Blog

Back to Blog

Reducir la producción en minas de oro

Para la mayoría de los productores de materias primas, menos oferta puede significar precios más altos y más ganancia. En el caso del oro, no tanto.
Con el lingote cerca de un mínimo en cinco años y los inversores deshaciéndose del metal que acopiaron durante alrededor de un decenio, algunas compañías mineras están perdiendo dinero y la producción se apresta a caer por primera vez desde 2008. Si la historia sirve de guía, las reducciones tendrán escaso impacto en el mercado.
El oro es considerado mayormente un activo financiero, desde las barras y las monedas hasta las joyas traspasadas a herederos y cada onza que alguna vez fue extraída de la tierra todavía existe, ya que el metal reciclado representa más de un cuarto del suministro anual. La última vez que las minas redujeron las actividades, el oro de todos modos cayó un 29 por ciento ingresando en un mercado a la baja. Ni siquiera los superávits en 2010 y 2011 evitaron que los precios alcanzaran récords.
La incógnita es si cerrar o no la producción significará alguna diferencia en el precio del oro?, dijo Paul Gait, analista en Sanford C. Bernstein Co. en Londres.
Producción minera
La producción minera global avanzó 24 por ciento en una década hasta un récord de 3.114 toneladas métricas en 2014, dado que las empresas excavaron más para aprovechar un mercado alcista de 12 años en los precios, según datos de la firma investigadora del sector GFMS, una unidad de Thomson Reuters Corp. Bloomberg compite con Thomson Reuters vendiendo información financiera y legal y sistemas de contratación.
Aproximadamente 65 por ciento del oro que se extrae o recicla se utiliza en joyería o en artículos industriales, en tanto el resto se vende a inversores.
El oro se desplomó 40 por ciento desde un récord de US$1.921,17 la onza en septiembre de 2011 cuando los compradores perdieron la fe en el metal como reserva de valor. Las perspectivas de tasas estadounidenses más altas y un dólar más fuerte empujaron al metal hasta US$1.077,40 el 24 de julio, el nivel más bajo desde febrero de 2010.
Desde entonces, los lingotes han recuperado casi 6 por ciento hasta US$1.148,56 a raíz de que devaluaciones cambiarias desde China hasta Kazajistán y una liquidación global de títulos aumentaron la demanda de un refugio. Los precios cayeron 0,6 por ciento a las 8.24 am hora de Londres el martes.
A pesar de la recuperación, los precios no son lo suficientemente altos para algunos productores. Un 10 por ciento de las minas del mundo está perdiendo dinero, según la firma de investigación Metals Focus Ltd. con sede en Londres. La producción comenzará a bajar ya a comienzos del año próximo, dijeron los máximos responsables ejecutivos de Randgold Resources Ltd. y de Polymetal International Plc. El máximo responsable ejecutivo de Gold Fields Ltd. espera una ?gran caída? respecto de 2018, mientras que HSBC Holdings Plc predijo que la caída será de 25 toneladas este año.
Con los precios alrededor de US$1.100, la producción probablemente caerá 18 por ciento hacia fines de la década, estima Metals Focus. Esto se debe a que el sector necesita, en promedio, US$1.200 para cubrir los gastos cuando se consideran todos los costos, según James Sutton, gerente de cartera en el Natural Resources Fund de US$2.000 millones en JPMorgan Chase Co.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog