Bolivia Energía Libre • El complejo petroquímico Bulo Bulo esta inactivo y solo 3% del gas natural es industrializado

La planta más grande de industrialización del gas natural –Bulo Bulo- se encuentra ociosa, y solo el tres por ciento de la producción nacional de gas natural es industrializado, reveló ayer el Ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, al término de una reunión técnica denominada “Agenda de Reactivación de Hidrocarburos” que promovió, durante tres días, en la ciudad de Santa Cruz.

“Las inversiones en industrialización han sido costeadas por créditos adquiridos por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). (Pero las) plantas operan (actualmente) con altos niveles de capacidad ociosa, y hasta ahora solo el tres por ciento de la producción del gas natural es industrializada y transformada a productos con valor agregado, como es la urea”, declaró la autoridad, según reportó una nota de prensa del ministerio.

Bulo Bulo, frustró la industrialización del gas

El l 14 de septiembre de 2017 el gobierno de Evo Morales (2006-2019), abrió oficialmente operaciones de la Planta de Amoniaco y Urea, en la zona de Bulo Bulo, en el Chapare, departamento de Cochabamba, y entonces anunció el inició de la era de la industrialización del gas en el país.

“Esta Planta de urea es de los bolivianos, es la primera planta de petroquímica después de tantos años de engaño, después de tantos años de sometimiento externo”, manifestó en la oportunidad Morales tras recibir de manos del titular de YPFB, Óscar Barriga, la primera bolsa del fertilizante producido en el complejo de Bulo Bulo.

Aquel acto, sin embargo, fue solo un espejismo pues el polo industrial de petroquímica paró, 72 horas después que fue abierto oficialmente por fallas técnicas, problemas que hasta ahora no pudieron ser subsanadas.

Bulo Bulo debió procesar a partir del gas natural 1.200 toneladas métricas día (TMD) de amoniaco, materia prima para producir 2.100 TMD de urea granulada.

Cuatro años después lo que prometió entonces Morales no paso de ser solo un sueño. La planta que costó al erario nacional casi 2.000 millones de dólares, se encuentra parada e incluso el gobierno de transición de la Presidenta, Jeanine Añez, habló de desmantelar el complejo petroquímico que dejo de producir urea y consumir gas natural debido a que la ubicación donde fue emplazada es inadecuada para exportar el producto a mercados internacionales.

Fuente: Bolivia Energía Libre