Blog

Back to Blog

La industrialización vs. la caída del petróleo

El 2016 entra en marcha la planta de amoniaco-urea en Bulo Bulo, con lo que pluralizamos un volumen de consumo de gas natural cercano a 1.4 MMm3d y diversificamos las exportaciones.

 

El reconocimiento al derecho a la libre determinación y el autogobierno de las naciones  y pueblos indígena originario campesinos es resultado de demandas históricas que han sido reconocidas y plasmadas en la Constitución Política del Estado, aprobada en febrero de 2009. En el Art. 2 se enfatiza “…la libre determinación en el marco de la unidad del Estado, que consiste en su derecho a la autonomía, al autogobierno, a su cultura, al reconocimiento de sus instituciones y a la consolidación de sus entidades territoriales…”.

 

El “Diversifica y vencerás”, es la clave para el éxito en las exportaciones de un país y con mayor fortaleza si es con valor agregado, evitando depender de escenarios globalizados de las materias primas; al vender productos industrializados garantizando estabilidad en los recursos percibidos como Estado.

 

Materias primas como el petróleo, gas natural y sus principales derivados son sensibles ante escenarios económicos y geopolíticos de manera directa, los productos procesados como la urea y el polipropileno (PP) son afectados en menor proporción al tener mercados y aplicaciones diferentes por abastecer.

 

La particularidad y lo esencial de los productos procesados es que promueven gran cantidad de mano de obra como ser en la agricultura a gran escala para el caso de la urea y los fertilizantes en general. Por otro lado está el desarrollo industrial generado a través del impulso a la industria nacional para la obtención de productos intermedios y finales, como es el caso de piezas termoformadas de polipropileno y así de manera soberana fortalecer la producción y consumo interno.

 

El pasar de ser meramente exportadores de materias primas a ser exportadores de productos con valor agregado nos permite por un lado ser menos vulnerables a la variación de los precios y por otro generar ingresos sustitutos a la exportación tradicional a través empleos directos e indirectos coadyuvando al desarrollo económico del país.

 

Los mercados de los productos intermedios y finales no son tan volubles como los de materias primas, sin embargo, es importante el concretar los mismos a través de alianzas estratégicas, dado que estos tienen sus propias peculiaridades. El 2016 entra en marcha la planta de amoniaco-urea en Bulo Bulo, con lo que pluralizamos un volumen de consumo de gas natural cercano a 1.4 MMm3d y diversificamos las exportaciones de manera de fortalecer la economía nacional.

 

El autor es es viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog