Blog

Back to Blog

Era previsible el desmoronamiento de la minería

Lo que se venía diciendo, desde hace más de un año, que el ciclo de los buenos precios se había acabado y que la tendencia internacional en el valor de minerales estaba marcada hacia un dramático descenso, es exactamente lo que sucede y coloca al país frente a una difícil alternativa de solución.
El impacto más fuerte ataca al régimen de regalías, beneficio que proviene del aprovechamiento de los recursos minerales y metales no renovables, es una especie de compensación tributaria por la explotación de los recursos mineros. De acuerdo a la nueva Ley Minera 535, promulgada en Oruro en mayo del año pasado, de las regalías pagadas por todas las empresas que explotan minerales se dispone que el 85% de esos recursos beneficien a los gobiernos productores departamentales y el 15% restante a los municipios donde se producen los hechos mineros.
En función a la nueva normativa, del 85% que reciben las gobernaciones, estas deben disponer un 10%, expresamente para solventar actividades de prospección y exploración minera en cada distrito, tareas que estarán a cargo del Servicio Geológico Minero (Sergeomin). Se aclara que la regalía minera se aplica obligatoriamente a todas las actividades de explotación, concentración y comercialización a tiempo de la venta interna o exportación de minerales.
El bajón de precios que se confronta en la actualidad afecta de manera directa a la producción minera que restringe sus utilidades, reduce el monto de las regalías y paralelamente las posibilidades de encarar planes de exploración.
De acuerdo al informe del Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom) las regalías mineras cayeron en el primer trimestre del año en curso en una proporción del 26,5% respecto a similar periodo del año pasado 2014. En cifras el dato significa que la anterior gestión en el primer trimestre se recaudaron 288,16 millones de bolivianos, mientras que hasta marzo último la recaudación fue sólo de 211, 57 millones, lo que significa una disminución de Bs. 76,5 millones.
La situación con registro del trimestre ya tiene un grave problema para las empresas productoras mineras en todos los sectores, pero el caso se agrava en el sector estatal, en la pequeña minería (privada) y en las cooperativas.
EL PRECIO DEL ESTAÑO HACIA EL FONDO
Para la minería estatal y en particular para el distrito más grande y de mayor obligación social como Huanuni, la caída en el precio de la libra fina (LF) de estaño a un valor de solo 7,14 dólares, coloca a esa mina en la grave disyuntiva de encontrar opciones prácticas para contrarrestar una situación que “técnicamente” significaría su cierre temporal al no ser rentable su producción.
El mes pasado el titular de minería explicó que en el caso de Huanuni el costo de producción aún soportable era de $us 7,50 LF de estaño, el registro de la semana pasada de 7,14 es evidentemente crítico y obliga a tomar medidas de contingencia, para evitar un verdadero colapso social.
El caso de Huanuni es realmente complejo, debido a su costo de producción que se eleva sustancialmente para cubrir una planilla de más de 4.200 asalariados.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog