Bolivia gastó casi $us1.400 millones por importación de combustibles desde el 2006