RECONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LA TIERRA TIENE UTILIDAD GENERACIONAL