LA ENERGÍA DEBE SER CONSIDERADA COMO UN DERECHO, YA NO COMO UNA MERCANCÍA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *