CINCO «MITOS» DE LA INVERSIÓN PETROLERA EXTRANJERA EN BOLIVIA – SEGUNDA PARTE