Blog

Back to Blog

Perú: Anglogold compró 14.000 hectáreas para el proyecto minero La Colosa

Antes de las concesiones para la exploración y explotación de minas de oro en Cajamarca, una hectárea de tierra no valía más de un millón de pesos. Hoy, con el proyecto La Colosa de la multinacional Anglogold Ashanti, esa misma porción de tierra llega a un precio de entre 20 y 40 millones de pesos.
“Hace 10 años una hectárea de tierra valía 1 millón de pesos, hoy vale entre 20 y 40 millones. Estamos ante un desastre social, económico y sobre todo ambiental, puesto que en esta zona nace el río Coello”, sostuvo el parlamentario.(Foto: SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA)
La afirmación fue hecha por el representante a la Cámara por el Tolima Ángel María Gaitán, en el debate que se cumplió el pasado miércoles en la Comisión Quinta de esta corporación.
Este debate llevaba más de 8 meses de aplazado. Acudieron los ministros de Minas y Energía, Tomás Gonzalez, y Ambiente, Gabriel Vallejo. Además contó con la asistencia de organizaciones sociales y ambientales y el pleno de la Comisión. Ángel sostuvo que el partido Liberal, que encarna en su curul de la Cámara, se oponía rotundamente al proyecto de La Colosa, que abarca suelo no solo del Tolima, sino también del Quindío.
“El proyecto La Colosa podrá ser riqueza para la multinacional sudafricana Anglogold Ashanti, pero constituye la ruina para el Tolima, y más cuando somos la despensa agrícola de Colombia, y seguro para el mundo si la agricultura en este país es vista con el valor que merece, por donde usted tire una semilla brota comida, brota agua y ni hablar de la riqueza en flora y fauna que es incalculable”, dijo el político.
Ángel entregó cifras preocupantes: “Cajamarca, contrario a las cifras de la ruralidad nacional, es uno de los municipios con mayor población rural del país, la mayoría pequeños campesinos. Hoy en esa tierra, aparte de los títulos mineros, están adquiridas cerca de 14.000 hectáreas compradas por la multinacional, lo que ha generado el desplazamiento de nuestros campesinos, la violación de derechos humanos, derechos sociales, económicos y culturales, generados por un fenómeno paramilitar reconocido abiertamente. Hace 10 años una hectárea de tierra en la zona valía 1 millón de pesos, hoy vale entre 20 y 40 millones, estamos ante un desastre social, económico y sobre todo ambiental, puesto que en esta zona nace el río Coello que abastece al principal distrito de riego no solo de Colombia, sino de Latinoamérica”.
Denuncia por falta a la ética
El representante Gaitán hizo graves denuncias de la vinculación de antiguos funcionarios de pasados gobiernos y del Banco Mundial que hoy ocupan altos cargos de esta multinacional, como es el caso de Julián Villarruel, que de director del Ingeominas pasó a dirigir operativamente el Proyecto Gramalote de la minera en Antioquia, lo que constituye una clara falta ética.
La posición política del Quindío
Frente al tema, el también integrante de la Comisión, el representante quindiano Luciano Grisales Londoño, quien presidió parte del debate y que ha promovido enérgicamente el fortalecimiento de la vocación agrícola, turística y sobre todo ambiental del departamento, dijo que así como el Tolima, el Quindío se opondrá de manera rotunda a este proyecto.
Grisales enfatizó: “Por encima de los intereses de la multinacional en esas 33 millones de onzas de oro, están los acuerdos sociales, no nos oponemos a la minería necesaria para construir carreteras, casas, edificios, pero hay que sopesar en una ecuación simple el costo beneficio de este proyecto, y más cuando el 90% del mercado del oro en el mundo es utilizado en artículos de vanidad, generarle tal impacto al agua, a la vida y a la agricultura es desproporcionado”.
Titularon áreas protegidas
Grisales hizo un llamado a todos los congresistas para que no huyan al debate, y denunció que el Gobierno entregó los títulos mineros entre 2006 y 2010. Denunció que se habían titulado áreas de especial protección natural, como paramos y afluentes hídricos. El parlamenario quindiano aseguró: “Este es un país de derecho y Anglogold Ashanti ha violado las reglas de juego en la sustracción de la zonas de reserva forestal, donde ya tenemos conocimiento, según Cortolima, de que ha solicitado una tercera área de extracción. Aquí el debate urgente es sobre el código minero y cómo el ordenamiento ambiental está por encima de este. La paz también hay que hacerla con la naturaleza y en ese sentido fortaleceremos la unidad de la sociedad quindiana, del Tolima y de los departamentos que integran el Paisaje Cultural Cafetero colombiano”.
No es igual que Canadá
Para defender su posición contra la minería y el proyecto La Colosa, Grisales argumentó: “No podemos seguir comparando los ecosistemas de Canadá y Australia con nuestra topografía y si hablamos de economía de mercado, lo que realmente es una ventaja comparativa que hace potencia mundial a Colombia es la biodiversidad. Trabajemos desde la creatividad en sacar ventaja de esto y actuemos con visión de futuro, no pensando desde la inmediatez. Nuestra responsabilidad no es solo con esta generación, sino también con las generaciones futuras de quindianos y colombianos. Este país necesita desarrollar alternativas”.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog