Blog

Back to Blog

ONG denuncian “deficiencias” en explotaciones petroleras en Perú

El informe, titulado “El barril o la vida”, fue elaborado a partir de estudios realizados por tres organizaciones de la sociedad civil peruana desde el inicio de los años 2000.
La firma petrolera francesa Maurel&Prom y la franco-británica Perenco han sido “deficientes” en los estudios de impacto ambiental y social de sus actividades en la Amazonia peruana, según un informe de dos ONG publicado el lunes.
CCFD-Terre Solidaire y Secours Catholique-Caritas de Francia aseguran que ambas empresas definieron “al mínimo” las áreas de influencia de sus proyectos, excluyendo de esa forma a numerosas poblaciones indígenas de las medidas preventivas y compensatorias otorgadas a los afectados.
Señalan asimismo “deficiencias” en la identificación de gestión de riesgos, lo cual lleva a “interrogarse sobre su parte de responsabilidad en la contaminación del agua y de los suelos constatada en los bloques” de las dos concesiones.
El informe, titulado “El barril o la vida”, fue elaborado a partir de estudios realizados por tres organizaciones de la sociedad civil peruana desde el inicio de los años 2000.
Las dos concesiones petroleras en la mira de las ONG se hallan en el norte de Perú, cerca de la frontera ecuatoriana. Se trata del bloque 116, explotado por Maurel&Prom y Stratus Energy, y el 67, explotado conjuntamente por Perenco y PetroVietnam.
Responsables de Maurel&Prom se reunieron con miembros de las ONG en mayo y se comprometieron a dar “elementos de respuesta precisos”, en tanto que Perenco no dio seguimiento a un pedido de cita, aunque se dijo “dispuesta a reunirse con organizaciones locales en Perú”, indica el informe.
En cuanto a los estudios de impacto, el informe afirma que excluyen en particular a poblaciones que viven junto a ríos navegables, “pese a estar directamente concernidas por el gran aumento del tráfico fluvial”.
Según las ONG, “Perenco niega la presencia de pueblos en aislamiento voluntario en el bloque 67 y no toma en cuenta la presencia de esas poblaciones” en sus estudios de impacto.
Maurel&Prom, por su lado, “minimiza los riesgos de utilización de productos tóxicos y prevé verter residuos peligrosos en tierras de los pueblos Awajun”, prosigue el documento.
“Además, se comprobaron irregularidades e insuficiencias en el control de vertidos de aguas residuales”.
Llamado a los gobiernos
Las dos ONG instan igualmente a las autoridades de Francia y Perú a tomar cartas en el asunto.
“Los dos Estados no cumplieron con su obligación de proteger los derechos humanos”, afirman.
El gobierno peruano, “guiado por sus opciones económicas que dan primacía a la explotación masiva de los recursos naturales, no cumplió con su obligación de proteger los derechos de las poblaciones amenazadas por las actividades de Perenco y Maurel&Prom”, y “se mostró muy poco receptivo a las demandas de la sociedad civil”, escriben los autores.
El informe fue prologado por el arzobispo de la ciudad andina peruana de Huancayo, Pedro Ricardo Barreto Jimeno, quien invoca la encíclica ecológica “Laudato Si” del papa Francisco para llamar a una limitación del uso de las energías fósiles.
“Las actividades concretas de la industria petrolera, aunque a menudo sean llamadas de interés público, deben enmarcarse y regularse de manera estricta, privilegiando los derechos humanos y la salvaguarda de la Creación”, escribe el religioso.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog