Se destinan más recursos del Banco Central a EBIH y ENDE; el FMI tiene observaciones