Si no fuera por los hidrocarburos, la economía tarijeña estaría en problemas