Bolivia Hidrocarburos • El etanol carburante, ¿subvención o soberanía?

¿Existe o no existe subvención?, la respuesta es clara, sí existe subvención en todas las energías del país. Desde hace muchos años, los distintos gobiernos de turno tomaron y mantuvieron como política de Estado el beneficiar (subvencionar) a las familias bolivianas, a costo del Estado, en algunos temas inherentes a salud, educación, alimentación, servicios básicos y también las energías (gas, electricidad y los combustibles). En el caso de los combustibles, la subvención es destinada en un 100% a favorecer al consumidor boliviano que recibe un combustible con un precio fijo y barato, hace muchos años, con independencia de los costos que tiene que asumir YPFB. Es decir que los proveedores de combustibles se sujetan a los precios de mercado y el consumidor final no siente ninguna fluctuación. Por lo tanto, la subvención (beneficio) es para el consumidor final y no para los proveedores de petróleo, gasolina importada o etanol anhidro.

¿YPFB puede abastecer toda la gasolina que tiene que colocar en el mercado?, la respuesta es contundente: ¡No! YPFB sólo puede producir el 50% de los 2,000 millones de litros que demanda Bolivia en un año y el otro 50% que equivale a 1,000 millones de litros tiene que ser importado.

¿El etanol anhidro es un sustituto de la gasolina importada? Claro que sí, el etanol anhidro puede ser mezclado en la gasolina en ciertas proporciones y tiene la particular ventaja de que mejora la calidad de la gasolina subiéndole el octanaje, es decir aumenta la potencia del motor. Es necesario aclarar que si se llega al máximo de compra de alcohol proyectado por YPFB apenas alcanzaremos a sustituir el 20% de las importaciones de gasolina.

¿Cuál la diferencia entre importar gasolina o comprar etanol a los productores nacionales? Existen distintas ópticas: (1) Desde el punto de vista del gasto de YPFB, es indistinto pagar montos en promedio relativamente parecidos a los proveedores de exterior o a proveedores bolivianos de etanol. (2) Desde la perspectiva de las Reservas Internacionales Netas, la situación es muy diferente, YPFB paga a los productores de etanol en Bolivianos y para pagar las importaciones tiene que recurrir a divisas (dólares) que se están agotando día a día y que deben ser cuidadas con mucho celo para poder importar productos estratégicos que el país no puede producir.

Si se lleva el programa de etanol a plena capacidad, el efecto acumulado en cinco años en las Reservas Internacionales por la vía de sustitución de importaciones podría superar los $US 1,000 millones de dólares, es decir casi un sexto del stock de Reservas Internacionales con que contamos a la fecha.

¿La importación de gasolina tiene algún impacto positivo para la economía boliviana? Ninguno, al contrario, se fugan los dólares sin dejar absolutamente nada en el país.

¿La producción de etanol anhidro por productores nacionales tiene algún efecto para la economía boliviana? Por supuesto, se generan miles de fuentes de empleos en la cadena productiva de la caña de azúcar, cultivo sembrado en Santa Cruz, Tarija y ahora en La Paz, por miles de agricultores pequeños, medianos y grandes, servicios e insumos agrícolas, transporte, ingenios azucareros, sistema bancario, entre otros. La mejor forma de reactivar la economía, en esta crisis nacional, es sin duda creando trabajo y el programa de biocombustibles es un excelente ejemplo de cómo hacer las cosas bien.

¿Desde el punto de vista del cuidado del medioambiente, existe alguna diferencia entre utilizar gasolina pura y gasolina con adición de biocombustibles? Si existe una gran diferencia, la gasolina es un combustible fósil, que al utilizarse genera un determinado volumen de dióxido de carbono que daña el medioambiente, al quemar una fracción de alcohol, también se genera una emisión de dióxido de carbono, la diferencia es que durante el proceso de crecimiento de la caña de azúcar las plantas absorben del medioambiente prácticamente la misma cantidad del CO2 generado en la quema del combustible y el proceso industrial, por ello se trata de un combustible amigable con el medio ambiente y en muchos países ha sido denominado como el combustible verde, un combustible que se siembra, se cosecha, se industrializa y se vuelve a sembrar, cosechar y así sucesivamente.

¿La inclusión de etanol anhidro en la gasolina puede dañar mi automóvil? Con los niveles de adición previstos en la norma vigente en Bolivia no producen ningún daño. Bolivia es el país número 65 en el planeta que introduce el etanol y los beneficios son innumerables. Todos los países han profundizado esta nueva matriz energética. Norteamérica, Europa, Centro América, América del Sur son ejemplos vivos del exitoso programa de los biocombustibles. Adicionalmente, hace más de 18 meses que se encuentra la mezcla de hasta el 12% (Super Etanol 92) en los surtidores del país, y con reclamos mínimos, para no decir inexistentes de parte de los ciudadanos.

¿La inclusión del etanol anhidro pone en riesgo la seguridad alimentaria de Bolivia? No, en Bolivia existe sobre oferta de azúcar, existe capacidad no utilizada en los ingenios, existe posibilidad de incrementar los volúmenes de caña cosechada y el programa de biocombustibles en su máxima capacidad no absorbería más del 30% del volumen anual de caña cultivada, por tanto, la provisión de azúcar no corre ningún riesgo.Mas, al contrario, Bolivia es un nato exportador de azúcar al mercado internacional.

Es decir, después de revisar los distintos impactos, ahorro de divisas, generación de empleo, dinamización del consumo, plena garantía de la seguridad alimentaria, impactos positivos con el medio ambiente, necesidad de depender menos de los países productores de petróleo entre otros, puedo concluir que el programa de adición de etanol en la gasolina es un tema que atinge a la soberanía energética de Bolivia. Un programa de estos debe recibir el apoyo de todos los bolivianos, pues definitivamente es un proyecto con un gran impacto positivo para nuestro país.

Fuente: Bolivia Hidrocarburos