La inversión petrolera estatal prevalece en América Latina