Intereses económicos rodean el proceso de “nacionalización” de los hidrocarburos