García Linera y la tensión entre la industrialización y el vivir bien