Hidrocarburos en el Mundo

World Energy Trade • La demanda de gas natural crecerá en las próximas décadas

La narrativa del “combustible puente” para el gas natural está siendo reemplazada. Sin embargo, no es tan fácil reemplazar la demanda de gas natural.

El gas natural, aclamado hace solo un par de años como el combustible que unirá la era de los combustibles fósiles y la era de las energías renovables, ahora se encuentra en el blanco de una creciente oposición y presión por parte de los grupos ambientalistas y los gobiernos.

La Unión Europea ha negado recientemente el estado de transición al gas natural. Esto puede parecer el comienzo, pero Bruselas es, de hecho, muy serio: en un borrador de nueva regla, las autoridades europeas establecieron un límite de emisiones de 100 gramos de CO2 equivalente por kilovatio-hora para las centrales eléctricas de gas.

Este es un nivel inalcanzable para estas plantas, lo que significa que podrían perder miles de millones en fondos a medida que los inversores acuden en masa a proyectos con la codiciada etiqueta de “transición”. Y, sin embargo, independientemente de las etiquetas que la UE asigne a las diferentes formas de generación de energía, es probable que el gas siga siendo un actor clave de la transición energética.

La demanda mundial de gas natural ha estado creciendo de manera constante durante décadas. Este año bajará poco a poco, según la Agencia Internacional de Energía, pero esto será el resultado de la pandemia y su impacto en la demanda general de energía más que el inicio de una tendencia. Las proyecciones a largo plazo para la demanda de gas tienden a ser positivas porque el mayor contaminante entre los combustibles fósiles, el carbón, necesita ser reemplazado por algo. Este “algo” no puede ser solo solar y eólico.

"He construido modelos de cómo podemos descarbonizar el mundo dos veces", dijo Rob West, fundador y principal analista de investigación de la consultora de tecnología energética Thunder Said Energy al foro Petroleum Economist LNG-to-Power Emea a principios de este mes. “Y la forma más barata en la que puedo llegar a la energía neta cero [carbono] para 2050 es triplicar la demanda de gas natural. Vamos a tener 400tn ft³ [11.32tcm] de gas en este sistema de energía".

Ciertamente, West no es el único que sostiene que el gas es indispensable para reducir las emisiones mundiales. Alemania, uno de los mayores impulsores de la transición energética y entusiasta adoptante de la energía solar y eólica, también es el impulsor del proyecto Nord Stream 2 que enfrentó a Washington contra Berlín.

No se trata de la influencia política rusa sobre la economía más grande de Europa. Se trata de gasoducto ruso versus GNL estadounidense. Y si esto no dice lo suficiente sobre el futuro del gas, entonces el hecho de que los directores ejecutivos de las empresas europeas involucradas en el proyecto se mantengan firmes a pesar de las amenazas de sanciones de Washington debería serlo.

"Seguimos comprometidos con Nord Stream 2", dijo a Bloomberg el director ejecutivo de OMV de Austria a principios de este mes. “No estoy discutiendo una salida a la financiación del proyecto. No está en mi mesa".

“Ya hicimos nuestro trabajo, ya financiamos el proyecto”, dijo Seele también en ese momento. “¿Qué sucede en el caso de que Nord Stream 2 no esté terminado? Europa podría tener que importar más GNL de EE. UU. y esa es la tensión detrás de la iniciativa".

Pero Europa está detrás de las emisiones generadas durante la producción de GNL en general y el GNL estadounidense en particular, por lo que podría ser un problema para el gas natural estadounidense. También podría ser un problema para la propia UE, ya que las alternativas al gas natural son muy costosas (hidrógeno verde) o poco confiables como fuente primaria de energía (solar y eólica).

Europa no es el único mercado de gas del mundo, por supuesto. Ni siquiera es el más grande. El mercado más grande de gas es Asia, y es probable que siga siendo el más grande en los próximos años, si no décadas. Asia también se está descarbonizando, y la forma en que lo está haciendo ilustra la naturaleza puente del gas. A pesar de la exageración sobre la caída de los costos de la energía solar y eólica, China e India no están cerrando sus plantas de energía de carbón ni construyendo enormes parques solares y eólicos. Están cambiando las plantas de energía a gas y construyendo parques solares y eólicos.

Y puede haber un problema en el camino. Wood Mackenzie pronosticó recientemente que los cambios en el comportamiento de los inversores podrían reducir la inversión en gas natural hasta en un billón de dólares durante los próximos 20 años.

“La inversión sostenible está en auge y el activismo de los inversores sobre el carbono se ha generalizado a medida que más gestores de fondos adoptan la evaluación ESG. Este creciente escrutinio de la intensidad del carbono del gas está dando forma a las decisiones de inversión sobre el suministro futuro”, dijo el vicepresidente de Wood Mackenzie Asia Pacífico, Gavin Thompson, en un comunicado de prensa a principios de este mes.

Según Wood Mac, la demanda de gas podría alcanzar su punto máximo para entonces y, si esto sucede, la reducción de las inversiones puede no ser un problema demasiado serio. Pero, porque siempre hay un pero, ¿qué pasa si lo que llamamos transición energética resulta ser una burbuja? Rob West, de Thunder Said Energy, sostiene que sí, y hay indicios que sugieren que este podría ser el caso, ya que la ideología prevalece sobre el pragmatismo. Si es una burbuja, cuando estalle, necesitaremos gas y mucho.

Fuente: World Energy Trade

Read more...

MercoPress • China e India lideran transición a vehículos eléctricos pondrá fin a la “era del petróleo”

Carbon Tracker recuerda que India y China están reduciendo drásticamente su dependencia del crudo y promocionan con fuerza los vehículos eléctricos

Los países emergentes, con China a la cabeza, están ya liderando la transición verde hacia vehículos eléctricos, lo que provocará una marcada caída de la demanda del crudo y pondrá fin a la “era del petróleo”.

Así lo indica un estudio publicado por el laboratorio de ideas “Carbon Tracker”, el cual calcula que este cambio de modelo podría generar en esos mercados un ahorro anual de hasta 250.000 millones de dólares en 2030, con lo que el incremento de la demanda global de crudo podría ser un 70% inferior al previsto.

En las condiciones actuales, , mientras que en torno a la mitad de ese este trabajo estima que más del 80% del crecimiento de la demanda global de petróleo hasta 2030 procederá de las necesidades del sector del transporte en los países emergentes y el porcentaje mayoritario corresponde a China e India.

Sin embargo, Carbon Tracker recuerda que ambos están reduciendo drásticamente su dependencia del crudo y promocionan con fuerza los vehículos eléctricos (EVs, sus siglas en inglés), cuyos precios se aproximan ya a los de motores diésel y gasolina.

En este sentido, China es ahora líder mundial en el desarrollo de EVs, una estrategia que también está siguiendo India, apunta el informe.

“Esta es una elección simple entre la creciente dependencia de lo que ha sido un petróleo caro producido por un cartel extranjero y la electricidad nacional producida por fuentes renovables cuyos precios caen progresivamente. Los importadores de los mercados emergentes pondrán fin a la era del petróleo”, explica en un comunicado Kingsmill Bond, principal autor del estudio.

La mayoría de los Gobiernos en los mercados de China, India, Sudeste Asiático y en casi toda África tienen “fuertes incentivos” para “electrificar sus sistemas de transporte”, pues el 68 % de sus importaciones de crudo van a parar a ese sector cada año.

China, por ejemplo, gasta hasta el 1,5% de su producto interior bruto (PIB) en importar petróleo, mientras para India supone el 2,6 %.

Bond destaca que, con el citado ahorro de 250.000 millones de dólares anuales, estos países podrían financiar, “de sobra”, la infraestructura necesaria para electrificar sus sistemas de transporte.

Junto a los beneficios económicos se sitúan los de salud pública, ya que la contaminación procedente del transporte por carretera provoca 285.000 muertes al año en esos mercados emergentes, de los que 114.000 ocurren en China y 74.000 en India, según cifras del Consejo Internacional de Transporte Limpio.

Entre los factores que están facilitando esta transición verde figura también el abaratamiento de las baterías eléctricas, cuyos precios han caído el 20 % desde 2010.

Carbon Tracker prevé que, “en los próximos años”, su precio caerá desde los 135 dólares por cada kilovatio hora (KWh) hasta los 100 dólares por KWh, lo que igualará el coste de comprar un vehículo convencional al de uno eléctrico, mientras éstos ya serían incluso más baratos en 2030.

Para entonces, la firma analista BloombergNEF, precisa el estudio, pronostica un precio de batería eléctrica de 61 dólares por KWh y los fabricantes Volkswagen o Tesla lo sitúan en los 50 dólares por KWh.

“Un cambio a EVs en los mercados emergentes haría que los importadores de petróleo reduzcan el crecimiento de la demanda mundial en más del 70%. Y si tenemos en cuenta que la guerra contra los plásticos afectará a los productos petroquímicos y que aumentará la penetración de EVs en mercados desarrollados, quizá ya alcancemos el pico en la demanda de petróleo en 2019”, señala Bond.

Fuente: MercoPress

Read more...

World Energy Trade • La industria petrolera de Canadá será irremplazable durante las próximas décadas

La industria petrolera canadiense ha sentido el rigor de los embates de la pandemia sobre la demanda y los precios, aunado a un fuerte impulso político hacia más energía renovable. Sin embargo, el petróleo seguirá siendo la principal fuente de energía de Canadá al menos hasta 2050.

El ente regulador de energía de Canadá presentó las proyecciones 2020 de su reporte Futuro de la Energía de Canadá (Canada’s Energy Future 2020), este es el primero de su tipo con alcance hasta 2050.

La serie Energy Futures (EF2020) explora cómo los posibles futuros energéticos podrían desarrollarse para los canadienses a largo plazo, utiliza modelos económicos y energéticos para realizar estas proyecciones.

EF2020 es el primer informe de Futuros de Energía que extiende el período de proyección hasta 2050. EF2020 también presenta un nuevo escenario, el Escenario del Sistema de Energía en Evolución (Escenario en Evolución), para complementar la proyección de línea de base tradicional en la serie.

La serie Energy Futures explora cómo los posibles futuros energéticos podrían desarrollarse para los canadienses a largo plazo.

Consumo doméstico

El consumo interno de combustibles fósiles de Canadá alcanzó su punto máximo en 2019 en el escenario en evolución. Para el 2030 es un 12% más bajo y un 35% más bajo para el 2050.

El carbón disminuye en la década de 2020 a medida que se elimina gradualmente de la generación eléctrica. El uso de productos de petróleo refinado disminuye gradualmente debido a las mejoras en la eficiencia energética y al uso creciente de combustibles renovables y electricidad.

El uso de gas natural aumenta en la primera parte de la proyección, impulsado por la creciente demanda en la generación de electricidad y la producción upstream de petróleo crudo y gas natural.

El uso de gas natural cae en las últimas partes de la proyección, ya que las energías renovables juegan un papel más importante en la generación de electricidad y disminuyen las necesidades de energía para producir combustibles fósiles.

La producción canadiense

Bajo los supuestos del Escenario Evolutivo, la producción de petróleo crudo canadiense aumenta de manera constante hasta alcanzar un máximo en 2039 en 5.8 millones de barriles por día (MMbpd).

Impulsada por las crecientes exportaciones de gas natural licuado (GNL), la producción canadiense de gas natural aumenta y alcanza un máximo de 18.400 millones de pies cúbicos por día (Bcf / d) para 2040.

La producción de crudo en el escenario evolutivo crece de 4.9 MMbpd en 2019 a 5.8 MMbpd en 2039.

En la última década de la proyección, la producción comienza a declinar, alcanzando los 5.3 MMbpd en 2050.

El crecimiento se debe en gran medida a expansiones de proyectos existentes de arenas petrolíferas in situ. Los supuestos de precios en EF2020 sustentan este crecimiento.

El escenario evolutivo supone que el precio del petróleo crudo Brent aumenta desde 2019 US$ 37 por barril en 2020 y se estabiliza al nivel de 2019 US$ 55 por barril desde 2026 a 2038, antes de disminuir lentamente a 2019 US$ 50 por barril para 2050.

La producción de gas natural aumenta en el escenario evolutivo de 15.7 billones de pies cúbicos por día (Bcf / d) en 2019 a 18.4 Bcf / d en 2040.

Este crecimiento está impulsado por el aumento de las exportaciones de GNL, que suponemos aumentarán a 4.9 Bcf / d para 2039. La mayor parte de este crecimiento de la producción proviene del recurso de gas ajustado de Montney, especialmente en Columbia Británica. Después de 2040, la producción de gas natural se reduce lentamente a 16.8 Bcf / d para 2050.

El rol de la tecnología

Los cambios tecnológicos pueden tener grandes impactos en los sistemas energéticos. Existe un fuerte vínculo entre las políticas y el ritmo del desarrollo tecnológico; los marcos de políticas son impulsores clave de la innovación tecnológica y un mayor uso de tecnologías de reducción de GEI.

El escenario en evolución permite la penetración de nuevas tecnologías durante el período de proyección de 30 años. La lista a continuación incluye varias suposiciones sobre la adopción de tecnologías que actualmente tienen una adopción limitada, pero que podrían tener impactos significativos en el futuro.

  • Almacenamiento de batería para servicios públicos: Aproximadamente 3 GW para 2050.
  • Extracción de arenas petrolíferas asistida por solventes: Los nuevos proyectos y expansiones posteriores a 2025 utilizan métodos asistidos por solventes.
  • Digitalización y acoplamiento sectorial: Aumento de vehículos eléctricos y electrificación en edificios.
  • Uso de hidrógeno bajo en carbono para transporte de mercancías e industrial: El transporte impulsado por hidrógeno satisface el 2% de los requerimientos de transporte por carretera para 2040 y el 12% para 2050, principalmente para camiones pesados.
  • Electrificación de carga: Los camiones eléctricos proporcionan el 3% de las necesidades de transporte de carga para 2040 y el 14% para 2050, principalmente en camiones ligeros y de servicio medio.
  • Uso y almacenamiento de captura de carbono: 15 megatoneladas adicionales (MT) por año para 2040 y 30 MT por año para 2050, esto adicional a los proyectos existentes.

Proyecciones versus objetivos ambientales

Canadá es el quinto productor de petróleo más grande del mundo y alberga las terceras reservas de petróleo más grande del mundo. Sin embargo, el gobierno de Trudeau está decidido a reducir sustancialmente las emisiones del país durante las próximas tres décadas, en sintonía con la Unión Europea, que también ha prometido cero emisiones netas para 2050.

A principios de este mes, el gobierno presentó un nuevo plan de reducción de emisiones que preveía informes periódicos sobre el avance de los objetivos de reducción de emisiones del Acuerdo de París cada cinco años.

Sin embargo, el plan no mencionó cómo se cumplirían estos objetivos y cómo se ejecutarían las acciones apropiadas. En otras palabras, dice que las emisiones deben reducirse a cero neto para 2050 y se deben establecer objetivos de reducción específicos para el período hasta ese año, pero no se conoce cómo se alcanzarán estos objetivos.

Incluso si se describieran pasos específicos para reducir las emisiones según el informe del Regulador de Energía de Canadá, la producción de petróleo continuaría creciendo hasta 2039 cuando, bajo el escenario en evolución del organismo de control, alcanzaría un máximo de aproximadamente 5.8 millones de bpd.

La producción de gas alcanzaría su punto máximo un año después, en 2040, a una tasa de producción diaria de 18.4 mil millones de pies cúbicos. A partir de ese momento, la producción de petróleo y gas comenzará a disminuir.

Un aumento de casi un millón de bpd de 2019 a 2039 es sustancial. Ciertamente no encaja con los ambiciosos objetivos de lucha contra el cambio climático. Basándose en el plan del gobierno, existe solo la ambición general de reducir las emisiones.

Un aumento continuo de la producción de petróleo no encaja con la idea de una transición energética, incluso si la capacidad de energía renovable también aumenta en las próximas dos décadas. De hecho, el Regulador de Energía de Canadá señala en su informe que "Lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050 requerirá un ritmo acelerado de transición desde los combustibles fósiles".

Esto significaría más políticas a favor de la transición y más desarrollos de tecnología con bajas emisiones de carbono, según el regulador. También significaría, si se persigue lo anterior, más problemas para la industria de petróleo y gas de Canadá, que ya está profundamente atribulada.

Sin embargo, la amenaza es puramente potencial, si el nuevo plan de reducción de emisiones de Trudeau es una indicación. A menos que los futuros gobiernos realmente aceleren el paso en el tema de la transición energética, la industria petrolera de Canadá tiene un futuro más o menos seguro.

Fuente: World Energy Trade

Read more...

Los Tiempos • La OPEP pospone decisión sobre los niveles de producción en 2021 hasta mañana

Los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidieron este lunes posponer a mañana la decisión sobre los niveles de producción para 2021, cuando se sumarán los productores independientes, informó hoy la agencia rusa TASS.

"Sí, la pospusieron hasta el martes para abordar (esta cuestión) con otros países", señaló una fuente de la OPEP, añadiendo que no obstante la reunión de la organización continúa de momento.

Poco antes de iniciarse la conferencia ministerial, TASS afirmó que varios países de la alianza OPEP+ (OPEP y aliados) abogan por aumentar de forma gradual el bombeo de petróleo.

"Algunos países, incluido Rusia, quieren gradualmente aumentar (la producción) a partir de enero", al considerar que la situación es ahora más favorable que en la primera oleada de la pandemia, la pasada primavera, señaló una fuente de la OPEP.

Otros quisieran extender "varios meses" el actual recorte de 7,7 millones de barriles diarios (mbd), vigente desde agosto y que finaliza en principio el 31 de diciembre.

Sobre la mesa hay una prolongación de tres meses, pero algunos países insisten en ciertas condiciones, según la agencia rusa RIA Nóvosti.

Los pesos pesados Rusia, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos tienen diferentes planteamientos sobre el nivel de producción a partir de 2021, según TASS.

"No hay consenso entre los Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Arabia Saudí. Sobre esta base, la reunión de mañana se prevé difícil y larga. Pero al final llegaremos a un acuerdo, como siempre ha sido el caso", señaló la fuente.

De acuerdo con la agencia, los Emiratos Árabes Unidos ofrecen no extender el recorte de petróleo hasta que todos los países cumplan sus cuotas, en tanto que Rusia prefiere restaurar gradualmente la producción a partir de enero y Arabia Saudí insiste en una prolongación por tres meses de las actuales restricciones al bombeo.

Kazajistán está en contra de mantener las actuales limitaciones, según TASS, con lo que favorecería dar paso al incremento de 1,9 mbd que regiría hasta abril de 2022.

"El país no está contra un acuerdo de la OPEP+. Kazajistán ha ofrecido considerar un alivio en el recorte y está preparado para una negociación con sus socios", señaló una fuente en el Gobierno kazajo.

Ese aumento está previsto como tercera y última etapa de un histórico recorte de la producción petrolera, cuya primera fase supuso la retirada del mercado de 9,7 mbd -cerca del 10 % de la oferta mundial- entre mayo y julio.

Fuente: Los Tiempos

Read more...

El Periódico de la Energía • El petróleo recupera los precios previos a la pandemia apoyado en las vacunas

Los precios del petróleo han alcanzado esta semana sus niveles más altos desde principios de marzo, cuando se desató en Europa la epidemia de coronavirus, impulsados por los avances en el desarrollo de vacunas contra la covid-19, que anticipan una recuperación de la actividad económica y de la demanda de crudo.

Los inversores están pendientes de las reuniones que la OPEP y la OPEP+ (que agrupa a los socios de la organización y a otras potencias petroleras) celebrarán el lunes y el martes, respectivamente, en las que decidirán si mantienen los recortes de producción y en qué medida.

El mercado del petróleo ve la luz al final del túnel después de unos meses en los que la pandemia redujo al mínimo el consumo, un periodo en el que se han vivido situaciones inéditas, como que el West Texas Intermediate (WTI), el crudo de referencia en EE. UU., llegara a marcar precios negativos.

El Brent, el petróleo de referencia en Europa, termina la semana en torno a los 48 dólares por barril, muy lejos del mínimo de 19,3 dólares registrado el 21 de abril. No obstante, el precio está aún 20 dólares por debajo de los 68,1 dólares que alcanzó en enero.

El WTI ronda los 45 dólares por barril, a 18 dólares de los 63 que marcó en enero pero muy por encima de los -37,6 que llegó a registrar en abril.

El 20 de abril, los precios del WTI se hundieron y entraron en terreno negativo por el desplome del consumo y la insuficiente capacidad de almacenamiento.

Bank of America prevé que el precio medio del Brent ronde los 47 dólares por barril en el cuarto trimestre y los 50 dólares en el ejercicio 2021.

En el caso del WTI, la entidad espera un precio medio de 44 dólares en el cuarto trimestre y de 47 dólares el año que viene.

Según Victoria Torre, responsable de Análisis y Selección de Fondos de Singular Bank, la recuperación de los precios responde principalmente «al optimismo ante la posibilidad de que la vacuna contra la covid-19 llegue pronto».

La vacunación «sería esencial» -apunta-, «ya que se empezarían a levantar las medidas de restricción de la movilidad, lo que ayudaría a reactivar la economía».

Sin embargo, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) advirtió recientemente de que la eventual llegada de las vacunas no tendrá un impacto significativo en el mercado del petróleo al menos hasta la segunda mitad del próximo año.

Victoria Torre señala que los inversores están pendientes también de otros factores, entre ellos las reuniones de la OPEP y la OPEP+, y la evolución de los inventarios de crudo en EE. UU.

«Se esperaba que en enero empezara a incrementarse la producción. Ahora mismo existe la esperanza de que ese incremento se pueda llegar a retrasar entre tres y seis meses», explica.

Ramón Morell, profesor de «trading» financiero en la UNED, apunta que las posiciones de los países petroleros no son homogéneas, ya que algunos quieren mantener los recortes y otros prefieren elevar ya la producción.

En abril, las potencias petroleras retiraron del mercado 9,7 millones de barriles diarios, recorte que se quedó en 7,7 millones desde agosto.

El acuerdo establecía que, en principio, la rebaja se quedaría en 5,8 millones de barriles a partir del 1 de enero, lo que supondría elevar la producción actual en 1,9 millones de barriles.

En cuanto a la evolución de los inventarios en EE. UU., Torre recuerda que han descendido «por sorpresa», ya que se esperaba «un pequeño repunte».

Morell añade un elemento adicional: el desbloqueo del traspaso de poderes en EE. UU., un factor que también ha animado esta semana a las bolsas.

En su opinión, la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca podría reactivar las relaciones comerciales a nivel global, lo que provocaría una subida de los precios del crudo.

En una reciente intervención en el Foro Latibex, Claus Born, de la gestora estadounidense Franklin Templeton, dijo que se espera una recuperación de la demanda de crudo a corto y medio plazo, a medida que se reactive la economía mundial, pero precisó que, a largo plazo, la electrificación y la descarbonización «pondrán un techo» al consumo de petróleo.

Fuente: El Periódico de la Energía

Read more...

MercoPress • Medio Oriente rico en petróleo y su inevitable poder en declive

Los ingresos petroleros de los productores árabes se han reducido en más de dos tercios, de 1 billón de dólares en 2012 a 300.000 millones de dólares este año, y nunca volverán a subir. Por Gwynne Dyer - Los únicos funcionarios presentes eran estadounidenses y saudíes ”, tuiteó el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud, pero estaba mintiendo. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, realmente voló a Arabia Saudita para pasar unas horas con el príncipe heredero Mohammed bin Salman y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. Debemos este conocimiento a ese recurso periodístico indispensable, los sitios web de seguimiento de vuelos. Revelaron que el avión privado que Netanyahu suele alquilar para visitas secretas al extranjero partió de Tel Aviv el domingo y voló a Neom en Arabia Saudita, despegando para el vuelo de regreso tres horas y media después. Érase una vez esto habría sido noticia de primera plana en todo el mundo. "La superpotencia estadounidense y Arabia Saudita rica en petróleo se unen con el líder israelí en guerra para dividir el Medio Oriente", o algo por el estilo. Mientras que hoy esta 'cumbre', si se le puede llamar así, apenas se nota. Netanyahu está en verdad asediado, pero está luchando contra acusaciones de corrupción, no contra un enemigo extranjero. Pompeo es un político que pronto quedará desempleado puliendo su currículum para una nominación al senador en 2022 o la nominación presidencial republicana en 2024. El príncipe Mohammed bin Salman sigue siendo efectivamente el dictador de Arabia Saudita, pero eso ya no corta mucho en El resto del mundo. La reunión no tuvo sentido. Parte de este colapso en relevancia es temporal. Netanyahu eventualmente irá a la cárcel o se jubilará, pero Israel seguirá siendo la superpotencia enana que domina el Medio Oriente militarmente. Pompeo y su empleador pronto dejarán de ocupar el cargo, y Estados Unidos recuperará parte de su anterior posición como "líder mundial", al menos por un tiempo. Pero Arabia Saudita nunca volverá como un motor y un agitador. El declive es permanente, porque 'rico en petróleo' es una frase destinada a volverse tan obsoleta como 'copia carbón'. Los ingresos petroleros de los productores árabes se han reducido en más de dos tercios, de 1 billón de dólares en 2012 a solo 300.000 millones de dólares este año, y nunca volverán a subir. La caída hasta ahora ha sido impulsada principalmente por una fuerte caída en los precios del petróleo (la demanda aumentó de manera constante, pero la producción de petróleo aumentó de manera persistente más rápido), pero ahora también se avecina un colapso absoluto en la demanda. A medida que se profundiza la emergencia climática, los vehículos de motor (que representan la mitad de todo el uso de petróleo a nivel mundial) están cambiando a la electricidad. Gran Bretaña y Francia se han comprometido ahora a poner fin a todas las ventas de automóviles nuevos con motores de combustión interna para 2030, lo que significa en la práctica que nadie comprará un nuevo automóvil a petróleo después de 2025. Muchos otros países han debatido o están debatiendo medidas similares. Entonces, ¿qué le sucede a un país como Arabia Saudita, donde cuatro quintas partes del presupuesto del gobierno provienen de los ingresos del petróleo? Los recortes presupuestarios ya se están produciendo, por supuesto, pero los ingresos seguirán cayendo. Además, la población en casi todos los estados del Golfo productores de petróleo sigue creciendo rápidamente. En algún momento, estas dos líneas del gráfico se cruzarán de una manera políticamente desestabilizadora. Si Arabia Saudita y los estados petroleros más pequeños del Golfo continúan gastando grandes cantidades de dinero en armas, aparentemente para protegerse de Irán, las líneas se cruzarán un poco antes, pero en cualquier caso es solo cuestión de tiempo. La extraordinaria estabilidad de estos estados, ni un solo cambio de régimen en las seis monarquías 'ricas en petróleo' de la península arábiga en los últimos cincuenta años, se ha basado enteramente en la capacidad de los gobernantes tradicionales para comprar la aquiescencia de sus súbditos. . Una vez que la riqueza se va, también lo hace la estabilidad. La península arábiga ha sido brevemente un importante centro de poder solo dos veces en la historia mundial: una en 632-661 EC, después de la cual la capital del imperio islámico temprano se trasladó a Damasco, y una vez desde 1973 hasta el presente, pero no por mucho más tiempo. . Incluso la unidad de la propia Arabia Saudita, que fue impuesta por la fuerza hace menos de un siglo, puede no sobrevivir a la transición. Los centros de poder dominantes del Medio Oriente post-petrolero estarán exactamente donde estuvieron durante la mayor parte de los últimos mil años: Turquía, Irán y Egipto. Y en ningún momento de los últimos mil años dos de esos tres poderes han podido cooperar por mucho tiempo. Tienen algunas cosas en común: el Islam (aunque en dos versiones diferentes y generalmente hostiles), economías semiindustrializadas relativamente modernas (la mayoría de Turquía y Egipto menos) y alrededor de 100 millones de personas cada una. Pero están divididos por idioma (el turco, el árabe y el farsi no tienen nada en común más que préstamos), la distancia (las capitales están separadas por más de 2.000 km) y por la historia y la política. Egipto ocasionalmente fue conquistado por uno de los otros dos, pero eso no cuenta como colaboración. Por tanto, se podría argumentar que el "Oriente Medio" en sí mismo está a punto de desaparecer como concepto significativo. No es una gran pérdida, de verdad. Fuente: MercoPress
Read more...

América Economía • Petrobras eleva su proyección de desinversiones hasta US$35.000M en un plan a cinco años

En el sector de exploración y producción, prevé la venta de 209 activos de tierras y aguas rasas en Brasil, así como activos en Argentina, Bolivia, Colombia y Estados Unidos. Asimismo, tiene intención de deshacerse de varios bienes tanto en el sector del 'downstream' y del sector del gas y energético.

La petrolera estatal brasileña Petrobras elevó su previsión de desinversiones a un rango de entre US$25.000 y US$35.000 millones en el periodo comprendido entre 2021 y 2025, según se desprende de una presentación a inversores publicada este lunes por la compañía. El plan inicial contemplaba entre US$20.000 y US$30.000 millones.

La semana pasada, la petrolera indicó que la reducción de deuda y el desapalancamiento financiero serán una prioridad en su estrategia, con la generación de flujo de caja operativo y las desinversiones como pilares fundamentales para estos propósitos.

En esta línea, la sociedad tiene intención de deshacerse de varios activos en diferentes áreas de negocio acorde con su plan de privatización. Entre otros activos, prevé la venta de la petroquímica Braskem, su filial energética Gaspetro o su negocio de distribución de derivados del petróleo y combustibles (BR).

En el sector de exploración y producción, prevé la venta de 209 activos de tierras y aguas rasas en Brasil, así como activos en Argentina, Bolivia, Colombia y Estados Unidos. Asimismo, tiene intención de deshacerse de varios bienes tanto en el sector del 'downstream' y del sector del gas y energético.

En su plan estratégico 2021-2025, Petrobras anunció inversiones por valor de US$55.000 millones en el periodo comprendido entre 2021 y 2025, de los cuales destinará el 84%, unos US$46.000 millones, al área de exploración y producción, según ha indicado la compañía en su plan estratégico para el periodo 2021-2025.

La empresa subrayó que durante el periodo se limitaría a aprobar nuevos proyectos que puedan ser rentables y resilientes a situaciones en las que el precio del barril de brent pueda llegar a los US$35.

Fuente: América Economía

Read more...

World Energy Trade • La producción de petróleo de la OPEP se dispara a medida que se acerca la decisión del recorte

Impulsada por un regreso más rápido de lo esperado de la producción de petróleo de Libia, la producción de crudo de la OPEP aumentó en noviembre en 750.000 barriles por día (bpd), el quinto aumento consecutivo en la producción del grupo, mostró el lunes la encuesta mensual de Reuters. Los 13 miembros de la OPEP han producido un total de 25,31 millones de bpd en noviembre, un aumento masivo de 750.000 bpd desde octubre, ya que la producción de petróleo de Libia aumentó en casi 700.000 bpd, según la encuesta de Reuters de datos de seguimiento de barcos y fuentes de la OPEP, consultores. y empresas petroleras. La producción de petróleo crudo de la OPEP en noviembre fue el quinto aumento en la producción desde el mínimo de 22,69 millones de bpd que se estimó que bombearía el cartel en junio, el nivel más bajo de producción de la OPEP desde la guerra del Golfo de 1991. Según la encuesta de Reuters de noviembre, el principal productor Arabia Saudita mantuvo estable su producción en comparación con octubre, al igual que Kuwait. Emiratos Árabes Unidos (EAU), que se rumorea que está reconsiderando su posición en la OPEP, aumentó su producción de petróleo en 90.000 bpd, pero estaba cumpliendo con su cuota. Libia, que está exenta de los recortes de producción de la OPEP +, compensó por sí sola el cumplimiento de los recortes, que, según la encuesta de Reuters, se situó en 102 por ciento en noviembre. La producción en los otros dos miembros de la OPEP exentos del pacto OPEP + — Irán y Venezuela — también aumentó, según la encuesta. La producción de petróleo de Libia ha vuelto a 1,25 millones de bpd, el nivel que estaba bombeando antes del bloqueo del puerto en enero. Esto plantea otro enigma para la OPEP y los miembros de la OPEP + cuyos ministros de energía se reúnen virtualmente el lunes y martes para decidir cómo proceder con los recortes de producción actuales. Libia ha dicho que no se unirá a las cuotas de la OPEP + hasta que su producción se estabilice en 1,7 millones de bpd. El aumento de la producción libia y las perspectivas más débiles sobre la demanda de petróleo en vista del aumento de los casos de COVID-19 en las principales economías desarrolladas están complicando la tarea de la OPEP + esta semana. El mercado espera en gran medida que los recortes actuales de 7,7 millones de bpd se prorroguen durante otros tres meses hasta marzo de 2021, en lugar de reducirse en 2 millones de bpd a partir de enero de 2021, como se planeó originalmente. Fuente: World Energy Trade
Read more...

Página Siete • OPEP y Rusia estudian extender recorte de petróleo

Los mercados mundiales del petróleo esperan que la OPEP y Rusia acuerden, en sus teleconferencias de hoy y el martes, retrasar el aumento de la oferta que preveían para enero, ante la ralentización del consumo de crudo que estiman está causando la segunda oleada de la Covid-19.

Las nuevas restricciones al movimiento impuestas en muchas naciones para frenar la expansión del coronavirus enfrenta a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y a sus aliados al riesgo de que el mercado no pueda absorber el aumento del bombeo que habían planificado para 2021.

El recorte vigente de los suministros, por 7,7 millones de barriles diarios (mbd) y vigente desde agosto, podría así extenderse varios meses en lugar de vencer el 31 de diciembre y dar lugar al incremento parcial de 1,9 mbd acordado en abril.

La situación será evaluada en la 180 conferencia ministerial de la OPEP, que buscará un consenso previo de sus 13 socios antes de reunirse con los diez aliados al día siguiente.

Las deliberaciones comenzaron ayer, a puerta cerrada, en una sesión telemática del comité interno encargado de vigilar el cumplimiento del recorte (JMMC, por sus siglas en inglés), copresidido por el viceprimer ministro de Rusia Alexander Novak y el ministro de Energía de Arabia Saudí Abdulaziz bin Salmán. Sin embargo, ese encuentro concluyó sin la formulación de una recomendación concreta sobre qué hacer.

El precio busca recuperarse tras el embate de la pandemia.

Fuente: Página Siete

Read more...

Página Siete • Repsol apuesta 30% de inversión a las energías renovables

La operadora de Margarita focalizará la exploración buscando la eficiencia.

La petrolera española Repsol anunció este jueves un plan para invertir 18.300 millones de euros (21.800 millones de dólares) hasta 2025 para diversificar su actividad en energías renovables y avanzar hacia su descarbonización.

El plan estratégico 2021-2025 “supondrá una aceleración en la transición energética” para “continuar avanzando con éxito en el objetivo de ser cero emisiones netas en 2050, para lo que Repsol apostará por descarbonizar su cartera de activos”, indicó el comunicado de la compañía.

El objetivo de lograr la neutralidad de carbono para 2050 va en línea con lo previsto por la Unión Europea y otros países, como Japón. Del monto a invertir en el próximo lustro, Repsol dedicará 5.500 millones de euros (6.550 millones de dólares), un 30% del total, a iniciativas específicas bajas en carbono.

Repsol reconoció que lanza el plan en “un contexto de histórica dificultad” por la pandemia del coronavirus, que provocó la caída de los precios del petrolero y del gas y de la demanda, responsable en gran parte de que el grupo acumulara pérdidas de 2.600 millones de euros (3.050 millones de dólares) entre enero y septiembre de este año.

De todas maneras, recordó que para superar la crisis puso en marcha un “plan de resiliencia” con el que pretende ahorrar hasta 2.400 millones de euros (2.860 millones de dólares) al cierre del ejercicio, lo que le debería aportar “un flujo de caja operativo positivo”.

Dentro del plan, Repsol, que desarrolla numerosos proyectos de parques eólicos y fotovoltaicos en España y Chile, reforzará la generación energética de bajas emisiones, en base a entre otras cosas la “adquisición de activos internacionales para impulsar la expansión fuera de España”.

El negocio de Upstream se enfocará en áreas geográficas clave, priorizando el valor sobre el volumen y reduciendo las emisiones de su cartera de activos, que seguirá siendo objeto de una gestión activa. Se apoyará en sus fortalezas, como la flexibilidad, eficiencia y alto nivel tecnológico, que le permitirán aumentar su aportación al Grupo y generar caja positiva a pesar de reducir la intensidad de inversión.

La compañía se centrará en desarrollar proyectos de ciclo corto, que puedan ser gestionados con flexibilidad y con una intensidad de capital limitada, que se sitúa entre las más bajas del sector. La producción se situará en una media aproximada de 650 mil barriles equivalentes de petróleo diarios en el periodo del Plan y la presencia global se reducirá a catorce países, con una actividad exploratoria más eficiente y focalizada.

Repsol opera en Bolivia el campo Margarita- Huacaya, uno de los mayores bloques de gas del mundo. También tenía presencia en los campos San Alberto y Sábalo que están en declinación. Los otros campos donde opera con Mamoré, Paloma Surubí, Patuju, Los Sauces, Río Grande.

Fuente: Página Siete

Read more...