La improbable revolución del gas de esquisto: Europa