El occidente lideró el crecimiento de la economía en 2008, el oriente se desacelera