Bolivia teme sufrir duros impactos por megarepresas que construye Brasil