El Acuerdo Transpacífico, la reconstitución capitalista