Blog

Back to Blog

El Periódico de la Energía • La mayoría de las emisiones de combustibles fósiles provienen de las pérdidas de energía

La cuantía de la contribución de los combustibles fósiles al mix energético mundial sobrepasa su utilidad. Y eso se debe a que gran parte de la energía de la quema de combustibles fósiles se pierde como calor residual y ruido.

La eficiencia media de las centrales eléctricas de carbón a nivel mundial es de aproximadamente el 33%, según la Asociación Mundial del Carbón. Es decir, solo un tercio de la energía encerrada en los ‘terrones negros’ se convierte en electricidad. Muchos automóviles modernos con motores de combustión interna tienen una eficiencia de aproximadamente el 20%, transformando solo una quinta parte de la energía de la gasolina en movimiento.

Para ser exactos, conviene previamente definir los términos. La “energía primaria” es la medida de energía que se encuentra en la naturaleza, digamos bloques de carbón o petróleo crudo. La “energía final” es lo que está disponible para que lo usemos en forma de gasolina o electricidad. Y la “energía útil” es la fracción que se convierte, por ejemplo, en mover un automóvil o iluminar una habitación.

Aunque los combustibles fósiles cubren aproximadamente el 80% de la demanda de energía primaria del mundo, son responsables de solo el 60% de su energía útil, según BloombergNEF (BNEF). Dicho de otra manera, el 20% de la demanda mundial de energía primaria hoy se satisface con fuentes no fósiles, y esas fuentes son responsables del 40% de la energía útil mundial.

El New Energy Outlook 2020 de BNEF ofrece dos escenarios principales para el futuro. El escenario de transición económica extiende las tendencias actuales, donde las energías renovables se vuelven más baratas y los vehículos eléctricos más comunes, y el escenario climático postula que los gobiernos se toman en serio el cambio climático y presionan por fuertes recortes de emisiones.

En el escenario de transición económica, para 2050, los combustibles fósiles aún pueden proporcionar el 70% de la energía primaria, el 60% de la energía final y el 55% de la energía útil. Pero si el mundo tomara medidas climáticas serias, BNEF modela que la participación de los combustibles fósiles en la energía primaria se reducirá al 28%.

Las proyecciones muestran que las energías renovables y los coches eléctricos más baratos no serán suficientes. En el escenario de transición económica, el mundo seguirá emitiendo hasta 27.000 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2050, solo un 16% menos que en 2019. Para entonces, debe estar cerca de cero emisiones netas para cumplir con el objetivo climático más ambicioso del Acuerdo de París para mantener el calentamiento a menos de 1,5 grados Celsius. Las emisiones caerán a menos de 5.000 millones de toneladas métricas en el escenario climático, mucho más cerca de donde deben estar.

No son solo las emisiones las que serían diferentes en los dos escenarios. En el escenario de transición económica, el mundo en 2050 consume 679 exajulios de energía primaria, lo que equivale a 300 millones de barriles de petróleo al día. Mientras que en el escenario climático el mundo consume 574 exajulios, alrededor de un 15% menos.

A medida que el mundo consume más energía de las energías renovables en forma de electricidad, gestiona una producción económica similar y consume menos energía primaria. La generación de electricidad a partir de energía solar y eólica es muy eficiente y los motores dentro de los vehículos eléctricos convierten en movimiento más del 80% de la energía almacenada en las baterías.

Comprender las enormes cantidades de energía desperdiciada producida por la quema de combustibles fósiles muestra por qué reemplazarla con fuentes más limpias puede no ser tan estimulante como parece. Por ejemplo, el carbón utilizado para generar electricidad representa el 15% del consumo de energía primaria del mundo en la actualidad, pero solo el 5% de su energía final.

Las energías renovables no necesitan reemplazar el calor desperdiciado, lo que significa que la tarea para ellas es mucho más manejable. Por supuesto, el viento no siempre sopla y el sol no siempre brilla, por lo que reemplazar el carbón con energías renovables no siempre es sencillo. Pero la magnitud del desafío es menor de lo que la mayoría de la gente piensa.

«Los dispositivos eléctricos a veces pueden ofrecer una eficiencia superior al 100%», dijo el analista de BNEF Matthias Kimmel. Eso puede parecer extraño. ¿Cómo puede haber más energía como salida que como entrada? Pero eso es exactamente lo que hacen las bombas de calor y los aires acondicionados. Usan electricidad para cambiar el calor del exterior al interior, o viceversa, y normalmente proporcionan tres unidades de servicio energético por una unidad de entrada de energía, lo que significa una eficiencia del 300%.

Hay una historia compleja detrás de por qué la «energía primaria» impulsa las conversaciones sobre la demanda y el consumo de energía, dijo Gniewomir Flis, asesor de energía y clima en el grupo de expertos Agora Energiewende. Pero esa historia no está al servicio del momento actual en el que el mundo necesita alejarse rápidamente de los combustibles fósiles.

Entonces, la próxima vez que escuche a alguien decir que la humanidad es adicta a los combustibles fósiles, que proporcionan el 80% de nuestra energía, sabrá qué decirle: Superar esta adicción será más fácil de lo que nuestras cifras obsoletas parecen.

Fuente: El Periódico de la Energía

Compartir:
Back to Blog