Senadores defensores del Silala casi rifan las aguas cuando fueron ministros de Banzer