (660 m profundidad promedio) con “tecnología sustentable” y una expansión del actual rajo abierto, que supuestamente no afectará los glaciares.

Si nos vamos al detalle y en concreto a la afectación de glaciares, vemos que poca importancia le dan a la escasa distancia de las operaciones con los glaciares infiernillo y observatorio (que por ser del tipo “Glaciares cubiertos”, pudieran no verse a simple vista) que se podrán ver duramente afectados por la evidente generación de polvo y material particulado, las vibraciones de procesos, maquinarias y tronaduras y la filtración de agua desde los mismos glaciares en la fase subterránea. Y esto no es algo que nosotros simplemente creemos, los daños históricos en glaciares, como en el infiernillo, han sido documentados por varios estudios entre 1992 y 2010, y confirman que el impacto de estos proyectos es real.

Si ampliamos aún más el foco, también nos encontramos con que la expansión pasará muy cerca de un Bien Nacional Protegido poniendo en riesgo los glaciares Olivares Alfa y Beta los cuales registran las mayores reducciones de superficie de la zona central de Chile. Estos glaciares se encuentran inmediatamente al norponiente de la explotación Los Bronces y Andina (de CODELCO), donde con vientos del noreste, es evidente la deposición de polvo y partículas. Una situación que no debiera ser despreciable si consideramos que estos glaciares contienen la mayor reserva de agua dulce de la región Metropolitana.

Con esto surge la duda y la preocupación de si las figuras de protección por si solas son suficientes o si requerimos de miradas e instrumentos más integrales a escala territorial para hacer conservación. En este sentido, que se sigan gestando esta clase de mega proyectos nos hace pensar que los esfuerzos de conservación aislados, como los BNP o las áreas protegidas, no son suficientes si a su alrededor se desarrollan industrias extractivas y energéticas con evidentes impactos y que, en este caso, quieren ampliarse de forma subterránea intentando convencer que de esta manera lograran la anhelada sustentabilidad. Lo más aterrador de todo esto, es que esta intención es en rigor un derecho que le otorga la ley minera a los titulares la cual les transfiere total soberanía bajo el subsuelo dotándoles de un poder que es absoluto.

Con lo anterior, queda claro que el derretimiento acelerado de los glaciares, atribuible en gran medida al cambio climático, ya no es la única amenaza para las reservas de agua de esta zona, ahora lo es también su mala gestión e incipiente protección. La expansión minera y el riesgo que ésta impone sobre los glaciares y el agua de la alta cuenca del Rio Olivares y Mapocho (Santiago) es evidente, y lamentablemente se mantendrá latente mientras no se modifique nuestra arcaica legislación y no se materialice una protección y planificación efectiva del territorio por parte del Estado.

Por dar algunas cifras, según Sernageomin, en las cuencas Olivares y Colorado, solo Angloamerican cuenta con al menos 75 concesiones (de exploración y explotación) lo que corresponde a aproximadamente 12.000 hectáreas, de las cuales una fracción de ellas están inmediatamente bajo glaciares. La dimensión del interés y potencial minero de este territorio quedan confirmados al contabilizarse más de 200 concesiones de explotación y aproximadamente un 50% de la superficie de este territorio con algún tipo de concesión (ver foto 3).

Resulta curioso además que Aes Gener, una empresa generadora de energía y dueña de Alto Maipo, tenga gran cantidad de concesiones mineras otorgadas a su nombre (compradas a Aguas Andinas según convenio de junio 2011) principalmente en el cauce del rio Colorado. ¿Será acaso qué el código minero es usado también como mecanismo para llevar a cabo otros fines? Esto nos hace pensar que si hidroeléctricas y sanitarias también poseen concesiones mineras, lo que involucra una afectación sobre el recurso agua, la dimensión y gravedad del impacto es enorme para la soberanía sobre nuestros recursos naturales, imprescindibles para nuestra vida y para la sustentabilidad del desarrollo.

De concretarse la expansión minera en los territorios antes mencionados, no solo se estaría contribuyendo al deterioro y derretimiento acelerado de los glaciares, sino que además se les estaría entregando en bandeja las aguas que pudieran caer en su propiedad. Si, leyó bien, porque de acuerdo al código de agua de 1981 y al de minería de 1983, quienes sean titulares de una concesión minera tendrán el derecho de aprovechamiento de las aguas halladas en sus labores mientras sean utilizadas para sus trabajos de exploración y explotación. Un “beneficio legal” pensado justamente para fomentar la actividad minera sobretodo en el norte donde la disponibilidad de este bien preciado es escasa. Actualmente en la reforma al código de agua se busca regular el uso de este derecho, el cual se les seguiría otorgando con la salvedad de que el titular deberá justificar a la DGA que efectivamente están haciendo uso de estas aguas en sus faenas. Sin embargo, dado el escenario actual de escases hídrica que azota nuestro país – y fuertemente a la RM – pareciera ser que esta medida sigue siendo bastante débil, descontextualizada e insuficiente.

Todo lo anterior parece irónico cuando se contrasta con los resultados entregados por el Instituto Mundial de Recursos Hídricos (WRI), a un mes del ingreso del SEI del Proyecto de expansión de los Bronces, el cual sitúa a Chile en el lugar número 18 del ranking global de países con estrés hídrico lo que significa que nos encontramos en riesgo alto de vivir una gran crisis, lo que significa alta vulnerabilidad. Sumado a esto, Fundación Chile en su informe “Transición Hídrica: El futuro del agua en Chile” posiciona a la región Metropolitana en una situación extremadamente alta.

Para seguir sumando, el propio Centro de Ciencia del Clima y Resiliencia (CR2) y la Dirección meteorológica de Chile (DMC), confirman la megasequía en la zona central de Chile, que se extiende por al menos 10 años, alcanzando para este año, al mes de julio, un déficit anual del 72% en las precipitaciones, y que está generando bajas en los caudales del rio Maipo en un 50% (mínimos históricos el año 2019). Y como si fuera poco, y en pleno invierno, el Ministerio de Agricultura acaba de decretar emergencia agrícola en la zona y desde el gobierno anuncian la creación de una mesa nacional de la sequía.

Con estos antecedentes, parece lógico pensar que los glaciares y su protección toman un rol absolutamente clave. ¿Tendrá sentido proyectar y operar un proyecto de extracción minera en estos territorios por las próximas décadas poniendo en riesgo un ecosistema que provee de agua a los 7 millones de personas que viven aguas abajo, y pudiendo afectar negativamente al Santuario de la naturaleza Yerba Loca y los glaciares que alberga el Bien Nacional Protegido Rio Olivares?

A nuestro parecer la respuesta es que por ningún motivo se debe aceptar mas proyectos en este territorio, y esto validado también por la ciudadanía, quien se encuentra tremendamente preocupada. La empresa propietaria de los Bronces y su proyecto de expansión recalca que ha invertido varios años de trabajo con comunidades.  Sin embargo, no han logrado convencerlos a todos ya que actualmente vecinos del sector de Farellones están llamando a través de sus redes sociales para movilizarse en contra de este proyecto y defender los glaciares. Una lucha difícil de dar dado el maratónico plan de audiencias de Anglo American, que según el portal infolobby registra en lo que va del año 140 audiencias, siendo éstas realizadas con servicios públicos, instituciones y ministerios, muchos de los cuales deben manifestarse en la evaluación ambiental del proyecto de expansión.

Fuente: https://www.ocmal.org/el-dilema-del-agua-los-glaciares-y-la-mineria-hasta-cuando-3/?utm_source=dlvr.it&utm_medium

Read more...

MercoPress • Alarming level of mercury contamination in Amazon dolphins: illegal gold mining

Amazon river dolphins are showing alarming levels of contamination mainly because of illegal panning for gold, conservationists say. Researchers measured contamination levels in 46 of these large freshwater creatures known for long, bottle-like snouts in major basins of Brazil, Bolivia, Colombia and Peru.

All of them had some degree of mercury contamination and in more than half the level was high, said Marcelo Oliveira of the Brazilian chapter of the World Wide Fund for Nature, one of several NGOs that carried out the study.

It said illegal gold panning, in which mercury is used to separate the precious metal from other minerals, is a real threat, especially in the Orinoco River flowing through Colombia and Venezuela. But gold panning is not the only problem, said Oliveira.

“Mercury exists naturally in the Amazon, but is spreading through the water because of deforestation and forest fires and slipping into the food chains of dolphins and fish,” said Oliveira.

High levels of mercury in river dolphins also pose a serious threat for nearly 20 million people who live in the Amazon region and end up eating contaminated fish.

“Mercury can remain in the food chain for up to 100 years. It is a major problem,” said Oliveira.

Fuente: https://en.mercopress.com/2019/10/25/alarming-level-of-mercury-contamination-in-amazon-dolphins-illegal-gold-mining

Read more...

Diálogo Chino • El litio pone a América del Sur en una encrucijada

“Oro blanco”, “petróleo del siglo XXI” y “mineral estrella”. Esos son algunos de los nombres con los cuales se denominó al litio en América del Sur desde el lanzamiento de las baterías fabricadas con el recurso, en 1991, hasta nuestros días.

Presente en la alimentación de aparatos de uso cotidiano como los celulares y las notebooks, las baterías de litio están llamadas a ocupar un lugar clave en los sistemas de transporte basados en vehículos eléctricos, de inexorable imposición debido al progresivo agotamiento de los hidrocarburos y de las peligrosas consecuencias ambientales que produce su quema.

Sin embargo, pensar en una definición para el carácter del litio desde Sudamérica, lejos de ser un mero divertimento retórico, posee una urgencia acuciante debido a dos motivos yuxtapuestos.

El primero, desprendido de un dato elocuente: los países que componen el llamado “triángulo del litio” –Argentina, Bolivia y Chile- en América del Sur poseen el 68% de los reservorios globales del mineral en forma de salmueras, de más práctico procesamiento y mayor rentabilidad de extracción. El segundo motivo, radica en la importancia estratégica creciente que las compañías de los países centrales le otorgan a la apropiación del mineral y, por lo tanto, a las riquezas de nuestra región.

Frente a ese panorama, Sudamérica se coloca nuevamente de cara a la histórica disyuntiva estructural en torno a qué hacer con sus abundantes recursos naturales. ¿Representará el litio otro de los ciclos de auge primario-exportadores sudamericanos o bien fungirá como trampolín para romper con esa dinámica y explorar novedosas vías de (pos)desarrollo?

La definición de este difícil problema, empero, exige una revisión exhaustiva en torno a la realidad, proyecciones y contradicciones que atraviesan al litio sudamericano. Desde una vocación multidimensional, a esa tarea se aboca Litio en Sudamérica. Geopolítica, energía y territorios (Editorial El Colectivo, 2019), segundo libro del Grupo de Estudios en Geopolítica y Bienes Comunes (GyBC) del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe de la Universidad de Buenos Aires coordinado por Bruno Fornillo.

Un prisma privilegiado para comenzar a observar la importancia estratégica que actualmente posee el litio es el que otorga la revisión de los flujos de fondos para investigación y desarrollo de acumuladores, panorama que exhibe una representación a escala de las mutaciones contemporáneas de la gramática geopolítica.

En concreto, tanto a nivel de papers científicos publicados como también de patentes registradas y guarismos de producción de baterías en bruto, el eje Asia-Pacífico –con clara preponderancia de la República Popular China- parecería estar sacándole varios cuerpos de ventaja al mundo euroatlántico.

Incluso países como Alemania, cuna de la noción de “transición energética” y pionero en la innovación con fuentes renovables, se han vistos fuertemente superados en esas áreas en los últimos años por el “gigante asiático”, el cual parece decidido a dominar la carrera por la electromovilidad.

Llevando el análisis a los países del “triángulo”, es posible encontrar una serie de condicionalidades histórico-jurídicas y de políticas públicas que dificultan la industrialización soberana del litio e impactan en los modos de vida de las comunidades que habitan los salares de donde se extrae. Partiendo desde el nudo normativo,

Argentina se caracteriza por el dominio provincial de los recursos naturales introducido por la reforma constitucional de 1994, situación que favorece la explotación a gran escala -de hecho, hay mas de 40 proyectos de extracción en diferentes etapas en manos de empresas transnacionales-.

Bolivia, por su parte, exhibe una posesión estatal del litio, que busca crecer en la cadena de valor a partir de controlar el mineral. En Chile, en cambio, si bien el Estado central también hegemoniza los recursos, el mismo apuesta a ellos bajo una impronta mercantilista que prefiere concesionarlos a privados para su explotación.

En igual clave se puede estudiar los intentos de producción soberana de baterías. Allí, Bolivia se presenta como el único poseedor de una política industrializadora incipiente pero integral, la cual ejerce en colaboración de compañías alemanas y chinas. En Chile, pese a que existe alguna presión de parte del entramado científico nacional para el escalamiento en las cadenas globales de valor del litio, nuevamente prima la confianza estatal en los privados. En Argentina, por tanto, se visibiliza una carencia de propuestas integrales pese a disponer recursos humanos de primer nivel alojados en organismos científicos descentralizados como el CONICET y las Universidades Nacionales, aprovechados tan solo tangencialmente por la provincia de Jujuy.

En simultáneo, puede verse la fuerte organización de las comunidades de los salares en América del Sur contra la explotación del litio para proteger recursos vitales como el agua, lucha no exenta de dificultades y contradicciones internas. Un dato llamativo al respecto de las precauciones tomadas para la puesta en marcha de los emprendimientos litíferos del “triángulo” es que muchos de ellos fueron precedidos por estudios ambientales realizados por las propias empresas interesadas sin revisiones estatales cuidadosas, lo cual traza un manto de sospecha sobre el verdadero impacto de la actividad en el frágil equilibrio hidrológico y socioproductivo de los salares.

Aunque el grueso del litio en América del Sur se encuentra en el “triángulo”, debe marcarse que el mineral también existe en países como Brasil, aunque en forma de pegmatita o roca. Al igual que en el resto de la región, las contradicciones antes señaladas se reproducen en la nación verdeamarela, la cual está muy lejos de utilizar su propio litio para crecer en la elaboración de baterías en su propio territorio.

En resumen, salvo por Bolivia, la provincia argentina de Jujuy y algunos bolsones científicos chilenos, la región no exhibe proyectos que piensen al litio como un vehículo privilegiado para abrirse camino hacia un sendero de (pos)desarrollo, ecológicamente respetuoso y profundamente democrático.

En este sentido, las proyecciones para superar las limitaciones socioproductivas estructurales de Sudamérica no dejan de despertar una mirada sombría. Sin una aplicación urgente de medidas que reviertan lo acotado de la planificación estratégica en torno al mineral, la visión extractivista sobre éste volverá a colocar a la región en su rol histórico en el mercado mundial: el de periferia exportadora de naturaleza que es valorizada en países centrales.

En vistas de las condiciones contemporáneas vinculadas al impacto global del cambio ambiental y las dificultades y desigualdades que conlleva nuestra sociedad fósil, la concreción de un nuevo paradigma energético, de su capacidad industrial y científico-técnica, solo será viable si los recursos pasan a ser tratados como patrimonio y posibilidad para todas las regiones y países. De las decisiones que se tomen en los próximos años dependerá la definición de esta crítica coyuntura.

Fuente: https://dialogochino.net/30612-lithium-puts-south-america-at-a-crossroads/?lang=es

Read more...

BBC • Cómo la apuesta de Chile por el litio está desatando una disputa por el agua en Atacama

Peine, el pueblo polvoriento donde vive Sara Plaza en el norte de Chile, se encuentra en una ladera junto al Salar de Atacama, que se extiende 3.000 kilómetros cuadrados dentro del desierto más seco del planeta.

Plaza dice que la gente solía llevar a sus animales a pastar al borde de Atacama, bajo las montañas gigantes de los Andes.

"Solía ​​haber hermosas lagunas allá abajo, con cientos de flamencos", dice. "Ahora está todo seco y los pájaros se han ido".

Plaza dice que la extracción de litio en Atacama está utilizando toda el agua dulce de los acuíferos de la región, que son capas de roca porosa bajo el suelo que sirven de depósitos de agua.

"Era tan verde, ahora es un terreno duro y agrietado. Ya no podemos mantener llamas", se lamenta Plaza.

El litio, un metal blanco, plateado y suave, se utiliza para fabricar baterías de celulares, laptops y automóviles eléctricos. Su demanda se ha disparado en los últimos años, con una producción mundial que se triplicó desde 2005 a 85.000 toneladas en 2018, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Un metal al alza Chile es el segundo mayor productor de litio del mundo, solo precedido por Australia. El año pasado, su producción ascendió a las 16.000 toneladas, todas salidas de Atacama. Con un valor de US$949 millones, esto supuso un aumento del 38% en comparación con 2017.

Actualmente solo hay dos empresas que extraen litio aquí: la estadounidense Albemarle y la chilena SQM.

Bajo el salar hay un enorme depósito subterráneo natural de agua salada que contiene sales de litio disueltas. Para extraerlas, los mineros bombean esta salmuera a la superficie, donde dejan que se evapore con el sol, de modo que el carbonato de litio quede listo para recoger. Esta sal puede ser transformada en litio metálico.

Si bien hay preocupación respecto al impacto que la extracción de esta agua salada está teniendo en el ecosistema, incluidas las afirmaciones de que las lagunas de agua salada de los flamencos se están secando, el problema más apremiante para Plaza y otros residentes locales es que las empresas mineras también están accediendo a los suministros de agua dulce.

Necesitan agua dulce para limpiar maquinaria y tuberías y también para producir un producto auxiliar de la salmuera, la potasa, que se usa como fertilizante.

De pie entre matorrales amarillentos de hierba que solían ser pastizales, Plaza, que monitorea los suministros de agua para su comunidad indígena, señala una pequeña estación de bombeo que extrae agua dulce subterránea y la conduce a las minas de litio.

A unos 40 km más al norte, Jorge Cruz cultiva maíz y alfalfa en una pequeña parcela de tierra en el pueblo de Camar, otra comunidad indígena cercana al salar.

Él dice que si las compañías mineras continúan usando agua dulce al ritmo actual, su pueblo no sobrevivirá.

"Las aves se han ido, ya no podemos tener animales", dice. "Cada vez es más difícil cultivar. Si empeora... tendremos que emigrar".

Diego Hernández, presidente de la sociedad minera chilena, Sonami, dice que la cantidad de agua dulce utilizada por las compañías de litio es insignificante. Pero está de acuerdo en que todos los niveles de agua deben ser mejor monitoreados por las autoridades.

Jorge Cruz dice que ya no puede criar animales debido a la falta de agua dulce.

"El gobierno no tiene un modelo hidrológico de todo el acuífero", afirma. "Debería ser capaz de tomar decisiones informadas basadas en datos técnicos. Pero en Chile tenemos más normas y leyes que dinero para ejecutarlas".

Tanto Albemarle como SQM realizan su propio monitoreo de agua subterránea.

"Tenemos las herramientas más avanzadas en la industria para monitorear la salud del Salar de Atacama", dice Eric Norris, presidente de Albemarle.

Todas las mediciones de Albemarle están disponibles para las autoridades y las comunidades locales, agrega. Y los ingenieros de la firma están trabajando en nuevas tecnologías para producir mayores cantidades de litio utilizando menos agua, porque son conscientes de la necesidad de administrar la región de manera sostenible.

"Estamos muy interesados ​​en proteger este ecosistema", dice.

Ambas compañías tienen cuotas de la cantidad de agua que pueden extraer cada año. Sin embargo, las dos han sugerido alguna vez que la otra incumple esos límites.

Albemarle dice que está autorizada a bombear 442 litros por segundo de salmuera y 23,5 litros por segundo de agua dulce.

Alejandro Bucher, vicepresidente de medio ambiente de SQM, dice que su compañía también está comprometida a llevar a cabo sus operaciones de manera sostenible.

Pero afirma que los ecosistemas de Atacama son extremadamente dinámicos y muestran variaciones importantes de un año al otro. Bucher agrega que los observadores no deben interpretar estas variaciones como cambios permanentes en el entorno local.

"Nuestro monitoreo medioambiental a largo plazo, que es evaluado regularmente por las autoridades medioambientales, muestra que los ecosistemas están intactos, incluidas las áreas de vegetación, lagunas y poblaciones de flamencos", dice.

Sin embargo, algunos organismos gubernamentales se muestran preocupados, incluida la agencia estatal de desarrollo, Corfo.

El año pasado descubrió que había más agua dulce y salmuera que salía del sistema por bombeo y evaporación de la que regresaba a través de la lluvia y la nieve. Pero no pudo determinar si la extracción de litio o cobre era específicamente la culpable. Las minas de cobre, a más de 80 km de distancia, acceden a las mismas fuentes de agua dulce y la canalizan a sus instalaciones.

Trabajo en conjunto A los grupos locales les gustaría un enfoque más en conjunto para administrar el agua de Atacama, y ​​quieren que el gobierno se asegure de que las comunidades cercanas tengan suficiente agua dulce para la agricultura y su propio consumo.

"El nivel (actual) de extracción de agua está causando un daño real al ecosistema y a las comunidades cercanas", dice Gonzalo Pimentel de la Fundación del Desierto de Atacama, una institución sin fines de lucro que apoya a las comunidades locales.

Sin embargo, lo que no se hará será frenar la extracción de litio.

Varias compañías internacionales están en negociaciones con el gobierno sobre las licencias para unirse a Albemarle y SQM en la extracción de litio en Chile.

El congresista oficialista Guillermo Ramírez dice que, como país minero, Chile ha tenido que equilibrar las necesidades de agua de los ciudadanos con las demandas de la industria.

Él dice que el gobierno siempre garantizará que las comunidades tengan agua y que la clave es una buena regulación de la industria minera. No obstante, cree que el potencial del litio es demasiado valioso como para ignorarlo.

Pero Sara Plaza tiene miedo: "Nos dejarán aquí sin agua, sin animales, sin agricultura, sin nada".

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-49394020

Read more...

Diálogo Chino • Vale anuncia cumplir promesa de desarrollar capacidad industrial

En mayo, cuando Vale anunció la construcción de una siderúrgica en colaboración con la empresa China Communications Construction Company (CCCC) china en el estado de Pará, muchos señalaron que la inversión era una estrategia para reconstruir su imagen, algo necesario luego del rompimiento de una represa de la empresa que mató a 248 personas en la ciudad de Brumadinho en el mes de enero.

La tragedia habría obligado a la empresa a invertir en un proyecto que generaría empleos de calidad y productos de mayor valor agregado, en lugar de la simple explotación de riquezas naturales. La siderúrgica, según explicó un comunicado de la empresa, sería “el pilar estratégico para crear un nuevo pacto con la sociedad, apuntando a la actuación como vector de desarrollo de la economía local”.

Pero, tras el anuncio también se ocultan años de promesas y proyectos abandonados, además de la esperanza de que éstas empiecen a cumplirse.

“La producción constituirá el primer paso en esta nueva agenda de agregación de valor al mineral de hierro en el estado”, afirmó el gobernador Helder Barbalho al periódico Valor Econômico, “en la cual se estimulará la llegada de otros inversores”.

Vale, una de las mayores empresas de minería del mundo, y China, la mayor consumidora de materias primas, tienen en común que a ambas se les reclamó en forma constante que inviertan, en Brasil y en América Latina, en proyectos que vayan más allá de la explotación y exportación de commodities, y que apuesten por productos de mayor valor agregado para contribuir con el desarrollo local para que exista una relación más equilibrada en sus respectivas balanzas comerciales.

Pero, en un momento en el que la economía ¿de Brasil? se encuentra en recesión, muchos cuestionan si éste no será uno más de los tantos proyectos que no pasaron del anuncio.

Según datos provistos por el Instituto Acero Brasil, actualmente el país está utilizando el 68% de su capacidad instalada. Mientras tanto, la producción de acero china sigue batiendo récords.

José Loureiro, presidente del Instituto Nacional de Distribuidores de Acero, es pesimista.

“No entiendo qué sentido tiene producir aquí un producto que ya se fabrica en China y que además es el más barato del mundo”, afirmó.

Proyectos que quedan en el camino La construcción de la planta productora de acero laminado prevé una inversión de 1.500 millones de reales (375 millones de dólares), y según el gobierno del estado, las obras se iniciarían en 2021 y la producción, de 300 mil toneladas anuales, empezaría en 2023.

Pero este anuncio no es el primero que se realiza, ya hubo otros que se frustraron. La propuesta de construir una planta siderúrgica ya había sido anunciada en 2016, cuando la socia estratégica de Vale iba a ser la argelina Cevital Group, pero el proyecto no prosperó. En 2009 la empresa también anunció la construcción de una planta de acero laminado cuyo proyecto nunca salió del papel.

A su vez, China también hace años que viene anunciando y que se le reclama que invierta en sectores tales como los de infraestructura e industria, y que no solo importe materias primas. “Tenemos la intención y la voluntad de incrementar nuestras inversiones en infraestructura, tecnologías ‘verdes’, alta tecnología y turismo”, afirmó el ministro de comercio chino Chen Deming en 2011.

El gobierno chino llegó a hacer reiterados compromisos oficiales para desarrollar la capacidad de producción en Brasil. Un acuerdo de 2015 establece que los dos países «promoverán la inversión y la cooperación en la capacidad de producción de empresas e instituciones financieras», citando específicamente la fabricación de acero.

Desde aquel momento hasta 2018, según datos del Consejo Empresarial Brasil-China (CEBC), se invirtieron 42.600 millones de dólares en el país, la mayor parte de ellos en commodities y energía. Tulio Cariello, coordinador de Análisis e Investigación del CEBC, argumenta que la inversión en la industria existe, pero todavía no hace frente a otros sectores.

“Lo que hay es una desproporción en el valor. Una inversión en la industria no va a tener el mismo volumen que una inversión en energía”, compara.

China ya había invertido en siderurgia anteriormente, en la empresa Baosteel, que dos veces intentó entrar al mercado brasileño sin éxito, por diferentes razones, según recuerda Marcio Sette Fortes, profesor del Ibemec y consejero de la Asociación de Comercio Exterior de Brasil. En 2006, en el estado de Maranhão, el proyecto derrapó durante el proceso de obtención de la licencia, y en 2008, en el estado de Espírito Santo, sufrió los embates de la crisis económica.

Sin embargo, aunque el mercado brasileño no está pasando por un buen momento, sigue siendo interesante para los inversores chinos, evalúa Fortes. “Para ellos podría tratarse de una buena oportunidad para experimentar el mercado nacional. Creo que, si hay resultados positivos, podría llegar a haber más inversiones”, evalúa.

Historial de violaciones El gobierno paraense tiene prisa para darle noticias positivas de Vale a la población del estado. La empresa explota mineral de hierro en Pará hace más de tres décadas y su unidad de minería más importante, la S11D, también se encuentra en dicho estado. Al mismo tiempo, acumula denuncias por violaciones a los derechos humanos e impactos ambientales adversos.

Más allá de las tragedias de Brumadinho y Mariana, la empresa está involucrada en diversas polémicas, incluso en la región de la S11D, donde ha iniciado acciones legales contra activistas críticos. También existen investigaciones que afirman que la empresa habría espiado a activistas en forma ilegal.

Su cliente más importante es China, que viene aumentando el consumo del mineral de hierro que produce Vale en Pará. El aumento ocurrió mayormente luego de que en China se impusieran restricciones internas a la minería para contener el nivel de contaminación, lo que obligó a las empresas chinas a salir a buscar insumos de mayor calidad, como el que produce Vale en Pará.

Aunque hace poco tiempo que se instaló en Brasil, CCCC también ha recibido severas críticas. La empresa se involucró en la construcción de un puerto en São Luis, en el estado de Maranhão, ciudad a través de la cual exporta Vale, en su puerto privado, la producción cuyo destino es el mercado internacional. El proyecto es objetado por haber expulsado a una comunidad de su territorio tradicional en forma autoritaria.

Según la revista Exame, CCCC todavía estaría evaluando un total de 26 proyectos en Brasil, dándole prioridad a la construcción de “puertos, ferrovías, desarrollo urbano e industrias”.

Mientras tanto, el gobierno de Pará confía en que, a partir de este nuevo anuncio, logrará atraer otras inversiones relacionadas con la soñada verticalización del acero en el estado.

“El gobierno de Pará está determinado a ofrecer su apoyo para que estos proyectos sean viables, quiero agilizar las tratativas”, afirmó hace dos semanas el gobernador Barbalho en una reunión con el presidente de CCCC.

“No podemos perder tiempo”.

Fuente: https://dialogochino.net/29681-vale-targets-long-standing-production-development-pledge/?lang=es

Read more...

Grupo de minería del Mercosur analizó los nuevos desafíos ante el acuerdo con la UE (DIARIO DE ZONDA)

DIARIO DE ZONDA. 2019-07-07 El Grupo de Geología y Minería del Mercosur se reunió para considerar futuros escenarios del sector ante nuevas oportunidades para la región. Autoridades del Mercosur coincidieron en la importancia de desarrollar una minería que contribuya al desarrollo equilibrado de sus pueblos y en el potencial de esta actividad para el crecimiento del bloque a nivel global, en el marco de la XXI Reunión de Trabajo del Subgrupo de Geología y Minería del Mercosur. La reunión fue encabezada por la secretaria de Política Minera del Ministerio de Producción y Trabajo, Carolina Sánchez, ya que Argentina tuvo a su cargo la presidencia pro tempore en el primer semestre de este año. Por Brasil participó el secretario de Geología, Mineración y Transformación Mineral del Ministerio de Minas y Energía, Alexandre Vidigal de Oliveira, y por Chile (país adherente) el director del Servicio Nacional de Geología y Minería de la República de Chile (SERNEAGEOMIN), Alfonso Domeyko-Letelier. Durante la apertura, Sánchez celebró el “acuerdo histórico” entre el Mercosur y la Unión Europea, y resaltó: “El bloque tiene un gran potencial y herramientas para contribuir al desarrollo equilibrado de sus pueblos también en las actividades relacionadas con la minería”. “Estas reuniones son muy importantes para fortalecer el desarrollo de nuestras instituciones y nuestros marcos normativos para que los beneficios de la minería se vuelquen en el verdadero desarrollo de las comunidades”, resaltó la funcionaria nacional. Alexandre Vidigal de Oliveira, de Brasil, coincidió con Sánchez y llamó a “pensar en la minería como una oportunidad de desarrollo global: estamos viviendo un momento histórico, tenemos el desafío de desarrollar una minería que sea promotora del desarrollo económico y social, y que nos permita integrarnos profesionalmente con el mundo”. Alfonso Domeyko, destacó que “la minería ha sido una actividad fundamental para el desarrollo de Chile en los últimos 50 años y sigue siendo una actividad económica primordial”, y afirmó: “El futuro nos habla de inteligencia artificial, de electromovilidad, y todo eso es imposible pensarlo sin el desarrollo de una minería sustentable en sus tres pilares: social, económico y ambiental”. Durante la reunión, que se llevo adelante el 3 y 4 de julio, se realizó un seguimiento de los compromisos asumidos en el Plan de Trabajo 2017/2018, con foco en acuerdos bilaterales, legislación comparada, datos de exploración y sustentabilidad de la minería, y se aprobó el Nuevo Plan de Trabajo para el período 2019/2020 centralizado en el estudio conjunto de depósitos de relaves y la finalización del mapa geológico de escala 1:1.000.000 del Mercosur, entre otras. LEA LA NOTA EN: https://www.diarioelzondasj.com.ar/grupo-de-mineria-del-mercosur-analizo-los-nuevos-desafios-ante-el-acuerdo-con-la-ue/
Read more...