Blog

Back to Blog

Las grandes petroleras de EEUU seguirán con sus planes para ajustar gastos

Un año después de que los precios del petróleo iniciaran la caída desde unos máximos de 100 dólares y teniendo en cuenta que su valor no se ha elevado de manera significativa desde entonces (ver figura), hasta las petroleras más grandes del mundo empiezan a verse afectadas. Es el caso de ExxonMobil y Chevron, los mayores productores de crudo de Estados Unidos.
Los beneficios de los dos gigantes petroleros han caído de manera pronunciada durante el primer semestre. Por una parte, en el caso de ExxonMobil, las ganancias registradas han sido de 9.100 millones de dólares. La cifra supone un 49 por ciento menos que la anotada en el mismo periodo del año anterior. El presidente y director ejecutivo de la compañía, Rex W. Tillerson, relaciona estos datos con “los impactos dispares del actual entorno de precios de los productos básicos”, aunque defiende la capacidad de “mantener la disciplina en la gestión de capital y gastos” de la petrolera. El día de la presentación de resultados, las acciones de Exxon cayeron un 4,6 por ciento hasta los 79,21 dólares, el precio de cierre más bajo desde junio de 2012. Los papeles de ExxonMobil han perdido un 16,5 por ciento de su valor entre enero y agosto, de acuerdo a los datos de Bloomberg.
La situación que reflejan las cuentas semestrales de Chevron es aún más llamativa. La petrolera con sede en California ganó entre enero y junio 3.138 millones de dólares, un 69 por ciento menos que en el mismo periodo de 2014. Sus acciones han caído un 24 por ciento desde enero, y a mediados de esta semana se situaban en los 85 dólares. En concreto, según el presidente, John Watson, los resultados de los últimos tres meses “fueron débiles, reflejando una disminución de los precios del crudo de casi el 50 por ciento” en el último año.
La importante inyección de crudo al mercado que se ha vivido en los últimos meses no está ayudando a revertir la situación. El boom del shale estadounidense y el reciente acuerdo nuclear con Irán, que implica que este país pueda volver a vender petróleo en el mundo, mantienen los precios del barril anclados en el entorno de los 55 dólares.
AJUSTE DEL GASTO EN EEUU Y EUROPA
En este escenario, ambas compañías contemplan continuar con el recorte del gasto iniciado hace algunos meses. ExxonMobil ha centrado el ahorro en sus grandes proyectos, como las plataformas flotantes de crudo y las terminales de gas de exportación. En estas instalaciones, el recorte ha sido del 20 por ciento, hasta 6.746 millones el último trimestre, según el comunicado. Respecto a Chevron, los ajustes pasan por una reducción de plantilla y la venta de activos que la compañía considera no estratégicos. En declaraciones a Bloomberg, el analista de energía de Wolfe Research LLC, Paul Sankey, advertía que “este es el comienzo, no el final, del proceso de amortización”. Además, Sankey cree que “la mayor preocupación es que vamos a ver una demanda más débil en la segunda mitad del año”.
Y esta tendencia de venta de activos no es exclusiva de Estados Unidos. Según recientes estimaciones de Fitch, al otro lado del Atlántico, las petroleras europeas tienen previsto continuar con sus planes de contención financiera durante el resto del año para ganar músculo frente al estancamiento de los precios del barril. Así, los expertos de la firma apuntan que Total, Shell y BP rebajarán su gasto en un 20 por ciento y auguran mayores recortes en 2016.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog