Anuncio de venta revela pugna por el control de la Minera San Cristóbal

El emprendimiento todavía no se ha vendido, pero empresarios bolivianos ya revelaron que están en conversaciones para comprarlo.

Sí, pero no. Existen negociaciones para la venta de la empresa Minera San Cristóbal, pero, como el negocio no se ha cerrado, esta sigue bajo el control de su actual propietaria, la transnacional Sumitomo Corporation Group. Ese es el resumen de los anuncios y comunicados que fueron emitidos este domingo en una de las jornadas más agitadas para la economía boliviana.

El anuncio de la intención de compra de San Cristóbal fue toda una sorpresa. Se decidió hacerlo desde Potosí, debido a que el proyecto minero se encuentra en este Departamento. Fue lanzado desde el hotel Coloso, de propiedad del grupo ORSA, y a través del máximo representantes de los empresarios bolivianos, el cruceño Luis Fernando Barbery, que es el presidente de la prestigiosa Corporación Unagro, la productora del azúcar y alcohol Guabirá.

Pero, por la tarde, un comunicado de Sumitomo parecía volcar la torta. Se habló de desmentido pero, al leer el documento con calma, se advirtió que lo único que se desmentía era la venta de la empresa, pues esta todavía no se ha ejecutado. De todas maneras, en la conferencia de prensa en la que se hizo el anuncio tampoco se dijo que la compra se había cerrado.

Lo que sí se confirmó es el interés de empresarios bolivianos en comprar San Cristóbal. Averiguar sobre la negociación arrojó por resultado que existen otros interesados entre los que se cuenta el empresario venezolano Carlos Gil y al boliviano Jhonny Delgado. Sobre el primero se dice que tiene negocios vinculados al chavismo mientras que el segundo ya apareció en las negociaciones iniciales para desarrollar el proyecto San Cristóbal.

En realidad, el yacimiento no es nada nuevo. Fue explotado por los españoles en tiempos coloniales, cuando no existía la tecnología para desarrollar explotación a rajo abierto, que es lo que se hace en San Cristóbal.

La empresa ya cambió de manos una vez porque primero fue desarrollada por Apex Silver y luego fue adquirida por Sumitomo una transnacional japonesa que se caracteriza por su ética y disciplina.

Por alguna razón, que no se pudo averiguar por vías oficiales, se habló de la venta de San Cristóbal en un momento en que la plata alcanza altas cotizaciones. La posibilidad también ha revelado las preferencias de los acftores económicos.

Para el Instituto Boliviano de Comercio Exterior, por ejemplo, lo más conveniente sería que la empresa sea comprada por inversionistas bolivianos que orientarían sus inversiones hacia el país, y de esa manera crearían fuentes de trabajo.

Sumitomo puso distancia de los anuncios realizados en conferencia de prensa y dijo que mantiene el control de San Cristóbal, lo cual es cierto porque la empresa no ha sido vendida. Dijo que la empresa no se ha vendido, pero no desmintió que haya negociaciones para su venta.

Publicado en: El Potosí