Agencia Internacional de la Energía: El triste mejor de los mundos posibles