El Gobierno negocia contrarreloj para evitar que el gas de toda España suba un 30%