Explotación e industrialización de litio necesitan inversión estatal y privada