¿Los indígenas y las ONGs avanzan en la captura del poder en Bolivia?