EEUU y Brasil, actores del nuevo panorama energético mundial en 2035