Blog

Back to Blog

Colombia: uso del fracking amenaza al pueblo indígena Barí

El pueblo Barí es una de las 90 comunidades indígenas de Colombia que ha logrado mantener intacta su cultura, tradición y lengua.
El pueblo indígena Barí, que habita en el valle del río Catatumbo, ubicado en el departamento del Norte de Santander de Colombia, se ve amenazado ante la intención del Gobierno neogranadino de autorizar el desarrollo de proyectos de extracción petrolera a través del método de fracking o fracturación hidráulica, que ocasiona graves daños a los ecosistemas y múltiples enfermedades en la población. Esta técnica que ha sido prohibida en países como Francia, Canadá y por el estado de Nueva York en Estados Unidos posibilita la extracción del gas y el petróleo del subsuelo mediante la perforación de un pozo vertical y posteriormente uno horizontal. Se realiza la inyección de agua, arena y productos químicos en la roca madre, situada a gran profundidad, para provocar el flujo de gas y su salida al exterior.
El pueblo Barí es una de las 90 comunidades indígenas de Colombia que ha logrado mantener intacta su cultura, tradición y lengua a pesar de las agresiones que ha tenido que sufrir desde la llegada de los españoles hasta la actualidad, refiere el portal web de Colombia Informa. Históricamente, los integrantes de esta etnia han habitado en el territorio del valle del río Catatumbo, que se caracteriza por contar con buena parte de las reservas petroleras de Colombia, además de carbón y abundantes recursos hídricos. Actualmente, el pueblo Barí está compuesto por 23 comunidades y 417 familias asentadas en cinco municipios: el Carmen, Convención, Teorama, el Tarra y Tibú. Diversos estudios revelan que en aquellos pueblos en donde se extrae petróleo y gas mediante el uso del fracking se presentan enfermedades de la piel, vista, estómago, mucosas, desórdenes de glándulas endocrinas y cáncer. Igualmente, los ríos y estanques, la tierra, flora y fauna se envenenan al vertirse en ellos el agua tóxica contaminada con los centenares de químicos letales que se le agrega al subsuelo. A pesar de este escenario, el presidente de la estatal petrolera colombiana (Ecopetrol), Juan Carlos Echeverry, aseguró que la nación neogranadina no puede darse el lujo de descartar el uso del controversial método de extracción.
“Si uno toma la decisión de no usar una tecnología, está decidiendo que va a dejar petróleo en el subsuelo. ¿Nos podemos dar ese lujo? Mi respuesta, habiendo sido ministro de Hacienda, es no. No nos podemos dar ese lujo. O nos tocará aceptar menos bienestar o subir más los impuestos, aunque no a mí, porque ahora no soy ministro”, indicó en una entrevista concedida el pasado abril al diario El Tiempo. “El enfoque es producir barriles limpios y rentables, de manera que haya valor para el accionista, y energía para el país, para todos. Por eso el lujo de no hacer fracking no nos lo podemos dar(…) Ecopetrol deberá poder usar las tecnologías disponibles para dar valor y mejores combustibles a los colombianos”, aseguró.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Blog