El inminente ataque de EE.UU. a Siria abre la incógnita: ¿cuánto puede subir el petróleo?