Blog

30 de noviembre de 2019: Boletín bisemanal: Iniciativa para la Acción FOSPA VIII – Compartiendo información sobre empresas e inversiones chinas en la Panamazonía

Destacada Cuáles son los países de América Latina que más dinero le deben a China (y qué implicaciones tiene esa deuda) Fuente: BBC Bolivia Chi Hong: Compró Comabol, Yang Fan y monopoliza la explotación de oro en La Paz Fuente: Cabildeo Brasil El Brasil de Jair Bolsonaro y China: un matrimonio de conveniencia Fuente: Foreign Affairs China buying all Brazilian beef avaliable; meat prices in Sao Paulo at record high Fuente: Mercopress Colombia Colombia logró negocios por 44,7 millones de dólares en macrorrueda en China Fuente: Banca y Negocios Ecuador China levantó sanciones a cinco exportadoras de camarón ecuatorianas y se anuncian visitas técnicas Fuente: El Universo Perú Recuento de las inversiones chinas en Perú en el sector infraestructura Fuente: Alerta Económica Venezuela El Gobierno de Venezuela y la petrolera Pdvsa ofrecen pagos en yuanes Fuente: La República Regional Por qué China está dejando caer en bancarrota a sus empresas (y qué tiene que ver la guerra comercial con Estados Unidos) Fuente: BBC

La República • El Gobierno de Venezuela y la petrolera Pdvsa ofrecen pagos en yuanes

El gobierno de Venezuela y la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) han optado por ofrecer en los últimos meses pagos en yuanes a empresas que les prestan servicios, dijeron cinco fuentes conocedoras de las conversaciones.

La medida es el último ejemplo de cómo Caracas ha buscado nuevas fórmulas de pago una vez se intensificaron las sanciones financieras que desde Washington buscan la salida del presidente socialista Nicolás Maduro, y que este año limitaron el acceso de las entidades públicas al sistema financiero estadounidense.

Los funcionarios han hecho la propuesta en conversaciones con al menos cuatro empresas proveedoras del sector público, dijeron los consultados, incluidos dos funcionarios del gobierno y tres fuentes de los sectores financiero y petrolero que no revelaron cuáles compañías se han acercado.

Las contratistas están evaluando la propuesta, pero Reuters no pudo determinar si se han realizado dichos pagos en yuanes.

El Banco Central de China y el Banco de Desarrollo de China no respondieron a peticiones de comentarios. El Ministerio de Comunicación, Pdvsa y el Banco Central de Venezuela tampoco respondieron a solicitudes de comentarios.

Los organismos y empresas estatales venezolanas tradicionalmente han pagado a los socios del sector privado en dólares o bolívares, la moneda local, pero la hiperinflación y las sanciones de Washington, que prohíben a las empresas estadounidenses hacer negocios con el sector público de Venezuela, están complicando esos métodos.

La oferta se produce cuando Pdvsa y otros entes oficiales ya han cancelado a proveedores en billetes de euros en efectivo, que han recibido por algunas ventas de petróleo y oro, en respuesta a las restricciones que ahora aplica la banca global tras las medidas de Estados Unidos.

Pagar a las contratistas en yuanes permitiría a Venezuela aprovechar los fondos que tiene disponibles en China, sin pasar por el sistema financiero estadounidense. Pero dos de las fuentes dijeron que el proceso de apertura de cuentas en los bancos chinos estaba resultando complicado por los estrictos requisitos que piden las instituciones a las empresas.

Una de las fuentes conocedoras de la propuesta dijo que a las contratistas de la industria petrolera le han pedido en China, por ejemplo, que la documentación para abrir las cuentas esté previamente apostillada o certificada por las autoridades de su país.

"Este tipo de acuerdos se convertirá en un procedimiento estándar mientras Maduro y las sanciones de Estados Unidos permanezcan vigentes", dijo Raúl Gallegos, director de la consultora Control Risk para la región andina.

Pdvsa y Banco Central de Venezuela mantienen depósitos en cuentas bancarias de China, en parte gracias a un esquema de financiamiento que le permitió al gobierno socialista recibir hasta 2013 unos US$50.000 millones en préstamos chinos, que se cancelan con envíos de crudo.

El emisor venezolano acumuló el equivalente a unos US$700 millones en yuanes en una cuenta en el Banco Central de China, luego que la nación asiática pagó una porción de los despachos de petróleo, tras descontar las cancelaciones del crédito, dijeron dos de las fuentes. Reuters no pudo confirmarlo independientemente. La oferta de cancelar en yuanes llega cuando entidades chinas han tomado medidas para distanciarse del país sancionado.

En agosto, la gigante petrolera china CNPC suspendió las compras de crudo de Venezuela. Pero si bien las importaciones de petróleo venezolano por parte de China se redujeron casi a cero en octubre, otras empresas asiáticas han comprado mezcla de crudo de Venezuela desde Malasia, dijeron analistas de Refinitv a Reuters en noviembre.

La estatal venezolana ha conseguido vender más petróleo en otros lugares de Asia este año, y también ha pedido a los clientes que paguen su petróleo a través de la estatal rusa Rosneft, que se ha convertido en un importante intermediario para las exportaciones de crudo venezolano.

Fuente: https://www.larepublica.co/globoeconomia/el-gobierno-de-venezuela-y-la-petrolera-pdvsa-ofrecen-pagos-en-yuanes-2938404

BBC • Cuáles son los países de América Latina que más dinero le deben a China (y qué implicaciones tiene esa deuda))

En las últimas décadas, China ha exportado cantidades récord de capital al resto del mundo.

Sus préstamos directos y créditos comerciales han pasado de ser casi cero en 1998 a más de US$1,6 billones en 2018. Esta cifra equivale al 2% por ciento del PIB mundial.

Pero en contra de lo que sucede con la mayoría de países, estos flujos de capital no son privados, de bancos o inversores particulares.

Son nacionales, es decir, fondos canalizados a través de empresas o entidades financieras controladas por el Estado.

La diferencia es importante porque al contrario que los inversores privados, el gigante asiático no busca solo rentabilidad cuando presta dinero.

Sus principales brazos de inversión son el China Development Bank y el Export-Import Bank of China y a través de ellos el gigante asiático se ha convertido en el banquero de América Latina.

Los compromisos financieros totales de los cinco países de Latinoamérica que más deuda han contraído con las entidades públicas chinas ascienden a más de US$133.000 millones.

Para ponerlo en perspectiva: es una cifra que supera al PIB de Ecuador.

Casi la mitad de esa cantidad corresponde a Venezuela, que con US$67.200 millones se sitúa a la cabeza de los países más endeudados con China.

Muchos de estos fondos han ido a parar a empresas mixtas formadas por compañías chinas con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), la fórmula establecida por el gobierno para canalizar la participación extranjera en la industria petrolera venezolana.

"Presta dinero porque lo tiene. En julio de 2016, contaba con las mayores reservas de divisas del mundo: US$3,21 billones", explica en un artículo el periodista Daniel Méndez, quien investigó a fondo el asunto y plasmó sus conclusiones en el libro "136: el plan de China en América Latina".

"En su mayor parte, todo este dinero proviene de los suculentos superávits comerciales que el gigante asiático ha acumulado en los últimos años, especialmente con Estados Unidos", añade.

Pero, ¿qué busca China con sus inversiones en América Latina?

Los especialistas coinciden en que los préstamos oficiales siempre tienen detrás un elemento estratégico y ayudan a China a ganar influencia política.

Pekín, por su parte, defiende que estos acuerdos benefician a todas las partes y lo cierto es que gobiernos de toda la región se muestran abiertos y buscan inversionesdesde la segunda economía del mundo.

Distintos objetivos En América Latina, los especialistas explican que los objetivos geopolíticos de Pekín pasan por asegurarse el suministro de recursos y materias primas además de desarrollar nuevos mercados para sus propias mercancías.

Un ejemplo de esto son las inversiones en el sector de las infraestructuras destinadas a mejorar el comercio en las vías del océano Pacífico, lo que abarataría costes para las empresas chinas.

Pero también los numerosos contratos firmados para la explotación conjunta de petróleo o minería en toda la región.

"Ciertamente este flujo de dinero [hacia Latinoamérica] forma parte de la estrategia de internacionalización de China y de expandir su huella en el comercio global, las finanzas o incluso militarmente", explica a BBC Mundo Christoph Trebesch, analista del centro de investigación Kiel Institute for the World Economy, con sede en Alemania.

Préstamos por materias primas Venezuela personifica uno de las formas de préstamo más característica de China: los préstamos ligados a recursos naturales.

En el caso de Caracas, por ejemplo, China permite devolver una parte del crédito directamente a través de la venta de petróleo (a los precios que marque el mercado en ese momento).

"Estos son los llamados loans-for-oil o préstamos por petróleo. A China le sirven para asegurar el suministro de recursos naturales y garantizarse de alguna forma el pago en caso de crisis económica", apunta Méndez a BBC Mundo.

Qué papel juega China en la industria del petróleo de Venezuela (y cómo puede cambiar por las sanciones de EE.UU.) Qué intereses tiene China en Venezuela (y por qué es uno de los países que tiene más que perder en la crisis) Esta es una fórmula que han usado muchos otros países en los últimos años en sus acuerdos internacionales.

Según los registros del centro de estudios Diálogo Interamericano, con sede en Washington, el China Development Bank destinó en septiembre de 2018 unos US$5.000 millones para desarrollos en el sector del petróleo venezolano.

Con esa cantidad, el total prestado al país latinoamericano asciende a US$67.200 millones.

Brasil, con US$28.900 millones en préstamos desde la segunda economía del mundo, y Ecuador, con US$18.400 millones, se sitúan por detrás de Venezuela.

Les siguen Argentina, con préstamos por valor de US$16.900 millones, y Bolivia, con US$2.500 millones.

Coca Codo Sinclair: los problemas de la multimillonaria represa que China construyó en Ecuador En estos dos últimos países, junto con Ecuador, los créditos suelen estar ligados a exportaciones chinas o a la construcción de obras de infraestructura por empresas chinas.

"China te presta el dinero, pero a cambio de que compres materiales a empresas chinas (maquinaria, satélites, trenes, equipos de telecomunicaciones…) o de que determinadas obras de infraestructuras las realicen empresas chinas (presas, carreteras, túneles, líneas de tren, centrales nucleares)", explica Méndez.

Es otro formato de préstamos usado por el gigante asiático.

Pese a que Venezuela destaca en términos de cifras, para el Diálogo Interamericano hay un país de Latinoamérica que sobresale ahora.

"Tomando en cuenta exclusivamente el número de proyectos individuales que están siendo desarrollados en la región, Bolivia luce como el destino principal para los inversores chinos. Desde 2013, las compañías chinas se han adentrado en más de veinte proyectos de carreteras y puentes en Bolivia", destaca el centro de estudios.

Implicaciones Los masivos flujos de capital de China hacia Latinoamérica tienen implicaciones importantes para la sostenibilidad de la deuda en los países receptores, explican los analistas del Kiel Institute.

En un informe, recuerdan lo que supuso estos flujos de capital en el pasado.

"Los flujos de préstamos chinos de 2008 a 2015 comparten similitudes con el ciclo de préstamos de la década de 1970, que no terminó felizmente una vez que los precios de las materias primas, los ingresos por exportaciones y el crecimiento económico se desplomaron en muchos de los países que se habían endeudado".

"Después de 1982, docenas de bonos soberanos cayeron en suspensión de pagos [default], lo que resultó en una "década perdida" en América Latina y en otros lugares", afirman.

Pero las preocupaciones no solo se limitan a la sostenibilidad de las cuentas de un país y su credibilidad internacional; abarcan temas sociales, ambientales y de gobierno.

"La inversión china en la región no está exenta de riesgos. Estas preocupaciones han afectado a los proyectos de infraestructura de China en Latinoamérica, generando impedimentos tanto institucionales como públicos en la finalización", explica la consultora Marsh.

Como ejemplo, cita la construcción de una represa hidroeléctrica en Santa Cruz, Argentina, que comenzó sin una evaluación de impacto ambiental y provocó que la Corte Suprema acabara frenando el proyecto.

O los planes de la refinería de petróleo de Sinopec en Moín, Costa Rica, que se enfrentaron a obstáculos institucionales similares; o el proyecto hidroeléctrico Rositas en Bolivia, que no consiguió involucrar a las comunidades locales y está en suspenso desde hace tiempo.

Balance No obstante, desde fuera y dentro de la región también hay voces que consideran que los créditos de China ayudaron a desarrollar muchos proyectos y afirman que el efecto fue, en general, positivo.

"Es cierto que algunas [compañías chinas] han cometido errores y tienen sus fallos (...) Pero están aprendiendo y sus operaciones están mejorando... No es justo ignorar el lado positivo de todo ello", consideró Shoujun Cui, director del centro de investigación de estudios latinoamericanos de la Universidad Renmin de Pekín, en un reportaje del South China Morning Post.

Una de las ventajas de China como inversor respecto a otros países -subrayaron Cui y otros expertos al diario- es que Pekín "no interfiere en la política interna ni trata de controlar la economía local".

"China, al no imponer recetas políticas en sus tratos comerciales y financieros, brinda a sus socios latinoamericanos un espacio político para avanzar en sus propias recetas económicas y políticas", coincidió Alexander Main, director en Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Washington.

Es una colaboración menos agresiva que, por ejemplo, la de Estados Unidos.

Así y todo, pese a que los créditos de China a América Latina han crecido ampliamente en los últimos años, esa ayuda financiera tiene luces y sombras.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-50574118

El Universo • China levantó sanciones a cinco exportadoras de camarón ecuatorianas y se anuncian visitas técnicas

China levantó las sanciones a cinco empresas exportadoras de camarón ecuatorianas que fueron impedidas de enviar el crustáceo luego de alertas de brotes de las enfermedades mancha blanca y cabeza amarilla que habrían sido detectadas en los contenedores que llegaron desde Ecuador al gigante asiático.

El levantamiento de las sanciones, según el ministro de Producción y Comercio Exterior, Iván Ontaneda, se confirmó este martes tras una reunión entre autoridades chinas y ecuatorianas. "En este momento ya no tenemos ninguna empresa ecuatoriana sancionada gracias a las gestiones de las autoridades de ambos países ", sostuvo el funcionario este miércoles, en Guayaquil, donde resaltó además la "fructífera" interacción del sector privado.

Ontaneda explicó que en la reunión se llegaron a entendimientos y compromisos con miras a continuar con el normal flujo de exportación es de camarón ecuatoriano a China. El Ministro detalló que en el 2018 Ecuador exportó camarón a China por $3 234 millones y de enero a septiembre de este año alcanzaron $2 885 millones con la proyección de sobrepasar en diciembre los $ 3 000 millones.

En tanto, sobre los compromisos adquiridos con China, Ontaneda indicó que se trata de una hoja de ruta que se basa en la visita mutua de representantes de Ecuador y China a ambos países para consolidar los procesos a través de protocolos técnicos de exportación del crustáceo.

Fuente: https://www.eluniverso.com/noticias/2019/11/27/nota/7623662/china-levanto-sanciones-cinco-exportadoras-camaron-ecuatorianas-se

Foreign Affairs • El Brasil de Jair Bolsonaro y China: un matrimonio de conveniencia

Desde finales del siglo XX, en particular durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), los vínculos entre Brasil y China aumentaron de manera espectacular. El gigante asiático se convirtió en el principal socio comercial de esta economía sudamericana y los gobiernos de los dos países promovieron la asociación entre economías emergentes, cuyo símbolo es la constitución de la coalición BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y, a partir de 2009, Sudáfrica) en 2006. Sin embargo, la relación ha sido afectada por la crisis política en Brasil. Durante la campaña electoral, Jair Bolsonaro desarrolló una retórica anti-China, lo que reveló las divisiones que existen en Brasil respecto al acercamiento con la República Popular. El candidato declaró: “China no compra en Brasil. China está comprando Brasil”, y viajó a Taiwán en marzo de 2018.

Una vez en el poder, el pragmatismo parece imponerse, como lo ilustra la visita oficial del Presidente brasileño a China del 24 al 26 de octubre de 2019 y la cálida recepción ofrecida a Xi Jinping durante su participación a la última cumbre de los BRICS, realizada en Brasilia el mes siguiente. ¿Cómo entender el cambio de posición del gobierno de Jair Bolsonaro? Cabe precisar que, desde el inicio del actual gobierno, varios actores, entre los cuales destaca el Vicepresidente, el general Hamilton Mourão, han moderado las posiciones oficiales hacia la contraparte china.

Los debates académicos y políticos que ha generado la aproximación sino-brasileña se pueden dividir en cinco temáticas: la asociación bilateral, la alianza global, la competencia china con el sector manufacturero brasileño, la evolución de las inversiones y la preponderancia de las materias primas. De ahí la importancia de reflexionar sobre la evolución de estos temas: la profundidad de la relación bilateral implica factores de resistencia al distanciamiento deseado por Jair Bolsonaro, lo que permite entender su pragmatismo desde su elección.

La asociación bilateral en su rutina La relación bilateral está monitoreada por varios organismos, cuyo funcionamiento se reactivó con el actual gobierno. Primero, la Comisión Sino-Brasileña de Alto Nivel de Concertación y Cooperación (Cosban), creada en 2006, y sus doce subcomisiones siguen operando. La Cosban está a cargo de implementar el Plan de Acción Conjunto (PAC, 2015-2021) y el Plan Decenal de Cooperación Bilateral (2012-2021). La última reunión tuvo lugar en mayo de 2019 durante el viaje del general Mourão a China; la comisión no se había reunido desde 2015. Un aspecto específico de la relación sino-brasileña radica en los proyectos de cooperación en tecnología e innovación que la Cosban busca impulsar.

Segundo, en julio de 2019, tuvo lugar la tercera reunión del Diálogo Estratégico Global Brasil-China en Brasilia, con la participación del Ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo, miembro de la rama ideológica crítica hacia China dentro del gobierno brasileño (tachando el país de ser autoritario, comunista y opositor al Occidente, con un vocabulario de la época de la Guerra Fría). La asociación bilateral parece seguir con su rutina dinámica. Además, tampoco se ha cancelado la alianza global, por ahora.

Una asociación global flexible, por tanto, adaptable Al igual que los otros países emergentes nombrados por Goldman Sachs en 2001, Brasil y China aprovecharon la etiqueta de “emergente” para aumentar su visibilidad política internacional. El activismo diplomático de los gobiernos del PT, sobre todo de Luiz Inácio Lula da Silva, es uno de los aspectos de política exterior más criticados por Jair Bolsonaro. Si bien se nota un cambio de la presencia brasileña, en particular en los foros multilaterales (fin de la aspiración a un asiente permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, promoción de posiciones conservadoras en asuntos de sociedad), tampoco se han cancelado las posibilidades de coordinación con China. Por ejemplo, Brasil acogió la Cumbre de los BRICS, realizada en noviembre de 2019, con la participación del líder chino.

Además, no hay que olvidar la evolución de la presencia internacional china, cuyo proyecto de la Iniciativa del Cinturón y la Nueva Ruta de la Seda y su inserción con las economías de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático tienen mayor prioridad que los BRICS.

Aun así, podrían emerger nuevas áreas de interés común sobre varios temas de la agenda liberal política. Durante los incendios en la Amazonia, las autoridades chinas no se sumaron a las denuncias de gobiernos y organizaciones no gubernamentales ante la débil reacción del Estado brasileño. De hecho, a su llegada a Beijing, Jair Bolsonaro se refirió a esta actitud de manera positiva, porque fue “respetuosa de la soberanía brasileña”. No obstante esta posibilidad, es la prioridad dada a los asuntos económicos por el actual gobierno brasileño que permite entender el cambio de actitud de Jair Bolsonaro hacia la República Popular China, que, al bajar del avión, definió como “país capitalista”.

La competencia económica china en perspectiva El principal motivo de la retórica anti-China del candidato Jair Bolsonaro fue la competencia de Beijing para la industria brasileña, en los mercados nacionales y regionales, que provocaría aún más la desindustrialización de la economía brasileña, así como su imposibilidad de transitar hacia la producción de bienes de más alta tecnología. De hecho, las medidas contra la competencia desleal en vigor en contra de China se multiplicaron desde la época del PT. A noviembre de 2019, 103 medidas de retorsión se encuentran en vigor en contra de China, lo que representa el mayor número de todos los socios de Brasil.

Sin embargo, existe discordancia en cuanto al impacto de la competencia china. Varios economistas asocian la contracción de las exportaciones manufactureras brasileñas a un problema de competitividad. Sin negar la existencia de la competencia china, se trata de ponerla en la perspectiva ante la situación de este sector productivo. En este sentido, la llegada de capitales chinos puede ser bienvenida para el desarrollo industrial en territorio brasileño.

La necesidad de los capitales chinos Una investigación del Consejo Empresarial Brasil-China (CEBC), institución no gubernamental sin fines de lucro, concluye que entre 2007 y 2018, el total de las inversiones chinas anunciadas en Brasil alcanzó 102 500 de millones de dólares, de los cuales 56% han sido confirmados. Se han materializado en 145 proyectos en Brasil, es decir, casi la mitad de las inversiones registradas para América Latina y el Caribe. Los flujos varían de manera significativa de un año para el otro con una disminución importante en 2018, reflejo no solo del estancamiento de las inversiones extranjeras directas provenientes de China ese año, sino también de la retórica anti-China del candidato Jair Bolsonaro. Al mismo tiempo, Brasil es el segundo país con más préstamos chinos de la región después de Venezuela, según la base de datos del Inter-American Dialogue. Brasil recibió once créditos por un monto total de 28 900 de millones de dólares entre 2007 y 2017, fecha del último acuerdo firmado en este ámbito.

Un reto para el actual gobierno radica en la necesidad de atraer capitales para relanzar la economía nacional. La evolución de las inversiones chinas en Brasil demuestra que el país asiático es relevante para el proyecto brasileño. En el mismo informe, el CEBC observa cuatro fases en la llegada de capitales chinos a Brasil: primero, los proyectos se enfocaron en los sectores de los minerales, del petróleo y de la comercialización de productos agrícolas; segundo, hasta 2013, creció el interés por el sector industrial; la tercera etapa correspondió con los servicios como la banca, y desde 2014, aumentaron las inversiones en infraestructura y energía eléctrica. Por lo tanto, las inversiones ya no solo buscan garantizar las exportaciones hacia China sino que también se interesan por el mercado brasileño a partir de una producción realizada en el país sudamericano.

Así, el gobierno de Jair Bolsonaro expresó su interés en que China participe en licitaciones en los sectores de energía e infraestructura y en las privatizaciones. Durante su viaje a China, el Presidente brasileño invitó las empresas chinas para que estén activas durante la licitación petrolera del 6 de noviembre de 2019. De hecho, solo la empresa brasileña Petrobras y dos contrapartes chinas (la CNOOC y la CNODC) presentaron ofertas.

Las esposas de las materias primas El principal beneficio que Brasil obtiene de su relación con China radica en las exportaciones de materias primas. En 2018, los intercambios comerciales bilaterales alcanzaron casi los 100 000 millones de dólares; alrededor de dos tercios están compuestos de exportaciones brasileñas. Esto significa un superávit de casi 30 000 millones de dólares para Brasil. El perfil de los intercambios es estable: Brasil exporta principalmente materias primas altamente concentradas e importa bienes del sector industrial, más diversificados y con una tendencia a mayor valor agregado.

Según UN Comtrade, a partir de datos facilitados por Brasil para 2018, los granos de soya no transformados (categoría 2214 de Rev. 1) representan 42.6% de las exportaciones, seguidos por el petróleo crudo y el mineral de hierro. El sector agrícola exportador es el actor económico más beneficiado por el alza de la demanda china; de ahí surge una contradicción inherente dado que este sector se inclinó a apoyar la candidatura de Jair Bolsonaro. Dicho de otra manera, la retórica anti-China no conviene a las empresas agroexportadoras, además porque existen desafíos pendientes para el futuro de las exportaciones de materias primas a China.

Primero, el acceso al mercado chino y la subsecuente diversificación de la canasta exportadora son temas que requieren de una atención permanente. En febrero de 2019, las autoridades chinas acordaron con catorce empresas brasileñas exportadoras de pollo la no imposición de aranceles a cambio de un compromiso en los precios. También se dieron permisos para productores de carne. Paralelamente, el gobierno brasileño retiró una queja sobre la política china en el sector del azúcar que había introducido en la Organización Mundial del Comercio.

Segundo, la demanda china conllevó cierta especialización de la agricultura exportadora brasileña. Tal evolución aumenta la interdependencia y la creciente vinculación de varios sectores de la economía brasileña con las variaciones del modelo chino, además de los impactos de las decisiones chinas para toda la economía mundial. Para los sectores más afectados, es necesario que el gobierno brasileño tenga comunicación con su contraparte china para canalizar las demandas de las empresas.

Por último, en el contexto de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, Brasil tiene interés en que el gobierno de Donald Trump no logre un aumento de las compras de soya estadounidense al punto de desfavorecer las exportaciones brasileñas. Según datos de UN Comtrade, entre 2009 y 2017, Brasil y Estados Unidos representaron entre 77% y 87.9% de las importaciones chinas de grano de soya, en una tendencia bastante constante. La gráfica 1 muestra cómo Brasil ha ido desplazando a Estados Unidos como primera fuente de importaciones chinas de granos de soya a partir de 2012. Este tema se ha acentuado en el contexto de las tensiones comerciales. En septiembre de 2019, China canceló algunas barreras a la importación de la soya estadounidense. Por lo tanto, esta negociación requiere seguimiento por parte del gobierno de Jair Bolsonaro por los intereses en juego en términos de participación de mercado y de preservación de un sector clave de la economía exportadora brasileña.

Por las razones aquí presentadas, era improbable que Jair Bolsonaro, como Presidente de Brasil, mantuviera la posición adoptada durante la campaña electoral. La evolución de su estrategia refleja la profundidad y la complejidad que ha adquirido la relación bilateral. Brasil es un país cuyos actores políticos resisten iniciativas chinas que suponen demasiada asimetría. El reconocimiento del estatus de economía de mercado no se concretó de manera anticipada, incluso durante los mandatos de Lula. Recientemente, así se puede entender la distancia brasileña respecto a la Iniciativa del Cinturón y la Nueva Ruta de la Seda o a la comercialización de la tecnología 5G por Huawei en su territorio. El actual gobierno brasileño hace más énfasis en las cuestiones económicas, orientación a la cual las contrapartes chinas deberían acomodarse sin dificultad. El caso de Jair Bolsonaro como candidato presidencial también revela la falta de conocimiento en Brasil sobre China y sobre los fundamentos de la relación bilateral.

Fuente: http://revistafal.com/el-brasil-de-jair-bolsonaro-y-china-un-matrimonio-de-conveniencia/

Cabildeo • Chi Hong: Compró Comabol, Yang Fan y monopoliza la explotación de oro en La Paz

Chi Hong no sólo compró la mayoría de acciones de la empresa minera Amazona Bolivia COMABOL S.A., también compró acciones a la empresa minera Yang Fan, que inició operaciones en abril de 2008 según un registro de Fundempresa.

Yang Fan, tiene cuatro concesiones mineras en La Paz, estas son: La mina Progresiva, Progreso II, Progreso y Demacias Progreso, todas obtenidas el año 2008 y todas con el registro 806151617. Estas concesiones están en la misma área, cantón Sorata, provincia Larecaja. El periodo de la concesión es sin límite.

La compañía minera Chi Hong tiene en Comabol el 100% de participación china y en Yang Fan 98% de participación. Yunnan Chi Hong Zinc and Germanium Co., LTD compró 61% del paquete accionario de Amazona Bolivia y el 51 % de acciones de Yang Fan, por las que pagó $ 12.5 millones.

La empresa Yang Fang en el 2008 tenía tres socios y a diferencia de Amazona Bolivia Comabol, dos de ellos bolivianos, David José Carvajal Quispe y Hercilia Daniela Pantoja, cada uno invirtió un capital de Bs 6.000 para tener 1% de las acciones. Li Xiaoming, la accionista mayoritaria con el 98 %, habría invertido más de medio millón de bolivianos, para tener la mayoría de acciones. Así se constituyó la empresa minera Yang Fan.

Xiaoming es ademas la representante legal de la empresa matriz, que compró acciones en ambas empresas mineras, logrando la concesión de 30 empresas mineras; 11 en Comabol, 15 en Compañías asiáticas más al Norte y 4 en Yang Fan. La explotación principal es de oro, otros metales plata y antimonio.

La nueva composición accionaria de Yang Fan tras la venta de las acciones es:

Yunnan Chi Hong con el 51% Li Xiaoming con el 47 % David José Carvajal con el 1 % Hercilia Daniela Pantoja con el 1%

Esta transacción se registra ante una autoridad china en la provincia Yunnan, al igual que la compra-venta de COMABOL.

Hay otro documento escrito en inglés que se firmó en un consorcio de abogados denominado C.R. & F. Rojas abogados. El documento establece la existencia de la empresa minera Yang Fan, que concesiones tiene y quienes son los propietarios.

Li Xiaoming, el nexo entre las empresas mineras de la Chi Hong

Xiaomin no sólo es socia de Comabol y Yang Fan, también es representante legal de la empresa minera Yong Li S.A y la empresa minera del Cobre.

Al igual que la Sra. Li. el otro socio de Yang Fan, José Carvajal Quispe, tiene una relación laboral con Yong Li.

Una mina en Pelechuco fue entregada en usufructo a empresas chinas

Otro documento al que accedió Cabildeo, establece que se dio a la empresa COMABOL, en calidad de usufructo, la concesión minera Pachamama ubicado en el cantón Pelechuco, provincia Franz Tamayo, De acuerdo a la información proporcionada a Cabildeo se habría pagado Bs 6 millones por la concesión. La adquisición se habría hecho a autoridades bolivianas.

Amazona Bolivia Comabol también habría hecho algunos acuerdos el 2009, con el entonces alcalde de Pelechuco, Florencio Honorato Condori. Firmaron un documento de autorización para el inicio de obras y conformidad con el inicio del proyecto de apertura de camino.

Fuente: http://www.amaliapandocabildeo.com/2016/11/chi-hong-compro-comabol-yang-fan-y.html?m=1

Mercopress • China buying all Brazilian beef avaliable; meat prices in Sao Paulo at record high

Chinese demand is increasingly swallowing up Brazil's beef supply, pushing the country's cattle prices to a record high. China’s hunger for foreign meat has shot up as an outbreak of African swine fever has reduced its domestic pig population and has sent it looking for substitutes.

Chinese imports of Brazilian meat are up 23.6% for January to October against the same period in 2018, meatpackers association Abrafrigo says.

Wholesale beef prices in the greater Sao Paulo area have consequently hit an all-time high of 13.9 Reais per kilogram this week, according to University of Sao Paulo’s Cepea research centre, a benchmark think-tank.

That is feeding through and having an effect on consumer prices. Beef prices have risen 36.4% in 2019 in Sao Paulo, the biggest consumer market, to 14.69 reais per kilogram on Wednesday.

“Meat prices will continue to rise and this will pose a challenge for the housewife,” said Andre Braz, an economist with the Getulio Vargas Foundation, a Brazilian university. “When beef rises, other meats also rise ... it’s a question of substitution,” he said.

The price hike comes as Brazilians are set to receive their “13th salary” ahead of the Christmas holiday that is expected to push up domestic demand for meat in spite of high prices, further tightening the market.

“How can you tell someone not to celebrate the end of the year?,” Braz said.

China has sought to import more meat from Brazil, licensing 24 additional beef plants for export since the start of the year. Only 16 were permitted to do so at the start of 2019.

Total Brazilian beef exports in January to October were 1.5- million tons, 11% higher than in 2018, and those to China were 23.6% higher at 320,000 tons in the same period.

Braz said the market cannot sustain such high meat prices forever, and predicts that meat prices will start to drop in February or March, provided there are normal weather conditions for grazing pastures and the cattle supply is seasonally higher.

In related news, Marcos Trojo, foreign trade secretary at the Economy ministry said that two-way trade between Brazil and China this year is expected to reach US$105 billion to US$110 billion. Last year, two-way trade between the countries totaled US$98.7 billion, according to Brazilian government statistics.

Fuente: https://en.mercopress.com/2019/11/22/china-buying-all-brazilian-beef-available-meat-prices-in-sao-paulo-at-record-high

BBC • Por qué China está dejando caer en bancarrota a sus empresas (y qué tiene que ver la guerra comercial con Estados Unidos)

En su largo camino de apertura al exterior, China está dando pasos para normalizar algunos comportamientos empresariales que en cualquier otro lugar del mundo son parte del juego de la economía de libre mercado.

Durante años, antes de que una compañía china cayera en bancarrota, su deuda era comprada por bancos estatales u otro tipo de acreedores o se articulaban sistemas para inyectar capital y rescatarlas.

El principal ejemplo de este esquema son las empresas 'zombis', que pierden miles de millones de yuanes al año pero siguen operando gracias a ayudas.

El objetivo suele ser el de mantener los empleos y la actividad económica.

El fenómeno, muy popular en el Japón de hace una década, mantiene artificialmente vivas muchas compañías estatales, que de otra manera entrarían en bancarrota.

Las ayudas a estas empresas ineficientes suponen un aumento de deuda estatal, pero también provocan tensiones internacionales.

Y esto es porque generan un exceso de capacidad.

Esto significa que solo venden a precios normales un porcentaje de su producción -pongamos por ejemplo un 60% de lo que producen-, mientras que el restante (el exceso) de lo fabricado -que en nuestro ejemplo sería un 40%- se vende en mercados internacionales a un precio por debajo de lo que costó producir.

Es decir, a pérdidas.

Está práctica se conoce como 'dumping' y ha provocado numerosas quejas de Europa y Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio.

"Anteriormente, el gobierno chino no permitía que las empresas económicamente ineficientes o las compañías "zombis" dejaran de pagar a sus acreedores. Esto ha cambiado en los últimos años y los responsables de las políticas parecen estar mucho más dispuestos a dejar que las empresas improductivas caigan", explica a BBC Elizabeth Colleran, analista de mercados emergentes de la firma Loomis, Sayles & Company.

Sector privado Pero la guerra comercial con Estados Unidos ha provocado una oleada de quiebras, esta vez dentro del sector privado, y el estado ha decidido mantenerse al margen.

Según un artículo del diario The Wall Street Journal, los tribunales de todo el país aceptaron cerca de 19.000 solicitudes de bancarrota corporativa en 2018, más del triple que dos años antes.

Una cifra que marcó un pico y que en 2019 se ha suavizado.

Por qué a Estados Unidos y a China les interesa poner fin a la guerra comercial Gael Combes, analista de la gestora Unigestion, coincide con Colleran, "en los últimos años, hemos visto en China un número creciente de empresas que entran en 'default' al no poder pagar a sus acreedores [y quiebran]".

"Esto supone un cambio que además coincide con un momento en el que China continúa reequilibrando su economía", añade.

Los analistas creen que la ralentización del crecimiento del gigante asiático también ha tenido que ver en esto.

Los datos oficiales indican que en el segundo trimestre de este año China registró el crecimiento más lento en 30 años, un 6,2%, pero algunos analistas sugieren que la desaceleración ha sido mucho más fuerte.

Más tribunales Una de las razones de las cifras de este año sea menor que la de 2018 es que China ha reforzado su sistema judicial para liquidar las empresas o tratar de salvarlas nombrando un administrador que renegocie la deuda con los acreedores.

China cuenta ahora con 90 tribunales de bancarrota dedicados a dirimir los conflictos que surgen entre accionistas, acreedores y la propia empresa, haciendo el procedimiento más rápido y eficiente.

9 gráficos para entender la extraordinaria transformación de China a 40 años de sus reformas económicas La mayoría de los tribunales de bancarrota del país abrieron con el cambio de ley en 2015.

Ese año China "puso en marcha un nuevo entramado legal para dificultar el exceso de capacidad de las empresas con multas y medidas de calado", afirma Alicia García Herrero, de Natixis Bank y basada en Hong Kong.

Repunte de la deuda Otra de las razones que ha llevado a las autoridades a intervenir cada vez menos, dejando que las empresas inviables caigan, es el repunte de la deuda del país y el deseo de sanear la economía.

"Las quiebras son necesarias para imponer una disciplina de capital y tener un sistema más eficiente", afirma Colleran.

"China no se conforma con ser una de las principales potencias, está tratando de dominar el mundo" Los datos del FMI revelan que la deuda de China con respecto a su PIB ha pasado del 27% en 2008 al 55,5% en 2019. El doble.

"Los recursos de China se han erosionado a medida que la deuda ha seguido acumulándose y el déficit presupuestario se ha ampliado. En última instancia, esto debería ayudar a administrar mejor las empresas y a que los jugadores más débiles desaparezcan", dice Combes.

Pero lo que preocupa no es la cifra en sí, sino la velocidad con la que se ha llegado a ella, dice Mike Kerley de la gestora británica Henderson Investors.

Cambios, todos ellos, que nos siguen llevando a la pregunta: ¿cuán comunista es hoy la segunda economía del mundo?

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-50362987

Banca y Negocios • Colombia logró negocios por 44,7 millones de dólares en macrorrueda en China

Colombia logró negocios por 44,7 millones de dólares durante la primera Macrorrueda Internacional del país en Asia que se llevó a cabo en China y en la que participaron 98 empresas exportadoras colombianas, informaron este lunes fuentes oficiales.

ProColombia detalló en un comunicado que del total negociado, 2,6 millones de dólares corresponden a ventas realizadas durante el evento y los 42,1 millones de dólares restantes a intenciones de negocio en el corto y mediano plazo.

«Asia es uno de los mercados estratégicos de ProColombia para dar a conocer al país como un gran proveedor de bienes y servicios, con la meta de impulsar la diversificación de productos colombianos con valor agregado en ese continente, que tiene más del 60 % de la población mundial», afirmó la presidenta de la entidad, Flavia Santoro, citada en un comunicado de su despacho.

Santoro señaló que eventos como el realizado en Shanghái entre los pasados 12 y 15 de noviembre ayudan a posicionar a Colombia como un «destino turístico y de inversión y como proveedor de exportaciones no minero energéticas».

Las expectativas de negocio se lograron después de más de 1.000 citas entre 98 exportadores de 16 departamentos colombianos y 103 empresarios de 13 países.

Las compañías que concretaron negocios son principalmente de China, Corea del Sur, Vietnam, Singapur, India, Indonesia, Canadá y Estados Unidos, que trabajan en los sectores de agroalimentos, industrias 4.0 y sistema moda.

Entre esas estuvieron presentes Plati (Corea del Sur), Artisark Software Solutions (India), Mozzafiati y Maji Sports (Estados Unidos), Orientkafe (Vietnam), Kaola (China) y Kawan Lama Retail (Indonesia).

La Macrorrueda tuvo el apoyo de la Embajada de Colombia en China, la Alcaldía de Bogotá, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y el Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional, agregó la información.

Además de las citas de negocio, la delegación de empresarios colombianos visitó la Feria Food Hotel China (FHC) y dos parques tecnológicos para el desarrollo de biotecnología e inteligencia artificial, así como a la multinacional Huawei.

«Fue una experiencia muy enriquecedora. Estuvimos en lo que llaman el Silicon Valley de Shanghái, viendo nuevas y diferentes tecnologías que se pueden aplicar en Colombia. Visitamos ‘startups’ de inteligencia artificial y también a Huawei, que fue muy interesante para aprender sobre 5G», dijo María Isabel Escobar, presidenta de La Mar Media, empresa dedicada a la creación de contenidos animados.

Entre enero y septiembre de este año, Colombia exportó a China 56,5 millones de dólares en productos no minero energéticos como café, fungicidas, madera, cueros en bruto y preparados, plástico en formas primarias y flores frescas.

Fuente: http://www.bancaynegocios.com/colombia-logro-negocios-por-447-millones-de-dolares-en-macrorrueda-en-china/

15 de noviembre de 2019: Boletín bisemanal: Iniciativa para la Acción FOSPA VIII – Compartiendo información sobre empresas e inversiones chinas en la Panamazonía

Destacada Xi Jinping apuesta en BRICS para fortalecer presencia china en Latinoamérica Fuente: La Vanguardia Bolivia Carne de res boliviana ingresa oficialmente al mercado chino Fuente: El Periódico Brasil ¿Brasil negocia un tratado de libre comercio con China? Fuente: Fortuna Colombia Colombia: Empresas agroalimentarias proyectan posicionamiento en China Fuente: America Retail Ecuador Ecuador fue aceptado como integrante del banco chino de inversiones AIIB Fuente: El Diario Perú Perú participa en la feria internacional de alimentos en China Fuente: Agronoticias Venezuela Venezuela aumentará rubros exportables a China Fuente: Prensa Latina Regional Con nuevo presidente, Argentina evalúa mayores lazos con China Fuente: Diálogo Chino