Los países exportadores de gas, favorables a precios indexados al petróleo