Blog

Back to Blog

Opaco panorama para el oro

Ha perdido brillo últimamente
El metal precioso ha perdido 5% este año y al parecer el escenario luce complicado para el resto del 2015, según analistas.
Parece que el oro no acaba de tomar el brillo que reflejó en el 2011, cuando alcanzó su nivel máximo de 1,921.15 dólares por onza.
En los últimos 12 meses su precio se ha visto presionado a la baja, mostrando una caída de 12.46 por ciento.
Esta tendencia bajista se ha mantenido en lo que va del año, pues su valor se ha depreciado 5% y al parecer todavía se ve un panorama complicado.
El metal precioso seguirá presionado el resto del año, o hasta que se esclarezca la política monetaria de Estados Unidos.
“La tendencia del oro a la baja está completamente dominada por la expectativa de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ajuste al alza las tasas de interés, lo cual reduce el apetito de los inversionistas por el oro, favoreciendo el dólar y otros activos que ofrezcan un rendimiento superior”, explicó Juan Amaro Alaffa Benavides, analista económico financiero de Banco Base.
En entrevista, el especialista agregó que la desaceleración económica de China favorece la apreciación del metal dorado porque hay una aversión al riesgo que lleva a los inversionistas a buscar refugio en este activo, aumentando la demanda.
Sin embargo, Laura Villanueva Ramírez, analista de Grupo Financiero Monex, considera que la volatilidad en el valor del commodity está dada también por la desaceleración económica de China, la reciente devaluación del yuan, además de una menor demanda del metal por parte de este país asiático.
Alta volatilidad
El precio de este metal precioso ha sido muy volátil, con cierres mixtos de alzas y caídas.
El miércoles, por ejemplo, cerró su cotización en 1,133.60 dólares por onza, una ligera variación al alza de 1.50% respecto del día previo, cuando se ubicó en 1,116.90 dólares.
El lunes pasado cerró con un incremento de 0.51% respecto del precio alcanzado en la operación anterior de 1,112.70 dólares.
“En lo que va del año había una clara tendencia a la baja en el valor del oro. Sin embargo, en la semana ha tenido ligeros repuntes, sobre todo entre el 5 y 12 de agosto. Todavía está alejado del nivel máximo alcanzado en el año, en 1,307.98 dólares por onza”, precisó Alaffa Benavides.
“Esta positiva variación se explica, en parte, por la aversión a la situación económica de China, porque estábamos en el nivel mínimo alcanzado en el año de 1,072.35 dólares por onza, tendencia que vino a cambiar la sorpresiva devaluación del yuan de China”, dijo.
Sin embargo, el analista económico de Banco Base advirtió que estas variaciones al alza tendrán un efecto de corto plazo y reiteró que la tendencia a largo plazo es a la baja por la fuerte dependencia al ajuste de las tasas de interés, por lo que el panorama general para el oro sigue siendo desalentador.
Se reduce aversión
Al recuperarse la economía de Estados Unidos se reduce la aversión al riesgo, por lo cual los inversionistas le apuestan a activos más fuertes como el dólar y dejan de refugiarse en el oro, además los conflictos globales se han calmado, por lo tanto la demanda del oro como refugio ha disminuido.
Por ello, cabe la posibilidad real de que el metal precioso caiga gradualmente hasta los 1,000 dólares, una vez que se den a conocer los datos de la Fed.
“En caso de que aumenten las tasas de interés, el precio podría mantenerse en rangos de entre 1,000 y 1,100 dólares por onza. En caso contrario se tendrían niveles de 1,200 dólares por onza”, considera Laura Villanueva.
Cae consumo
A decir de Dolores Ramón Correa, analista económico de Banco BX+, la mayor proporción del oro se dedica al segmento de la joyería, cuya demanda ha caído 3.1% en el último año.
Una baja proporción del oro es para inversión, y en este rubro creció la demanda cerca de 4% en el mismo lapso.
“Cuando una economía está creciendo a buen ritmo, la gente tiende a consumir más oro en joyería, pero ante la holgura que está presentando el crecimiento mundial y el consumo, la demanda por joyería ha disminuido, por lo mismo, el precio está a la baja”, precisó la especialista.
La demanda mundial de oro en el 2014 cerró en 4,212 toneladas, mientras que al primer trimestre de este año disminuyó 11 toneladas, es decir, 1 por ciento.
El principal consumidor de oro es China, con 28% de todo el mercado, y dada la desaceleración económica y el panorama de crecimiento estimado para este año que se ubica en 6.8%, por debajo de 7% previsto por el gobierno, el menor crecimiento desde hace 14 años, el panorama no es alentador.
Por ello, se espera que se mantenga el precio en niveles bajos durante este año, debido a que no se espera un gran crecimiento en China, ya que representa un importante porcentaje de la demanda mundial.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog