La inversión global en energías renovables en 2012 fue de 244.000 millones, un 12 por ciento menos que el año anterior