Blog

Back to Blog

Menor crecimiento de China genera temor sobre el futuro de las compañías mineras

El mercado se muestra dividido. Mientras unos ven señales de advertencia frente a la demanda de materias primas en el país asiático, otros estiman que las nuevas políticas gubernamentales podrían impulsar las compras.

China, el mayor consumidor mundial de metales industriales, desató una ola de inversiones de compañías mineras del mundo por US$1 millón de millones desde 2002 para satisfacer su demanda industrial y su construcción inmobiliaria.

 

Ahora que el desarrollo inmobiliario se desacelera, la incógnita en torno a la industria minera global no hace más que crecer.

 

“La inversión inmobiliaria china es el motor individual más importante de la demanda de materias primas en los últimos 15 años y actualmente cae de un año al otro”, advirtieron Richard Knights y Ben Davis, analistas de Liberum Capital de Londres.

 

Los problemas son “reales y consideramos que el mercado los subestima”, enfatizan.

 

La conferencia anual Investing in Africa Mining Indaba es la más grande en su tipo en el continente y se realiza la próxima semana. Atraerá ejecutivos de empresas como Rio Tinto, la segunda minera más grande del mundo, o la rusa United Rusal, que es el mayor productor de aluminio.

 

De cara al encuentro, hay quienes ven algunas señales de advertencia de que la desaceleración de la economía china continuará frenando la demanda de productos como el hierro. Otros estiman que las nuevas políticas gubernamentales en el país asiático impulsarán las compras de bienes de consumo que contienen aluminio y cobre, compensando el alejamiento de los clientes industriales.

 

IMPULSO DEL CONSUMO

Los productores de mercancías todavía “están viendo los beneficios de un repunte secular” en la medida que los consumidores chinos avanzan hacia “niveles más altos de consumo”, dijo Tom Albanese, máximo responsable del grupo minero centrado en India, Vedanta Resources Plc.

 

De todas maneras, si los políticos chinos se equivocan “y se produce un duro aterrizaje seguido por una agitación social, la historia demuestra que China puede quedar muy mal”, alerta.

 

Los últimos datos reforzaron las preocupaciones respecto de la economía de China, con un índice industrial que exhibe la primera contracción en más de dos años. Esta semana, China se sumó a más de una docena de países con un recorte en el monto que los prestamistas de efectivo deben apartar como reservas, lo que sugiere una regresión más profunda en la segunda economía del mundo.

 

Los efectos sobre los productos básicos fueron claros y sólo el cobre acumuló un repunte de 3,4% en la semana. Pero aún queda camino por recorrer. El mes pasado el precio del metal rojo cayó 5,4% en un solo día, signo de un mercado que se resiente con facilidad y que por ahora solo tiene puestos sus ojos en oriente.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog