Extracción intensiva de oro trae conflictos y daños ambientales

El pasado viernes, en Mapiri se reportaron enfrentamientos entre comunarios y cooperativistas, y según expertos el oro se explota en regiones sin control.

La explotación intensiva de oro con impactos en el medio ambiente puede generar más enfrentamientos con comunidades, como ocurrió la semana pasada en Mapiri, si es que el Estado no regula la actividad, advierten analistas.

La disputa por territorios mineros entre la comunidad Lecos de Charopampa y la Cooperativa Minera 15 de mayo dejó un saldo de 14 efectivos policiales y un comunario heridos.

 El analista en minería Carlos Sandi informó que los altos precios del metal provocan conflictos entre cooperativistas que trabajan con cierta protección “política” y comunarios en las regiones auríferas que buscan participar de la explotación.

“Por otro lado las comunidades están en diferentes zonas y tienen sus chacras para sembradíos, pero no hay regulación para delimitar donde se pueden dar asentamientos de vivienda y generar agricultura y hasta donde explotar oro. Es como una tierra de nadie”, observó.

El exministro de Minería Jorge Espinoza sostuvo que uno de los problemas de la explotación del oro es el daño al medio ambiente, ya que las cooperativas apelan al uso del mercurio.

Ese elemento envenena los ríos, que para muchas comunidades aledañas en las zonas de explotación minera sirven para la agricultura.

Añadió que en los últimos años por los buenos precios del oro que trepó encima de 1.800 dólares la onza troy, el número de cooperativas se disparó.

Este sector vende su producción a empresas que transforman el metal en oro metálico que se exporta a Emiratos Árabes, pero las regalías son mínimas.

 La alícuota por la explotación que debería ser de 7%, es de apenas 2,5%.

Además, Espinoza indicó que en muchos ríos se observa a gente colombiana o china con maquinaria y dragas para explotar a mayor escala el oro.

Sobre el conflicto entre comunarios y cooperativistas, la defensora del Pueblo, Nadia Cruz, manifestó que la institución hace seguimiento a seis conflictos mineros en La Paz. “Mapiri no es reciente, pero ninguna explotación de oro debe estar encima de los derechos de los pueblos, ni derechos de la madre tierra, pero en este caso no se puede negar que hay afectación al medio ambiente”, subrayó.

Las cooperativas piden a las autoridades mineras la intervención militar en la zona.

Página Siete