YPFB, de los anuncios a la realidad