Para el CEDLA la propiedad de los hidrocarburos sigue bajo dominio de las petroleras