La sede de CONAMAQ intervenida con la policía boliviana