Hidrocarburos en Latinoamérica

Violencia y gobernabilidad ante una nueva fase del extractivismo en Venezuela (APORREA)

PALABRAS CLAVE: EXTRACTIVISMO - HIDROCARBUROS - CHINA EN VENEZUELA - OPEP - PETRO-ESTADO - NEO-EXTRACTIVISMO PROGRESISTA  EMILIANO TERÁN MANTOVANI (APORREA) 2017.08.01 :  No hay prioridad más alta en Venezuela en la actualidad: evitar, desactivar (o detener) la guerra. El horizonte de paz más próximo es apenas el no desbordamiento masivo de todas las estrategias y pulsiones de muerte que se reproducen en el país. Expresiones extremas de violencia y barbarie; destrucción del entorno cotidiano; sectores radicalizados y fascistizados de la oposición venezolana que, a nuestro juicio, son el principal detonante de la situación; declaraciones y políticas gubernamentales soberbias, desafiantes e irresponsables; represión subida de tono y excesos de los cuerpos de seguridad del Estado; actores armados informales; la política exterior estadounidense más agresiva y frontal contra Venezuela en toda la historia republicana de nuestro país; los señores de la guerra. Todo un cúmulo de actores que unido a condiciones materiales y diversos factores sociales nos han acercado al filo del abismo en el que nos encontramos. Los dramáticos costos del desbordamiento de una guerra serían cargados principalmente en los hombros del campo popular, en los tejidos sociales, en la vida en sus territorios. Los ‘ganadores’ serían otros, en lo fundamental (aunque no únicamente) actores foráneos y transnacionales. Y las condiciones para la subsistencia y luchas de los pueblos y comunidades quedarían arruinadas. El fin de ciclo progresista en Venezuela se habría coronado con esta fase superior del “capitalismo del desastre” (Naomi Klein dixit). En esta situación es urgente y esencial recuperar el sentido, rescatar las facetas más democráticas que se han evidenciado en las expresiones populares en los últimos años en el país, reencontrarlas, articularlas, hacerlas masa crítica. Sumar rápidamente sensateces, configurar nuevas alianzas, re-abrirle caminos a la política. Crear deslindes con la cadena de agresiones políticas que desde la oposición y el Gobierno nacional nos han traído a la situación actual. Denunciar claramente y con fuerza los factores foráneos que promueven la violencia con sus políticas y declaraciones, los brutales cercos mediáticos internacionales contra Venezuela y la política intervencionista del gobierno estadounidense, que amenaza con hacernos mucho daño. En fin, organizarse para la paz, en vez de seguir avanzando hacia el precipicio al cual nos dirigimos. Nadie ha dicho que es cosa fácil, pero no tenemos otro camino. No obstante, conviene pensar también qué se está desarrollando en las entrañas de este proceso. Si en el corto plazo sorteáramos el desbordamiento de la beligerancia, es necesario reconocer que esa construcción de la paz en realidad será un camino largo. Pactos, acuerdos y negociaciones, grupos de interés en disputa y requerimientos de estabilidad política interna, la potencial construcción de nuevas hegemonías, están también en el escenario próximo, pero se sostienen sobre un hecho ineludible: las bases materiales que generan las condiciones para una alta intensidad del conflicto político y social persisten. La grave crisis del modelo rentista petrolero no es, a nuestro juicio, una circunstancia coyuntural:
  • hay una enorme volatilidad de los precios internacionales del petróleo, lo que volatiliza la economía venezolana;
  • el país está inexorablemente enganchado a los menos rentables y demandantes crudos pesados y extra-pesados (Faja Petrolífera del Orinoco);
  • se están desarrollando importantes cambios en el mercado energético global –dominado por los hidrocarburos– al tiempo que la OPEP tiene cada vez menos incidencia geopolítica;
  • esto implica que cada vez hay mayores dificultades para la captación de la renta petrolera, lo que además se vería agravado ante un proceso de flexibilización económica que favorecería aún más a las corporaciones transnacionales, en detrimento de la captación de excedentes del Petro-Estado venezolano;
  • pero no solo esto: las dificultades también se registran en la retención de la renta captada, la cual debe dirigirse en parte al pago de la deuda y sus servicios, o bien migra por fuga de capitales, entre otros factores;
  • la debilidad política del Petro-Estado y la crisis hegemónica potencian aun más la corrupción como forma de distribución de la renta, lo que dificulta sobremanera una centralización de la misma, y la puesta en marcha de políticas coherentes para salir de la crisis;
  • la severa crisis política, social e institucional también ha desestructurado buena parte de los canales de distribución rentística de la economía doméstica formal, prevaleciendo en cambio distribuciones a discreción y la economía informal;
  • el ejercicio de la violencia pasa a cumplir un rol más determinante en las capacidades políticas, institucionales y sociales para apropiarse de esta renta.
Estas condiciones materiales son ineluctables, evidencian los nexos entre la inestabilidad económica y la turbulencia política y al mismo tiempo nos señalan la configuración de nuevos esquemas de gobernabilidad y gobernanza. En este sentido, es necesario resaltar la relación que existe entre la re-estructuración del régimen de apropiación de la naturaleza (el relanzamiento y la reformulación del extractivismo en el país), de los mecanismos de captura y distribución de la renta (cambios en la arquitectura del capitalismo rentístico) y de los patrones de gobernabilidad y control social. Esta relación sufre transformaciones significativas en períodos de cambio histórico. El llamado “Pacto de Punto Fijo” (1958) se establecía en Venezuela sobre la base de hacer coherente los principios de una nueva gobernabilidad con los procesos de apropiación y acumulación de capital domésticos y transnacionales. Pero los tiempos han cambiado. La reciente aprobación del proceso Constituyente del día 30 de julio convocado por el Gobierno nacional, o bien el llamado “Compromiso Unitario para la Gobernabilidad”[1] presentado el pasado 19 de julio por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), dan cuenta explícita de su necesidad de construir un nuevo marco de dominación y control social. Solo que ahora deben adaptarlo a las condiciones de la profunda crisis del modelo histórico petrolero rentista, inaugurado a principios del siglo XX; y a los marcos de una crisis económica global y de peligrosas tensiones geopolíticas. El capital se filtra en las grietas de la crisis: rutas y coordenadas de una nueva fase del extractivismo A pesar de nuestros dramas sociales y políticos, del caos existente, de la crudeza del conflicto, el capital foráneo negocia, con bajo perfil, se posiciona, avanza, gana concesiones, rompe obstáculos, echa raíces en nuestros territorios. La beligerancia y el desastre no le son ajenos; si por un lado es inestabilidad, por el otro es también oportunidad de negocios. En los acuerdos se van trazando rutas y coordenadas de nuevos ciclos de acumulación, se van delineando nuevos códigos, estructuras y geografías del extractivismo en Venezuela. Podemos hacer un inventario general: ni la inestabilidad de los precios internacionales del crudo y el mercado energético mundial, ni el conflicto político nacional han detenido los acuerdos y las inversiones en la Faja Petrolífera del Orinoco, cinturón de petróleos no convencionales (pesados y extra-pesados) que, por sus costos y niveles de inversión e instalaciones requeridos, necesitan en cambio precios altos y estables. El objetivo: incrementar la producción. Desde principio de 2016 se ha anunciado la puesta en marcha de un proyecto para invertir unos US$ 9.000 millones para la perforación de 480 pozos, sobre lo cual se ha venido avanzando en anuncios y acuerdos desde entonces hasta la fecha. China National Petroleum Corporation, Rosneft, Schlumberger, Horizontal Well Drillers, Baker Hughes, Halliburton, entre otras, resaltan entre las corporaciones que suscriben los últimos acuerdos. La clave del negocio está en profundizar la flexibilización económica de los marcos que los regulan, lo que el presidente de Petróleos de Venezuela, Eulogio Del Pino, ha llamado “régimen especial de inversiones” para que los proyectos logren su pleno desarrollo[2]. Facilidades económicas, tasas de cambio flotantes, zonas de desarrollo económico especial, socios foráneos que no solo participen accionariamente sino que ahora traigan el financiamiento necesario para los negocios (en lugar de los desembolsos de caja que asumía PDVSA)[3], y algo importante: la cobertura de esas retribuciones y deudas con las corporaciones se basa en los barriles que provengan del aumento de la producción[4]. Esto es, más extractivismo para poder pagarles. Es el modelo de negocios de la Faja del Orinoco, que se proyecta al resto de los sectores de nuestra economía extractiva. Se cuenta también: la búsqueda de reconexión de pozos en el occidente de Venezuela (como los del Lago de Maracaibo), área de viejas explotaciones convencionales; relanzamiento de los grandes proyectos gasíferos offshore (como el Rafael Urdaneta), con el proyecto Cardón IV en la península de Paraguaná como punta de lanza, destacando la explotación del mega-campo ‘Perla’ en la cual la inversión ha sido 100% privada (Del Pino dixit) –Repsol (50%) y Eni (50%)[5]–; re-impulso y reactivación de obras de infraestructura para la exportación de commodities como el Puerto de Aguas Profundas de la península de Araya (13/6) orientado al comercio petrolero principalmente con el mercado asiático[6], la nueva fase de construcción del gaseoducto Venezuela-Colombia, el acuerdo de gaseoducto entre Venezuela y Trinidad y Tobago (PDVSA-NGC-Shell)[7] o los puertos para la producción de Carbozulia; nueva fase histórica de la minería, con el proceso de certificación de reservas, reactivación de minas que cayeron en el período de crisis o apertura de otras nuevas en todo el país, como el Arco Minero del Orinoco y la conformación de la empresa mixta ‘Siembra Minera’ (Gold Reserve, oro y cobre, empresa a la que el Estado venezolano adeuda  aproximadamente 992 millones US$)[8] para la explotación del proyecto "Las Brisas"; empresas mixtas y memorandos de entendimiento con compañías como Faoz (una incógnita), Afridiam (Congo) o China CAMC Engineering para explotar coltán en el municipio Cedeño, estado Bolívar; Endiama (Angola)[9], Guaniamo Mining Co. (EEUU) y empresas sudafricanas no anunciadas para explotar diamantes –en general las mineras junior suelen abrir el camino para la posterior aparición de las grandes corporaciones mineras–; pero también destaca la reactivación de las minas del proyecto de Lomas de Níquel (China Camc Engineering y Yankuang Group - sur de Aragua-Miranda)[10], reactivación de Carbozulia (mayo 2017) con miras a la estabilización y posterior expansión de la producción de carbón[11] (Inter American Coal, China CAMC Engineering  y Yankuang Group), sea en las minas ya existentes o en nuevas, como ‘Las Carmelitas’[12]; o finalmente proyectos más pequeños de minería no metálica para la extracción de fosfato en el Táchira, mármol en Anzoátegui (empresa Canteras y Mármoles) o sílice en Lara. Pero estas redes del capital que crecen y se expanden, estos nuevos métodos y marcos de negocios, no sólo evidencian una reestructuración económica en desarrollo –ciertamente inestable, contingente y maleable–, sino también revelan una específica correlación de fuerzas muy negativa para regímenes de intervención y proteccionismo estatal, formas de nacionalismo económico, y para el campo popular y la naturaleza. En este escenario van prevaleciendo cada vez más los intereses y agendas del capital transnacional, que trazan las rutas más estables y predecibles del rumbo económico a partir del mapeo de los “recursos naturales”. En esta específica correlación de fuerzas la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no ha estado al margen ni ha sido espectadora pasiva. Muy al contrario, ha sido actor principal para ir configurándola, a través de métodos cada vez más extremistas que impulsan este escenario del ‘capitalismo del desastre’. Porque, aunque se declare en el “Compromiso Unitario para la Gobernabilidad” que “la justicia social es la prioridad” y los “desfavorecidos y vulnerables serán el objetivo central”, el horizonte constituyente de esta coalición política derechista conservadora ha sido neoliberal. En muchos casos sin secretos (como en el llamado ‘capitalismo popular’ de Maria Corina Machado). En otros, que son la mayoría de los casos, se esconden detrás de una retórica vaga y generalista sobre progreso, bienestar y desarrollo, sin mencionar la prevalencia de mecanismos de mercado, recortes, corporativización y desregulación. Pero a pesar de las sutilezas e intentos de hermetismo al respecto, siempre afloran estas voluntades y políticas neoliberales. Por citar dos ejemplos recientes, el conocido empresario venezolano Gustavo Cisneros ha planteado que el modelo impulsado por Mauricio Macri en Argentina puede ser el idóneo para la Venezuela postchavista[13]; y aunque hayan criticado y sancionado hasta la saciedad el entreguista y devastador proyecto del Arco Minero del Orinoco, en mayo de este año el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, le aseguraba a las transnacionales mineras que asistían al ‘Latin American Downunder Conference’ en Australia que “una vez la democracia haya sido restaurada… las puertas estarán abiertas para recibir las inversiones” –our doors will be open to receive the investments[14], lo que va en consonancia con numerosas de las propuestas del bloque opositor de expandir el extractivismo en el país. La pregunta que surge ante esta puesta en escena y el desarrollo y expansión de esta red de capitales foráneos en Venezuela, es qué tipo de modelo de gobernabilidad y control social pudiera estar gestándose de la mano de este proceso, y cuál podría ser el rol de la violencia en el mismo. Adiós al ‘neo-extractivismo progresista’: violencia y nuevas gobernabilidades Replicando el patrón histórico-colonial de la división internacional del trabajo y la naturaleza, las inversiones extranjeras en la crisis actual siguen dirigiéndose en proporciones considerables a los sectores extractivos –como se evidencia por ejemplo en el anuncio de ‘Alianzas Estratégicas’ entre el Gobierno Nacional y empresas extranjeras (21 de julio), donde el 92% de las inversiones era para minería y 8% para turismo[15]–. No solo no aparece el giro productivo para poder paliar la situación de precariedad económica interna, sino que el capital y las élites políticas locales establecen acuerdos de largo plazo que nos atornilla a un horizonte de extracción y despojo, vinculado a recortes y desregulación. Se marcha el llamado “neo-extractivismo progresista”. El patrón que lo ha caracterizado se disuelve: la posibilidad de construir consenso social por la vía de la distribución masiva de las rentas presenta extraordinarios límites; la programática gubernamental sigue modificándose progresivamente; como ya se ha mencionado, continúan produciéndose cambios significativos en la correlación de fuerzas; y el contexto internacional va recrudeciendo aún más la competencia global por los “recursos naturales”. En este sentido, y en relación a la gobernabilidad de este probable nuevo extractivismo, cabe preguntarse si las diversas formas de violencia que se han desarrollado en el país son sólo expresiones de un conflicto político coyuntural o en cambio estas también se instalan y se incorporan a los dispositivos de dominación, trazando las coordenadas de un régimen de control social en formación. Sus orígenes provienen de al menos tres escalas geográficas diferentes: una violencia imperial-geopolítica, una estatal-nacional y una social-molecular. El contexto de intensa conflictividad y el colapso de la economía nacional han hecho prevalecer los marcos de un estado de excepción (que hasta el momento ha sido sectorizado), políticas de emergencia y conmoción, la creciente militarización de todos los ámbitos de la vida junto a mecanismos de intervención policial directa en barrios urbanos y rurales (como la llamada ‘Operación de Liberación del Pueblo’ - OLP). Esto no sólo se expresa en las actuales políticas del Estado, sino que se presenta como el horizonte de 'seguridad' de los partidos de la MUD. Recordemos que el líder de la oposición venezolana, Leopoldo López, ha señalado la necesidad de aplicar el modelo “exitoso” de seguridad del ex-presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, el cual podría emplearse de manera inmediata[16]. En el “Compromiso Unitario para la Gobernabilidad” 2017 de la MUD se expresa como uno de los primeros objetivos de “un próximo gobierno” el “Plan efectivo y contundente contra la inseguridad” (punto 1.3). Resalta también el empleo de actores armados informales por parte de los grupos políticos en disputa, que ejercen formas subterráneas de control social, generando formas directas de represión y terror en la población. Al mismo tiempo, el abanico de operaciones de intervención que han sido impulsadas al menos desde 2002 por los Estados Unidos para lograr el ‘cambio de gobierno’ en Venezuela se han hecho cada vez más explícitas e incisivas –vea las recientes declaraciones del director de la CIA, Mike Pompeo, sobre sus esfuerzos para lograr la ‘transición’ en el país[17]– y tienen notable incidencia en el desarrollo de la violencia en el país. Un potencial avance y triunfos de esta política norteamericana en Venezuela plantearía una transición desde mecanismos de financiamiento de operaciones de inteligencia y desestabilización hasta formas de militarización de impacto regional (en conexión con acuerdos como el Plan Colombia) y estrategias de contrainsurgencia como forma de controlar territorios. Por último pero no menos importante, también se registra el aprovechamiento de las crecientes formas de violencia social-molecular producto de las contradicciones sociales y territoriales (pobreza, exclusión, masificación de la corrupción y la impunidad), en especial a través de la cooptación de grupos criminales (urbanos y rurales) y la canalización de expresiones de fascistización social (evidentes básicamente en sectores de oposición al gobierno) que no solo generan crímenes de odio e intento de aniquilamiento del 'enemigo' (chavista) sino una profunda intimidación y terror en la población en general. La imposición del orden y la lucha contra 'agentes perturbadores' serán planteadas como los medios para la consecución de la ‘paz’ –la 'pacificación'. En estos casos es cuando la paz y la guerra se confunden más. Podríamos plantearnos reflexivamente la frase de Hanna Arendt cuando afirmaba en 1970 que la paz es la continuación de la guerra por otros medios. Para el caso venezolano, se han abierto ya nuevas preguntas sobre nuevas formas de poder, sobre la evolución de la estatalidad, sobre disputas territoriales por los bienes comunes. Y sobre todo, preguntarnos si terminaría de emerger una nueva versión de la economía de enclave del siglo XXI. Preguntas que además, tocan e interpelan a todo el resto de América Latina. Resurgir del colapso del rentismo: re-existencias y la recuperación de las agendas propias de los movimientos populares En Venezuela, todos los territorios y ámbitos de la vida cotidiana están en disputa. ¿Cuál es el horizonte, la estrategia, cuando la guerra y el estado de excepción van avanzando como régimen biopolítico para la acumulación de capital? Cuando la paz es invadida de guerra, se va haciendo más difícil saber qué es y dónde se encuentra. A pesar de ello, ésta se convierte en una prioridad. Pero es necesario resaltarlo: organizarse para la paz implica reconocer que esta también se teje desde abajo, que supone que hay que ir hilándola, expresándola en la vida en los territorios, recreándola en las formas mínimas de convivencia, respeto, consensos, desplazando a la guerra de los espacios que busca ocupar, a través de resistencias y vida. Se trata del ejercicio de las re-existencias (como lo planteara Adolfo Albán), en la medida en la que se resiste a los diversos dispositivos de violencia, explotación, exclusión y despojo de la expansión capitalista, a través también de la reproducción de la vida, de su reafirmación a través de las prácticas cotidianas y la construcción de alternativas concretas. Sin embargo, ¿cómo se puede enfrentar semejantes desafíos cuando el tejido social ha sido tan profundamente afectado, cuando se va desbordando el contrato social, cuando la barbarie se va normalizando, cuando se ha extraviado de tal forma el sentido en el país? Nuevamente, hay que mirar adelante. Todavía hay mucho que rescatar. Aunque este socavamiento del tejido social nos atraviesa, no es una condición estructural o definitiva. Toca volver a mirar e inventariar todas esas potencialidades existentes en el campo popular venezolano, sus expresiones de democracia radical, sus experiencias productivas, sus narrativas y agendas propias, las formas emancipatorias de su dinamismo político aluvional. A pesar de que existan enormes obstáculos y debilidades, son finalmente estos factores el sustrato, la esencia, de cualquier proceso alternativo a desarrollarse en los próximos tiempos. Pero también los tiempos invitan a reinventarse. El giro histórico-político de las luchas populares en Venezuela podría estar en la recuperación y re-centramiento de la dimensión territorial –abriéndose intempestivamente camino ante la irresistible primacía de los objetivos de escala nacional–; esto es, territorializar las luchas. Reconfigurar las localidades. Y tejer comunidad, en medio de las dificultades. Construir desde ya, alianzas con otros sectores de lo popular. Promover la creatividad, las éticas populares y el valor de la dignidad. Sin todas estas bases materiales, estas expresiones contrahegemónicas seguirán adoleciendo de organicidad, se evidenciarán débiles ante los numerosos dispositivos de guerra, tendrán una alta dependencia económica del Petro-Estado y los sectores privados y seguirán careciendo de resultados concretos en sus territorios para testimoniar ese mundo que sueñan transformar. ¿Qué nos queda por reivindicar en cuanto a las grandes narrativas políticas? No hay un panorama claro al respecto. Pero al menos, recuperar el sentido en el ámbito nacional apunta en principio a retomar las demandas económicas y políticas que han unido históricamente a los de abajo, unión que reconfiguraría la polarización, que sería planteada nuevamente entre los de arriba y el vasto conjunto de las clases desfavorecidas. Y a esto habría que añadirle las demandas de sostenibilidad y justicia ambiental, ante el creciente y dramático empeoramiento de la situación de los ecosistemas, bienes comunes y la vida ecológica que nos constituyen. Las dimensiones de la crisis estructural del capitalismo rentístico venezolano evidenciarán más claramente estas rutas a transitar. De plano conviene resaltar que la situación de potencial impago de la deuda externa unido a la descomunal corrupción que se ha devorado las cuentas públicas puede hacer converger a numerosas organizaciones populares, movimientos y comunidades en torno a una campaña nacional por la auditoría de todas estas cuentas del país. Se presentaría además una oportunidad para evidenciar los vínculos de la deuda y el desfalco con el extractivismo, en la medida en la que el respaldo material de estos procesos de despojo financiero global contra Venezuela son precisamente sus ‘recursos naturales’ y sus territorios. El relanzamiento del Arco Minero del Orinoco y todo el conjunto de proyectos que buscan re-colonizar viejas geografías y las nuevas fronteras de las commodities se realiza bajo esta racionalidad. De esta manera, podríamos tener la convergencia de luchas por la justicia en la distribución económica y ecológica al mismo tiempo. Algo nunca visto en la historia de las luchas populares venezolanas. Se nos vienen extraordinarios desafíos. La búsqueda de la paz navega en aguas turbulentas. Toca no perder el centro y tomar el timón con fuerza. Caracas, julio 2017   *Emiliano Teran Mantovani es Sociólogo de la Universidad Central de Venezuela, ecologista político y master en Economía Ecológica por la Universidad Autónoma de Barcelona. Investigador en ciencias sociales y mención honorífica del Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2015 por el libro ‘El fantasma de la Gran Venezuela’. Participa en el Grupo Permanente de Trabajo Sobre Alternativas al Desarrollo organizado por la Fundación Rosa Luxemburgo, en el Grupo de Trabajo CLACSO sobre ecología política  y ha colaborado con el proyecto EjAtlas - Justicia Ambiental con Joan Martínez Alier. Hace parte de la Red Oilwatch Latinoamérica.  
[1] http://www.asambleanacional.gob.ve/documentos_archivos/compromiso-de-gobernabilidad-de-la-mud-47.pdf [2]http://www.avn.info.ve/contenido/proponen-para-faja-petrol%C3%ADfera-del-orinoco-r%C3%A9gimen-especial-inversiones [3] https://www.youtube.com/watch?v=ECFjxwNUmfU&feature=youtu.be [4]http://www.avn.info.ve/contenido/consejo-nacional-econom%C3%ADa-productiva-se-re%C3%BAne-palacio-miraflores [5]https://www.repsol.energy/es/sala-prensa/notas-prensa/2015/07/06/repsol-pone-en-marcha-el-megacampo-perla-en-venezuela [6]http://www.eluniversal.com/noticias/economia/venezuela-china-acuerdan-inversiones-petroleras-por-4250-millones_656744 [7]http://www.telesurtv.net/news/Venezuela-y-Trinidad-y-Tobago-construiran-gasoducto-20170315-0063.html [8]http://vtv.gob.ve/siembra-minera-se-perfila-como-empresa-mixta-no-petrolera-mas-grande-en-venezuela/ [9]http://vtv.gob.ve/presidente-maduro-sostendra-encuentro-con-representantes-de-angola/ [10]http://avn.info.ve/contenido/venezuela-y-china-firman-acuerdo-400-millones-d%C3%B3lares-para-actividades-mineras [11]https://www.aporrea.org/economia/n309632.html [12]https://www.aporrea.org/actualidad/a243086.html [13]https://www.efe.com/efe/america/ame-hispanos/cisneros-cree-que-fin-de-la-crisis-venezolana-pasa-por-cuba-colombia-y-eeuu/20000034-3263847 [14] https://laradiodelsur.com.ve/2017/05/17/ministro-arreaza-denuncio-intento-de-boicot-por-parte-de-julio-borges-hacia-desarrollo-minero-de-venezuela/ [15] http://vtv.gob.ve/inversion-extranjera-631-millones-370-mil-dolares-fir… [16] https://www.youtube.com/watch?v=L-MQIeCOPCY [17] Pompeo afirmó el pasado 20 de julio que esperaba que se produjera una ‘transición’ en Venezuela y que trabajaban duro para comprender las cosas que allí ocurren y comunicárselas al Departamento de Estado y a los gobiernos de Colombia y México, de manera que obtuvieran los mejores resultados posibles https://www.youtube.com/watch?v=e1vFn3_5Xbw. Varias fuentes han revelado las diversas operaciones de intervención que se han aplicado desde el inicio de la Revolución Bolivariana. Por ejemplo, decenas de miles de cables revelados por Wikileaks han revelado apoyo a opositores al gobierno, desde la época del presidente Chávez. Citando un caso, la contratista de USAID/OTI ‘Development Alternatives Incorporated’ (DAI) reconocía que quienes organizaban las protestas contra el presidente Chávez en 2009 eran ‘nuestros financiados’ –‘are our grantees’https://wikileaks.org/plusd/cables/09CARACAS1132_a.html   LEA LA NOTA ENhttps://www.aporrea.org/actualidad/a250196.html
Read more...

Ecuador no recorta producción de petróleo según acuerdo OPEP

PALABRAS CLAVE: ECUADOR - PETROLEO - OPEP 20 MINUTOS.- Ecuador no está cumpliendo con el acuerdo de recortar su producción de petróleo según el pacto que realizó con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) debido a problemas fiscales ligados a la caída de los precios en el mercado mundial, dijo el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez. El ministro explicó en una entrevista la noche del lunes en la televisora Teleamazonas que tras el acuerdo con la OPEP Ecuador debía disminuir su cuota de producción en 26.000 barriles diarios. Sin embargo, al momento solo la ha reducido en 16.000 barriles por día. El petróleo es fundamental para la economía ecuatoriana porque cubre hasta 20% de los ingresos de su caja fiscal con las ganancias del hidrocarburo. "No estamos cumpliendo con la cuota que se nos impuso por las obvias necesidades que el país tiene", dijo Pérez en referencia a las dificultades que atraviesa Ecuador al buscar mayores ingresos para reducir su déficit fiscal, que podría alcanzar 7,5% del Producto Interno Bruto a fines de 2017. Sin embargo, el ministro de Hidrocarburos agregó que la producción de Ecuador, "no tiene mayor impacto en la producción total" de la OPEP debido a que el petróleo ecuatoriano representa una de las más pequeñas fracciones de la producción total del cartel petrolero. Ecuador produce 545.000 barriles de petróleo diarios. De éstos, 430.000 son originados por la petrolera estatal y el resto por empresas privadas. La OPEP y otros países petroleros que no forman parte de la organización decidieron en enero reducir la producción de petróleo en alrededor de 1,8 millones de barriles diarios de petróleo para acabar volver a impulsar los decaídos precios. VER MÁS ENhttp://www.20minutos.com/noticia/90158/0/ecuador-no-recorta-produccion-…
Read more...

En Colombia se susurra el fracking para aumentar reservas petroleras

PALABRAS CLAVE: FRACKING - COLOMBIA - PETROLEO La necesidad que tiene el país de acometer proyectos no convencionales en búsqueda de crudo para incrementar sus reservas petroleras ha comenzado a acercar a las partes que se encuentran en orillas separadas. Lo claro que quedó en el foro organizado por Acipet, la USO y Ecopetrol en Barrancabermeja, “Yacimientos no convenciones, retos y desafíos para Colombia”, es que las puertas no están cerradas para este tipo de iniciativas. Es la primera vez que el sindicato petrolero de la USO, Acipet, la asociación técnica de petroleros y Ecopetrol se reúnen para abordar un tema que preocupa a todos y al país general, informó lacomunidadpetrolera. Los pro y contras fueron expuestos en el evento. Lo claro del asunto es que todavía hay mucho desconocimiento del tema y muchos los mitos.  En medio de la discusión se conocieron algunas cifras que podrían potenciar la región, donde hace más de 100 años, apareció el petróleo en el territorio nacional. Actualmente la producción petrolero del Valle del Magdalena Medio es de 110.000 barriles diarios. Pero podría ser mayor, indicó el vicepresidente de Desarrollo y Producción de Ecopetrol, Héctor Manosalva. El presiente de la petrolera colombiana, Juan Carlos Echeverry, dijo ni Ecopetrol, ni el país ni la USO, “nos podremos dar el lujo de no ir por los convencionales, mucho menos Barrancabermeja y la refinería de la región”. En desarrollo de los proyectos de hidrocarburos no convencionales, en la región se podrían realizar inversiones de entre US$16.000 y US$42.000  millones para elevar la producción petrolera en un periodo de 26 años, de los actuales 102.000 barriles diarios a por lo menos 400.000 barriles por día. Según Manosalva se necesitaría perforar al menos 6.700 pozos y cada uno podrían tener un potencial de 750.000 barriles acumulados. El alcalde de Barrancabermeja, Darío Echeverri Serrano, indicó que está de acuerdo con la implementación de fracking, “si es compatible con el medio ambiente”. Destacó la importancia de este tipo de discusión y sobre todo que se de en una región donde se inició la industria petrolera del país. La región tiene un potencial de 4.500 millones de barriles de petróleo que también puede ser la salvación para la refinería de Barrancabermeja. Echeverri, el alcalde, está de acuerdo con el desarrollo de los no convencionales “siempre y cuando que sea sostenible, que sea amigable y compatible con el medio ambiente”. También señaló que ese petróleo debe permitir y generar desarrollo en las provincias y en las regiones. Insistió en que “sí se cumplen las condiciones ambientales  se desarrolle esa industria”. Recordó que el corregimiento de El Centro actualmente produce ente 60 y 70.000 barriles de crudo y apenas queda de regalías $7.000 millones. “Qué podemos hacer con $7.000 millones en un corregimiento que tiene 31 veredas y 26.000 personas y que hoy no tiene acueducto para toda la población, ni gas y que reclama vías e inversión social”, se quejó el mandatario municipal de Barrancabermeja. VER MAS EN: http://www.energia16.com/en-colombia-se-susurra-fracking-para-aumentar-…
Read more...

El metano emana peligrosamente a la atmósfera en México (5-07-2017)

Palabras clave: gas chale- gas de lutitas- México - emisiones de metano Emilio Godoy (IPS Noticias) 5-07-2017:  México transita hacia la explotación comercial del gas de lutitas, también conocido como de esquisto, con su inclusión en dos subastas de 24 bloques hidrocarburiferos, al mismo tiempo que el país padece dificultades para evitar y reducir las emisiones del metano de la industria. La crecient salida a la atmósfera de este gas, mucho más contaminante que el dióxido de carbono (CO2) y cuyas emanaciones se producen a lo largo de toda la cadena de producción, amenaza incluso las metas climáticas adoptadas por México dentro del Acuerdo de París, destinado a contener el recalentamiento planetario. “El gas shale (el vocablo inglés para las lutitas) es lo último que queda después de explotar los yacimientos fáciles de acceder y el que tiene mayores costos económicos, ambientales y energéticos. Es prácticamente imposible que un pozo no contamine”, dijo a IPS el investigador Luca Ferrari, del Centro de Geociencias de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). La estatal pero autónoma Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) emitió el 22 de junio la resolución sobre dos convocatorias de subasta de 24 bloques de gas y petróleo, que incluyen por primera vez reservas de esquisto y están localizados en cinco cuencas del norte, sureste y sur del país. Las licitaciones se realizarán el 12 de julio y los campos ofertados totalizan reservas estimadas en 335 millones de barriles (de 159 litros) equivalentes. Para el gobierno, excluir de la producción los hidrocarburos no convencionales equivaldría a una apertura parcial del sector de la energía, dadas las necesidades gasíferas del país, especialmente en el área industrial. La reforma energética de México, vigente  desde agosto de 2014, abre al sector privado, nacional y extranjero, la explotación, refinación, distribución y comercio de los hidrocarburos, así como la generación y venta de electricidad. En los depósitos de gas de lutitas, la molécula del hidrocarburo está atrapada en esas rocas sedimentarias muy profundas, que requieren para perforarlas la inyección cuantiosa de una mezcla de agua, arena y aditivos químicos, considerados nocivos para la salud y el ambiente. El gas y el petróleo se liberan mediante esa técnica de fractura hidráulica (fracking, en inglés), que deja masivos volúmenes de desechos líquidos que deben tratarse para su reciclaje y de emisiones de metano, más contaminante que el dióxido de carbono, el mayor responsable del calentamiento planetario. México, potencia en esquisto La estadounidense Administración de Información de Energía (EIA, en inglés) sitúa a México en el sexto lugar mundial en reservas de gas de lutitas técnicamente recuperables, detrás de China, Argentina, Argelia, Estados Unidos y Canadá, con un volumen de 545 billones (millones de millones) de pies cúbicos, en un análisis sobre 137 depósitos en 41 países. En petróleo de esquisto, el país ocupa el séptimo puesto. Pero la CNH maneja estimaciones de reservas probables más moderadas, del orden de 81 billones de pies cúbicos. “La regulación existente está basada en las mejores prácticas, pero se ha abandonado la filosofía de la protección ambiental. La explotación ahonda la inequidad en las externalidades negativas, como el impacto ambiental. Es una imprudencia subastar campos sin disponer de una debida evaluación de sus impactos ambientales y sociales”, señaló a IPS el investigador Ramón Torres,  del Programa de Estudios del Desarrollo, también de la UNAM. En marzo, la estatal Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente, responsable de vigilar la operación del sector de hidrocarburos, publicó un paquete de disposiciones sobre la exploración y extracción de las reservas no convencionales. Esa regulación identifica riesgos por derrames del fluido de fracturación, aumento en la demanda de agua, contaminación causada por fugas de metano u otros compuestos orgánicos volátiles provenientes del pozo, polución ocasionada por liberación de sustancias y por la inyección de fluido de retorno y agua congénita, que regresan de la perforación. Las normas señalan que el fluido utilizado en el fracking retorna en proporciones de 15 a 80 por ciento, según el pozo. En cuestión de polución atmosférica, cita la emisión de óxidos de nitrógeno, benceno, tolueno, metano y carbón negro. Al respecto, impone medidas a las empresas como verificar la integridad del pozo, aplicar procedimientos para la prevención de fugas de gases, revelar la composición de los fluidos de perforación. También prohíbe el venteo de gas y restringe su quema. Desde 2003, la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) ha perforado mediante fractura hidráulica –una técnica no usada solo para el esquisto- al menos 924 pozos en seis de los 32 estados del país, según datos de la no gubernamental CartoCrítica. De ellos, al menos 28 se confirmó que son de crudo no convencional. Emisiones de gas En ese contexto,  México enfrenta problemas para reducir las emisiones de metano. En 2013, el país lanzó a la atmósfera 126 millones de toneladas, de las cuales 54 millones provinieron del sector agropecuario, 31 millones, del petróleo y gas, 27 millones, de residuos.  El resto se originó en generación eléctrica, la industria y la deforestación. El uso de gas para generación eléctrica aportó al menos 0,52 millones de toneladas. En total, la segunda economía de América Latina emitió 608 millones de toneladas de CO2 durante ese año. Pemex Exploración y Producción, filial del grupo estatal,  indicó que en 2016 sus emisiones de metano totalizaron 641.517, 36 por ciento más que el año previo. La extracción en aguas marinas poco profundas aportó 578.642 toneladas, en campos terrestres, 46.592; el almacenamiento y distribución de hidrocarburos, 10.376; en campos de gas no asociado al petróleo, 5.848, en campos no convencionales, 57 toneladas. Desde 2016,  Pemex cambió la forma de reportar el CO2 y otros gases de efecto invernadero (GEI), pues previamente lo hacía por regiones productivas, lo cual dificulta el análisis comparativo. Un año antes,  la Región Marina Noreste, que abarca el golfo de México y donde están los mayores yacimientos petroleros marinos, contribuyó con 287.292 toneladas. Las emisiones se contrajeron presumiblemente a causa de la reducción de la producción de hidrocarburos, debido a la baja internacional de los precios y la caída de recursos financieros de Pemex. Pero entre 2012 y 2014 las emisiones aumentaron 329 por ciento, al saltar de 141.622 toneladas a 465.956, presuntamente por el incremento del venteo y quema de gas (asociado o no a los pozos de crudo), al carecer Pemex de la tecnología necesaria para capturar el gas. La reducción de esa práctica llevó a Pemex a bajar ese nivel de 2009 a 2011, luego de que los GEI crecieron entre 2007 y 2009. Para Ferrari, es un problema técnico y económico. “El primer paso es evitar el venteo”, pero ese requiere de inversión, planteó el experto. En 2015, México quemó 5.000 millones de metros cúbicos, que lo sitúa en el octavo puesto mundial, el mismo que en la intensidad del venteo, la relación entre los metros cúbicos de gas quemados por barril de petróleo producido. Así lo afirman cifras de la Asociación  Mundial para la Reducción de la Quema de Gas, promovida por el Banco Mundial con la meta de erradicar esas prácticas para 2030. México es uno de los 24 gobiernos que forman parte de la iniciativa, junto a Guyana Francesa y Perú por América Latina, respaldada también por 31 empresas petroleras –donde no está Pemex- y 15 instituciones financieras multilaterales. El Banco Mundial publicará este año el primer informe sobre la quema y venteo del gas. Torres y Ferrari coincidieron en que el volumen de gas aportado por la fractura hidráulica no bastará para cubrir la demanda interna. “El volumen susceptible de explotación es reducido e insuficiente”, aseguró Torres. Cálculos de Ferrari indican que la obtención de gas alimentaría solo 10 meses de consumo interno. En mayo, México produjo 5.299 millones de pies cúbicos por día de gas e importó 1.790 millones. Mientras, extrajo 2,31 millones de barriles diarios de petróleo. Ese mismo mes, la Secretaría (ministerio) de Energía actualizó el Programa Quinquenal de Licitaciones para la Exploración y Extracción de Hidrocarburos 2015-2019 y fijó como nueva meta subastar reservas por casi 31.000 millones de barriles equivalentes de hidrocarburos no convencionales. Lea la noticia: http://www.ipsnoticias.net/2017/07/el-metano-se-evapora-de-las-manos-en…
Read more...

Petroperú detectó otra fuga de petróleo en el Oleoducto Norperuano (19-06-2017)

Palabras clave: Perú- oleoducto-  tramo II del Oleoducto Norperuano- derrame SemanaEconómica.com. 19-06-2017: Se trata de una conexión clandestina en el desierto de Sechura para robar crudo, según la empresa petrolera. Petroperú registró otra fuga de petróleo en el kilómetro 811, en el tramo II del Oleoducto Norperuano el domingo 18 de junio a las 08:30 horas. Terceros habrían perforado la tubería con el fin de sustraer el crudo, según la empresa estatal. La conexión clandestina produjo la avería en el oleoducto y la consecuente fuga de petróleo en el desierto de Sechura, en Piura. Petroperú ya controló el derrame. Los trabajos de contención del producto para evitar que el petróleo se desplace culminaron a las 03:10 horas de hoy. “Se está procediendo con la reparación del ducto”, indica la empresa. “El incidente se produjo en una zona desértica donde el ducto está enterrado a una profundidad de 1.50 metros, por lo que no se ha afectado cuerpos de agua ni a poblaciones cercanas. Se está determinando el volumen de petróleo derramado”, informó Petroperú El incidente ha sido informado a Osinergmin y el OEFA. Además, se denunció el hecho ante la Policía Nacional del Perú y el Ministerio Público de Sechura. La empresa estatal recuerda que se han producido 38 incidentes similares con daño a la tubería en el Tramo II del Oleoducto Norperuano, habiéndose efectuado capturas, procesos judiciales e incautación de camiones cisternas. Actualmente, se desarrolla la fase de pruebas finales para reiniciar operaciones en el Tramo II del Oleoducto. Las reparaciones terminarían en julio. Leer noticia: http://semanaeconomica.com/article/legal-y-politica/politica/232096-pet…
Read more...

Petrobras quiere ofertar públicamente su red de gasolineras BR Distribuidora

Palabras clave: Brasil- Petrobras Energía16. 16.06.2017: La petrolera brasileña Petrobras revivirá los planes para una oferta pública inicial (OPI) de acciones de su red de gasolineras BR Distribuidora, a fin de reducir su deuda y su exposición a inversiones de bajo retorno, según informó el presidente ejecutivo, Pedro Parente. La empresa dijo a través de un comunicado que la OPI de la unidad consistirá en títulos existentes, un mecanismo conocido como una oferta secundaria. Parente no especificó los términos ni un calendario para la salida a bolsa, pero si el directorio aprueba el plan en julio, las acciones podrían colocarse en octubre, si se consideran los plazos normales de las emisiones en Brasil. “Vemos condiciones de mercado extremadamente favorables, con inversores dispuestos a pagar altas valoraciones para alentar a que buenas compañías listen sus acciones”, dijo Parente. Petrobras está recurriendo cada vez más a reducciones de costos, ventas de activos, escisiones y recortes de gastos de capital para bajar su deuda de alrededor de US$100.000 millones y pasar la página de un enorme escándalo de corrupción. BR Distribuidora, que controla la mayor red de distribución de gasolinas, etanol y diesel de Brasil, fue valorada en alrededor de 10.000 millones de dólares por analistas de UBS Securities hace dos años. Leer noticiahttp://www.energia16.com/petrobras-quiere-ofertar-publicamente-su-red-d…
Read more...

Renta petrolera y electrificación en Venezuela: Análisis histórico y transición hacia la sostenibilidad (UNIVERSIDAD DEL ZULIA)

Autores: López-González, Alejandro * Domenech Lega, Bruno ** Ferrer-Martí, Laía Cuadernos Latinoamericanos. Año 29  Enero - Julio 2017 UNIVERSIDAD DEL ZULIA   RESUMEN "En este trabajo se estudia la relación entre el desarrollo eléctrico y la industria eléctrica de Venezuela, su dependencia y las políticas energéticas de los gobiernos del período de Democracia Representativa (1958-1998) y de Democracia Participativa (2004-2014). La metodología utilizada consistió en un análisis histórico comparativo de los datos de la capacidad eléctrica instalada y de la energía eléctrica consumida per cápita recopilado por la Comisión de Integración Energética Regional para América Latina, con especial atención en los siete países más poblados de la región, incluida Venezuela. Se comparan estos datos con los precios y producción petrolera de la British Petroleum y de la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Los resultados obtenidos revelan que los ingresos petroleros y la disponibilidad de combustibles nacionales para la expansión termoeléctrica de la capacidad de generación provocaron dependencia en la industria eléctrica, iniciada con la democracia representativa y agravada en el período de democracia participativa. La comparación de ambos períodos evidencia que el sector eléctrico venezolano se encuentra en su crisis más grave debido a que las perspectivas de corto y mediano plazos indican que el Estado no podrá continuar con el subsidio de los combustibles. Se concluye que, en el contexto institucional actual, el uso de energías renovables para la generación eléctrica, más que un asunto medioambiental, es un tema relacionado con la sostenibilidad económica del sistema eléctrico venezolano." Palabras Clave: Industria eléctrica venezolana, renta petrolera, transición a la sostenibilidad, centrales termoeléctricas, energías renovables
Read more...

Bolivia y Paraguay analizan compra y venta de GNL

Gas. Invitaron a YPFB a explorar hidrocarburos en el país vecino
Los gobiernos de Paraguay y Bolivia discuten la posibilidad de que la petrolera estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) pueda exportar gas natural licuado (GNL) al mercado paraguayo a través de la hidrovía Paraguay-Paraná.
Para tratar éste y otros temas, el viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, Álvaro Arnez, se reunió ayer en su despacho con el viceministro de Minas y Energía de Paraguay, Mauricio Bejarano.
En una nota de prensa enviada a este medio, el Ministerio de Hidrocarburos y Energía informó que ambas autoridades discutieron la posibilidad de exportar GNL al mercado paraguayo “mediante una integración fluvial”.
La delegación paraguaya estuvo conformada también por el director de Hidrocarburos de ese país, Julio Albertini, señala el boletín de prensa de esa cartera de Estado. Bejarano y Albertini ratificaron el interés de su país por comprar gas licuado de petróleo (GLP) y GNL boliviano, además de que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) explore hidrocarburos en territorio paraguayo.
La reunión se instaló en el marco del acuerdo firmado en junio último entre los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Paraguay, Horacio Cartes, en el Palacio de López de Asunción.
A su turno, el viceministro Arnez expresó el interés boliviano de impulsar la integración energética con Paraguay; en una primera fase, con la exportación y comercialización de GLP, para luego analizar la venta de GNL a través de la integración fluvial entre ambos países, indica el reporte del ministerio del área.
Read more...

La producción de crudo de Venezuela llegará a los 3 millones de barriles este año

El potencial en la producción de crudo de Venezuela es innegable. Cuenta con la Faja del Orinoco, la mayor reserva petrolífera del mundo que integra 299,9 miles de millones de barriles (MMMb), y la petrolera estatal PDVSA ha puesto en marcha un plan con nuevos desarrollos para reactivar la producción y poder desarrollar todo el potencial.
Este plan ya está dando sus frutos para dejar atrás unos años donde el crecimiento de la producción de la Faja fue eclipsado por el declive de algunos campos petroleros, lo que estancó la producción durante los últimos ejercicios. Con motivo de una visita de periodistas internacionales a la Faja, el presidente de PDVSA, Eulogio del Pino, explicó que con los nuevos desarrollos la producción ha crecido en 40.000 barriles diarios tan sólo en cuatro meses.
Gracias a estos datos, las previsiones que maneja la petrolera son elevar la producción este año hasta los 3 millones de barriles diarios (MMbd), desde los 2,85 barriles en los que se encuentra actualmente. En concreto, el objetivo que se ha marcado la compañía es aumentar la producción en, por lo menos, 100.000 barriles día para finales de este año.
Para conseguirlo, se acelerarán los trabajos en los nuevos proyectos y se perforarán entre 800 y 950 pozos este año en la Faja. En concreto, este área alcanzará una producción de 1,45 MM de barriles a final de año. Para los próximos años, se estima que la producción de crudo extra pesado de la zona alcance los 2,31 MMbd. El coste medio de esta nueva producción caerá en 7 dólares por barril (dos dólares para la producción y 5 dólares para el mejoramiento),  y se situará en 10 dólares el barril, ya que Venezuela ha puesto en marcha incentivos y facilidades fiscales para atraer inversión, como autorizar el cambio de divisa a un tipo más favorable.
Un elemento importante de la producción en Venezuela son los mejoradores para procesar el crudo extra pesado. Actualmente, la Faja cuenta con cuatro instalaciones de este tipo y las paradas para realizar las labores de mantenimiento son un hito importante para asegurar y proteger los niveles de producción.
Cabe recordar que entre diciembre de 2014 y enero de 2015 se realizaron los trabajos de mantenimiento y se pararon las operacionales del mejorador, ubicado en el Condominio Industrial José Antonio Anzoátegui, y que es propiedad de la empresa mixta Petrocedeño, donde están presentes Total y Statoil en alianza con PDVSA.
Fue entonces cuando Venezuela decidió poner en marcha un proyecto piloto con el objetivo de que no se detuviera la producción con motivo de la mencionada parada del mejorador. En concreto, se importó crudo ligero de Argelia aprovechando la caída de precios para mezclarlo con el petróleo extrapesado y venderlo como crudo mediano. Los directivos de PDVSA explicaron que quedaron muy satisfechos con este proyecto piloto y están en negociaciones avanzadas con Argelia, Nigeria y Angola para importar crudo ligero. Ahora, todas las miradas están atentas a las labores de mantenimiento de los otros tres mejoradores, que están previstas para finales de este año y el próximo, por lo que  en breve volvería importar crudo ligero.
Read more...

Producción de petróleo se mantiene por encima del millón de barriles en Colombia Colombia

El estudio de la Superintendencia sobre la situación de algunas empresas del sector confirma, sin embargo, la necesidad de contar con medidas inmediatas para dinamizar esta industria, hecho en el que se viene trabajando conjuntamente entre la ACP y el Gobierno Nacional.
Un estudio de la Superintendencia de Sociedades confirma la necesidad de tomar medidas para dinamizar la industria de hidrocarburos.
La producción de crudo en el país se ha mantenido por encima del millón de barriles diarios (bpd) desde octubre de 2014 (1.004.340 bpd), alcanzando en marzo de 2015 un promedio de 1.021.000 (bpd).
"Dicho comportamiento ha sido resultado, principalmente, de las inversiones que realizaron las compañías a lo largo de 2014 en pozos de desarrollo y recobro mejorado especialmente en campos maduros en Meta y Arauca, lo cual ha permitido obtener volúmenes de producción superiores al millón de barriles en los últimos seis meses", informa la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP).
La ACP también explica que un factor externo que ha facilitado la producción y el transporte del crudo tiene que ver con la "reducción de los atentados a la infraestructura petrolera, que disminuyeron a 136 en 2014 (frente a 228 en 2013), tendencia que se mantuvo en los dos primeros meses de 2015, cuando se registraron solo tres atentados, frente a 27 en el mismo periodo de 2014".
Sin embargo, la meta del millón de barriles está en riesgo dado la caída del 25% en la inversión en pozos de desarrollo que, con el recobro mejorado, son los que permiten reemplazar los barriles que se pierden por el declive natural de los campos maduros (entre 17% y 20% anual).
En cuanto a la materia exploratoria, el informe de la ACP dice que siguió deteriorándose y evidenciando el efecto negativo de la fuerte caída de los precios sobre la liquidez de las compañías petroleras. "Durante el primer trimestre de 2015 se ejecutaron tan sólo 277 km equivalentes (km eq.) de sísmica, lo que significó una caída de 96% frente al mismo periodo de los últimos 4 años (6.6 mil km eq.) En línea con esta tendencia, entre enero y marzo se perforaron solo 7 pozos exploratorios, lo que representa una disminución de 80% frente al promedio de 35 pozos perforados en el primer trimestre de los años 2011 a 2014".
En este escenario, la ACP y el Gobierno Nacional continúan adoptando y examinando nuevas medidas relacionadas con la flexibilización de contratos, traslados de inversiones e incentivos de carácter fiscal para impulsar al sector y mitigar la crisis de bajos precios internacionales del crudo.
Estudio de la Superintendencia de Sociedades. Por otro lado, la ACP retoma un informe revelado por la Superintendencia de Sociedades frente al posible riesgo de insolvencia de algunas compañías del sector y manifiesta que es usual que se realice este tipo de estudios, pero es importante tener en cuenta que por tratarse de una muestra de empresas operadoras y de servicios, es necesario analizar cada caso de manera individual.
"Es importante anotar que no debe sorprender el que haya empresas del sector con resultados negativos, pues es usual que las empresas exploradoras de la industria extractiva muestren estas cifras durante los años en los que todavía no cuentan con producción de petróleo o gas. Esta es una industria intensiva en capital que asume riesgos en busca de retornos de mediano y largo plazo", añade.
El estudio de la Superintendencia sobre la situación de algunas empresas del sector confirma, sin embargo, la necesidad de contar con medidas inmediatas para dinamizar esta industria, hecho en el que se viene trabajando conjuntamente entre la ACP y el Gobierno Nacional.
Las empresas operadoras en el sector hidrocarburos siguen comprometidas con el país y pendientes de que las condiciones fiscales y operacionales les permitan seguir adelante con sus planes de inversión, en especial en las actividades de exploración. Los recursos fiscales derivados de esta industria serán fundamentales para las inversiones en paz, equidad y educación que tanto requiere el país
Read more...