China

Dirigentes Digital • La Bolsa de Brasil sube impulsada por la tregua EEUU-China

La bolsa B3 de São Paulo sumó +1,96 % en su pregón del viernes (11), cuando se realizaron 1.879.878 negocios por un valor total de 3.417 millones de euros. Con ese resultado, el Ibovespa se situó en 103.831 puntos (102.551 puntos el viernes anterior).

En lo que va del mes, no obstante, el resultado es negativo en -0,37 %, mientras que al contabilizar su comportamiento desde que comenzó el año de 2019 acumula +18,14 %. En septiembre, sumó un resultado positivo de +8,02 %.

TREGUA Y OPTIMISMO

La expectativa de un acuerdo entre EEUU y China fue la razón señalada por diversos analistas como explicación para el optimismo que experimentó la principal bolsa latinoamericana después de las caídas sucesivas de la semana anterior.

Aunque no se trata de un acuerdo propiamente dicho, el avance en las negociaciones entre las economías de Donald Trump y Xi Jinping llevó un moderado optimismo a las bolsas globales y la de São Paulo actuó como una caja de resonancia.

Sin relación con esa causa -y a contramano de augurios negativos que analistas realizan a partir de las acciones de Bolsonaro- inversores estiman que ese recinto bursátil superará los 130.000 puntos en 2020, indica la agencia XP con base en entrevistas a 85 inversores.

Esos negociadores proyectan una mediana de 110.000 puntos a fines de 2019 y de 130.000 el año siguiente. Los consultados también pronostican tipos básicos de 4,5 % a fin de año (hoy está en 5,5 %) y una inflación inferior a 3,78 % en 2020 (3,4 % en agosto).

LAS ESPAÑOLAS

Los papeles españoles listados en este parqué subieron ambos (el viernes 11 de octubre) según el siguiente detalle:

• SANB3 (Banco Santander): +1,68 % = 5,33 euros (el viernes anterior: +1,49 % = 5,21 )

• VIVT3 (Telefónica Brasil): +0,49 % = 9,94 euros (el viernes anterior, +0,57 % = 9,88)

• NEOE3 (Neoenergia, Iberdrola, eléctrica): +0,72 % = 4,65 euros

LAS BRASILEÑAS

Las empresas brasileñas con mejor desempeño positivo ese mismo día fueron:

BTOW3 (B2W, comercio): + 7,94 % = 10.82 euros

QUAL3 (Qualicorp, salud ): +5,84 % = 6,68 euros

ECOR3 (Ecorodovias, vial ): +5,00 % = 2,95 euros

...mientras que las tres mayores caídas fueron:

ELET6 (Eletrobras, eléctrica ): -2 % = 8,26 euros

ELET3 (Eletrobras, eléctrica ): -1,42 % = 7,78 euros

EURO, DÓLAR Y REAL

En el mercado de divisas, el Euro bajó -0,75 % (el viernes anterior bajó -0,42 %) y fue vendido a 4,505 reales (contra 4,467 del viernes anterior), mientras que el dólar comercial cayó -0,75 % (el viernes anterior cayó -0,81 %) y fue vendido a 4,093 reales (contra 4,056 del viernes anterior).

Fuente: https://dirigentesdigital.com/mercados/latam/la-bolsa-de-brasil-sube-impulsada-por-la-tregua-eeuu-china-YA1705054

ABC Economía • Acuerdo parcial entre EE.UU. y China para una tregua en la guerra comercial

Estados Unidos y China se dieron ayer una tregua en su guerra comercial y una tanda de aranceles millonarios que iban a entrar en vigor el martes han quedado aplazados, apaciguando el temor a un efecto negativo sobre la inflación precisamente en la recta final hacia la campaña de compras navideñas. El presidente norteamericano, Donald Trump, en persona intervino al término de una intensa ronda de dos días de negociaciones en Washington para autorizar el acuerdo que más que una resolución al conflicto es un cese temporal de hostilidades comerciales.

Según lo describió el presidente estadounidense en el Despacho Oval, se trata de un «acuerdo sustancial» que incluye el compromiso de China de importar entre 40.000 y 50.000 millones de dólares(entre 36.000 y 45.000 millones de euros) a los ganaderos y agricultores estadounidenses y un pacto en materia de propiedad intelectual. «Esto me hace tenerle mucho respeto al presidente Xi [Jinping]», dijo Trump.

La principal concesión del Gobierno de China, según reveló ayer la Casa Blanca, es comprar más productos agrícolas a EE.UU., una de las principales demandas de Trump. A cambio, el presidente norteamericano se compromete a aplazar una nueva ronda de impuestos sobre las importaciones de China que iban a entrar en vigor entre el 15 de octubre y el 15 de diciembre.

Es la primera tregua significativa en los 15 meses de conflicto comercial, aunque ya en agosto la Casa Blanca, como gesto de buena voluntad, aceptó aplazar algunos de los aranceles sobre artículos como teléfonos, ordenadores, pantallas, juguetes y zapatos.

Garantía definitiva

Como muestra de la importancia de estas negociaciones para China, el viceprimer ministro Liu He, principal responsable de la política económica y comercial de ese país, aceptó viajar el jueves a Washington para esta última ronda. Trump quiso recibirle personalmente ayer en la Casa Blanca para darle garantías de que cualquier acuerdo entre ambas partes será definitivo. En Twitter, el presidente norteamericano aclaró que no tiene la obligación de someter los tratados comerciales a la ratificación del Capitolio. «Cuando tengamos negociado el acuerdo, lo firmaré yo en representación de nuestro país. ¡Rápido y claro!», dijo el presidente.

La semana próxima EE.UU. iba a aumentar los aranceles sobre productos chinos en un 5%. Adicionalmente, el 15 de diciembre iba a entrar en vigor otra tanda de un 10% sobre bienes como teléfonos móviles, ordenadores portátiles, consolas de videojuegos, ropa y calzado. En total los aranceles prometidos por Trump iban a afectar a bienes chinos por un valor estimado de más de 500.000 millones de dólares(450.000 millones de euros al cambio actual). Tanto los mayoristas como los minoristas de EE.UU. habían advertido desde verano de que las primeras fases de esos impuestos están comenzando a notarse en un alza de los precios, algo que puede tener un grave efecto sobre la inflación en la campaña de Navidad. Las patronales han instado a Trump a desistir de esta guerra comercial, recordando que los aranceles repercuten sobre quien importa, y no sobre quien vende.

A pesar de las airadas protestas por el trato que le ha deparado Trump, China nunca se ha retirado completamente de la mesa de negociaciones comerciales. Es cierto que en agosto aprobó una primera ronda de aranceles sobre productos norteamericanos de entre 5% y el 10% y por valor de 75.000 millones de dólares, en respuesta a dos rondas previas dictadas por Trump. El presidente norteamericano reaccionó ordenando a su vez un aumento automático de sus propios aranceles en un 5%.

Balance negativo

Lo cierto es que la guerra comercial abierta con China no le está dando a Trump los resultados que esperaba. El balance comercial registrado en agosto sigue siendo negativo para EE.UU., y de hecho está por encima del que se registró en los primeros meses del año. Solo en ese mes, EE.UU. compró a China bienes por un valor estimado de 41.000 millones y apenas vendió a ese país 9.400 millones. En lo que va de año el déficit comercial de EE.UU. con respecto a China es de 231.000 millones de dólares. El del año pasado ascendió a 419.000 millones.

Fuera del principio de acuerdo sellado ayer quedan algunos de los principales problemas que llevaron a Trump a comenzar esta guerra comercial, como el espionaje industrial, el robo de patentes, la manipulación del cambio monetario y los subsidios estatales a las exportaciones, entre otras cuestiones. Estos deberán resolverse, si se resuelven, en una nueva ronda de contactos. De todos modos, Trump no quiso centrarse ayer en los desafíos y proclamó que «con China están sucediendo cosas muy buenas».

Los mercados aplauden

Lo cierto es que la tregua fue bien recibida por los mercados. En cuanto se anunció el principio de acuerdo, el Dow Jones ascendió un 1,21%; el índice S&P otro 1,8% y el Nasdaq un 2%. Según dijo el secretario del Tesoro (ministro de Economía) norteamericano, Steven Mnuchin, «los mercados no se suelen equivocar en sus reacciones, ya que estas negociaciones han tenido un buen resultado».

En previsión de estos contactos, China ha aumentado la compra de productos norteamericanos, según las últimas cifras del departamento comercial norteamericano. Las importaciones ganaderas y agrícolas habían caído en meses recientes como un efecto inmediato de la guerra comercial. Según los datos de comercio hechos públicos el jueves, en una sola semana de septiembre China importó dos millones de toneladas métricas de soja y 130.000 de trigo, un aumento sustancial con respecto a las cifras de adquisiciones registradas este verano.

Fuente: https://www.abc.es/economia/abci-acuerdo-parcial-entre-eeuu-y-china-para-tregua-guerra-comercial-201910112030_noticia.html

Panorama • Análisis: La cooperación entre China y Venezuela: En la Ruta de la Seda

Venezuela y China mantienen relaciones diplomáticas y comerciales desde el año 1974. Desde entonces, se ha fortalecido el diálogo político y la cooperación financiera y económica. Se ha incrementado el número de encuentros políticos de alto nivel y puesto en marcha proyectos concretos de cooperación en petróleo, minería, comercio, infraestructura, ciencia, tecnología, así como intercambios culturales y deportivos.

La cooperación con China se lleva a cabo a través de comisiones gubernamentales de alto rango y diálogo estratégico. A lo largo de estos años se ha consolidado el mecanismo de consulta política entre las cancillerías y los entes gubernamentales, a fin de coordinar posiciones y acciones en asuntos de interés común, con base en los principios rectores de respeto y confianza, apoyo mutuo y ganancia compartida.

Prestamos de China y convenios emblemáticos entre 1999-2019

En este período se ha firmado un número de acuerdos que no tiene precedentes entre ambas naciones. La política de préstamos de China a Venezuela constituye una expresión de cooperación económica y financiera que no tiene comparación. Desde 2007, Venezuela recibió un 52% del financiamiento de bancos estatales chinos a la región, equivalente a $ 67.499 millones. A partir de 2015 los préstamos han sido otorgados por instituciones financieras chinas y suman $ 5.191 millones, los cuales se han concentrado en actividades de petróleo y minería.

Este es el mayor aporte crediticio hecho por China a un solo país, sin la obligación de aplicar drásticas medidas de ajuste cuyo costo suele recaer en la población más vulnerable. Los préstamos se pagan con envíos de petróleo y se han dirigido a: proyectos de infraestructura y programas sociales, construcción de viviendas, industria ensambladora, extracción y mejoramiento de crudos pesados e infraestructura para la extracción y exportación de minerales.

En 2001 se creó la comisión mixta de Alto Nivel. Este mecanismo de cooperación permitió la suscripción de una gran cantidad de proyectos en diferentes áreas de asociación estratégica. En 2004, se firmó una Carta de Intención entre el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio de Venezuela y la empresa china Lanchao Group Co. Ltd. Para establecer la empresa de capital mixto Venezolana de Industria Tecnológica (VIT), que ensambla y distribuye computadoras con mano de obra venezolana.

En 2007 se crea el Fondo Mixto Chino Venezolano, que permitió el financiamiento de más de 200 proyectos, entre ellos, el Satélite Simón Bolívar, líneas del Metro y vías férreas y terrestres. En el 2008 se lanza el primer satélite artificial, propiedad del Estado venezolano y administrado por el Ministerio para la Ciencia y Tecnología a través de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE).

En el 2010, se firmó un convenio para la explotación conjunta del bloque Junín 4 en la Faja Petrolífera del Orinoco, a través del establecimiento de una empresa mixta con la Corporación Venezolana de Petróleo.

En 2015 se firmaron nuevos acuerdos para el desarrollo agro-industrial, tecnológico petrolero y un plan para el desarrollo de la industria del oro. En 2017, Venezuela lanzó con éxito su tercer satélite desde la República Popular China que entró en órbita el 9 de octubre de ese año.

En 2018, se firmó un acuerdo para fortalecer la cooperación entre la Corporación Nacional de Explotación de Gas de China (CNODC) y PDVSA con el objetivo de explorar y explotar gas en Venezuela, así como un contrato de explotación del sector aurífero con la empresa china Yankuang Group.

Pdvsa también firmó un acuerdo para traspasar a la Corporación Nacional de Petróleos de China (CNPC) 9,9% de las acciones de Sinovensa, a fin de inyectar recursos que contribuyan a sostener la extracción y mejoramiento de los crudo pesados de la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO). Para el 2019, Pdvsa y CNPC han alcanzado inversiones de más de 3 mil millones de dólares con el fin de incrementar la producción petrolera del país.

Sinovensa es una empresa conjunta de Pdvsa y la estatal china CNPC, que se encuentra ubicada en la FPO. CNPC ha aportado los medios financieros, técnicos y humanos para convertir el crudo pesado venezolano en un crudo de mayor calidad denominado Merey, que es el más demandado por los refinadores asiáticos. Esta empresa mixta ha expandido sus áreas operativas y es el segundo campo de mayor participación extranjera en el país.

Con la expansión de la planta de mezcla José (PMJ), ubicada en el Complejo Industrial José Antonio Anzoátegui se espera que Sinovensa pueda producir 165.000 barriles diarios de petróleo extra pesado y alcanzar luego los 230.000 barriles diarios. Su intensa actividad ha contribuido a desacelerar la caída en la producción de petróleo en Venezuela, afectada por la falta de inversión y problemas de gerencia, problemática que se ha visto agravada por las sanciones impuestas por los Estado Unidos a Pdvsa.

Venezuela en la Ruta de la Seda

En 2018 se acordó la integración de Venezuela a la iniciativa La Franja y la Ruta, también conocida como La Nueva Ruta de la Seda, proyecto global de inversión en infraestructuras de China para corregir las asimetrías y disparidades entre las naciones y facilitar un proceso de integración comercial y económica.  Se basa en los principios de apoyo mutuo y beneficios compartidos para crear un sistema económico abierto que haga posible el desarrollo económico sostenible.

La incorporación a La Franja y la Ruta implica la coordinación de políticas públicas para llevar con éxito la colosal inversión en la construcción de ferrocarriles, autopistas, puertos, aeropuertos, oleoductos, gasoductos, acueductos, generación de electricidad y satélites que se requiere para facilitar el libre flujo de personas, mercancías e inversiones y hacer posible el desarrollo integral de los países que participan.

Internacionalmente este proyecto es conocido con las siglas OBOR (del inglés One Belt, One Road). Desde su lanzamiento en el año 2013, más de 150 países y organismos internacionales han firmado acuerdos de cooperación para impulsar y concretar La Nueva Ruta de la Seda, según el principio “contribución de todos para el beneficio de todos”. Estos países representan más del 65 % de la población y más un tercio del PIB mundial.

La inversión china en Venezuela no es ideológica, es pragmática y económica. China, el mayor importador de petróleo del mundo es también el mayor comprador en Asia del combustible venezolano. De allí que su financiamiento se concentre en dos grandes áreas: infraestructura y actividades extractivas en los sectores de petróleo, gas y minería.

Mientras los organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial (BM) y Banco Interamericano de Desarrollo (BID) mantienen una actitud contemplativa y se limitan a proyectar nuevas caídas del PIB y el recrudecimiento de la hiperinflación en Venezuela, el gobierno chino ofrece apoyo técnico y financiero que permita desarrollar proyectos de interés común, con base en el esfuerzo mutuo y beneficios compartidos.

El financiamiento chino no exige reformas económicas obligatorias como las del Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. Beijing acepta que se le pague con petróleo, minerales y otras materias primas, pero exige la obligación de contratar a empresas chinas para ejecutar los proyectos. Lo que más le interesa a China es recuperar sus acreencias y proteger sus inversiones como fundamentos básicos para continuar y profundizar su relación de cooperación con Venezuela.

China se ha propuesto ser una gran potencia económica, comercial y financiera global que tiene a Estados Unidos como uno de sus principales mercados y socios, razón por la cual no le interesa retar ni confrontar a la Casa Blanca en el ámbito geopolítico y militar, cazando una pelea por Venezuela.

China reclama su lugar adecuado en la gobernanza del nuevo sistema multipolar, pero afirma que su pretensión no es volverse hegemónico. Si una confrontación violenta  estalla, no será por afanes de expansión y dominación de China. De allí su moderación en el conflicto venezolano.

Fuente: https://www.panorama.com.ve/experienciapanorama/Analisis-La-cooperacion-entre-China-y-Venezuela-en-la-Ruta-de-la-Seda-20191010-0036.html

Xinhua • ESPECIAL: El florecimiento del café colombiano hacia China

BOGOTA, 9 oct (Xinhua) -- Las expectativas de los caficultores colombianos para ingresar al mercado chino florecen al igual que las plantas de los cultivos ubicados en las inmediaciones del departamento de Cundinamarca, en el centro del país andino.

De la fortaleza y vitalidad de la flor de cafetos depende la excelencia de los granos cultivados en estas haciendas, cuyas plantas estarán listas para cosechar entre mayo y abril del próximo año.

Xinhua visitó la hacienda El Mirador, ubicada dentro del municipio de Arbeláez, a dos horas de la capital colombiana y con una extensión de 10 hectáreas, con 5.000 plantas en producción y que se destaca por la utilización de procesos autosostenibles en el control de las plagas, la alimentación de los suelos y el cuidado del agua.

El gerente general de El Mirador, Jaime Alberto Gutiérrez, mostró los procesos que, alejados del uso de agroquímicos, garantizan una producción de granos completamente saludables, lo cual le ha valido a su producto, Café Satori, galardones en ferias internacionales especializadas realizadas en Colombia.

"Trabajamos un producto limpio, un trabajo amigable con el medio ambiente, un trabajo sostenible donde desarrollamos cultivos mediante estándares de calidad y sostenibilidad ambiental", dijo Gutiérrez.

La hacienda ha promovido desde hace 15 años el uso de insectos polinizadores como avispas, abejas y mariposas y otros controladores naturales y biológicos de plagas, a lo cual se suma el uso de trampas para impedir el ataque de la broca (insecto), principal plaga del café.

Con su café, esta empresa ha logrado incursionar en mercados como el de Texas en Estados Unidos, el chileno en Suramérica y el alemán en Europa y tiene como propósito principal llegar en 2020 a China y alcanzar así una producción para cuatro continentes.

Sobre esta meta, Gutiérrez indicó que "nos falta un cliente final para nosotros ser los exportadores directos a un importador en el país destino que es China. Necesitamos esa persona, esa empresa que crea en nosotros, en nuestro producto, que crea en nuestro precio, en nuestra calidad y en nuestro cumplimiento".

Según el caficultor, la expectativa es que para la cosecha de la actual floración estén listos los trámites para que su café llegue a China, con el respaldo de la Federación Nacional de Cafeteros y otras agremiaciones que impulsan la entrada de productos colombianos al país asiático.

"Tenemos un cultivo bajo sombra con altos estándares de calidad y unos sellos como el de buenas prácticas agrícolas entregado por el Instituto Colombiano de Agricultura que respaldan la garantía de nuestro producto y el de muchos caficultores de todo el país que también están ansiosos por llegar a los exigentes consumidores que son los chinos", agregó.

Con la posibilidad de producir 22,5 toneladas de café al año y la infraestructura para producir un contenedor de 20 píes o 18.000 libras mensuales de café tostado, esta empresa espera suplir las necesidades de los compradores de la cada vez más competitiva y creciente demanda cafetera.

La empresa ve con buenos ojos las expectativas generadas tras la visita a China del presidente colombiano, Iván Duque, en julio pasado, quien aseguró que sus expectativas es aumentar la exportación del café colombiano hacia China hasta 300.000 sacos de café anuales, durante los próximos años.

"En corto tiempo estaremos llegando a estos mercados con el apoyo de este gobierno y de unos próximos gobiernos que ven y creen en nuestros productos. Lograr ingresar al mercado chino, donde la población es muy superior, sería un éxito total y rotundo", dijo.

Café Satori será uno de los invitados especiales a la feria Cafés de Colombia Expo 2019 que se realizará del 17 al 20 de octubre en Bogotá y reunirá a más de 100 productores del país andino en el recinto ferial Corferias de Bogotá.

Fuente: http://spanish.xinhuanet.com/2019-10/10/c_138459744.htm

Erbol • Empresa china emprende proyecto carretero en la Chiquitanía y la ABC pide apoyarla

La empresa china State Construction Engineering Corporation ya comenzó con tareas de movilización para la construcción del tramo carretero entre San Ignacio de Velasco-San José de Chiquitos. El gerente regional de la ABC, Omar Velarde, llamó a apoyar a la firma asiática, ya que está contratando gente del lugar para las obras.

“La empresa es la número uno de China en construir carreteras. Es su primera obra en Latinoamérica. Es muy reconocida la empresa china, por lo tanto debemos apoyarla”, dijo Velarde en entrevista con radio Juan XXIII para la Red ERBOL.

El Gerente regional de la Administradora Boliviana de Carreteras indicó que ya el 5 de septiembre se dio la orden de proceder a la empresa china, y que tiene hasta el 5 de noviembre para terminar con la etapa de movilización.

El miércoles se comenzó con la inspección de obras. Velarde señaló que ya se verificó la construcción de los campamentos de la empresa y la llegada de maquinaria nueva. Además ya se contrató a la supervisión, que está a cargo de un consorcio boliviano-español.

El funcionario señaló que toda empresa que tenga contrato con el Estado debe regirse a las normas nacionales, en este caso a la ley laboral en cuanto al trato con los trabajadores.     

“Están contratando gente del lugar, se necesita mucha mano de obra, se necesita muchos choferes, tanto para volquetas motoniveladoras, excavadoras, están haciendo ahí el reclutamiento de gente”, resaltó.

Indicó que la empresa tiene dos campamentos, el principal entre San Rafael y San Miguel y otro cerca a la comunidad La Fortuna cerca de San José. Además, se pondrá un equipo de chancado de agregados en el Cerro del Diablo. 

Velarde indicó que el tramo tiene 208 kilómetros y que el tiempo estimado de construcción es 36 meses. La inversión es de $us 123,8 millones, según difundió la ABC. 

De parte de los transportistas de la Chiquitanía, el dirigente Juan Luis Sequeri, destacó que es una obra anhelada por la región turística y ganadera.

El dirigente indicó que se ha pedido a la empresa valorar la mano de obra de la gente de lugar. Asimismo, llamó a que se cumpla las normas nacionales, como por ejemplo con el pago de horas extra. “Nadie tiene que ser explotado”, agregó.

Fuente: https://www.erbol.com.bo/nacional/empresa-china-emprende-proyecto-carretero-en-la-chiquitan%C3%ADa-y-la-abc-pide-apoyarla

Diálogo Chino • El litio pone a América del Sur en una encrucijada

“Oro blanco”, “petróleo del siglo XXI” y “mineral estrella”. Esos son algunos de los nombres con los cuales se denominó al litio en América del Sur desde el lanzamiento de las baterías fabricadas con el recurso, en 1991, hasta nuestros días.

Presente en la alimentación de aparatos de uso cotidiano como los celulares y las notebooks, las baterías de litio están llamadas a ocupar un lugar clave en los sistemas de transporte basados en vehículos eléctricos, de inexorable imposición debido al progresivo agotamiento de los hidrocarburos y de las peligrosas consecuencias ambientales que produce su quema.

Sin embargo, pensar en una definición para el carácter del litio desde Sudamérica, lejos de ser un mero divertimento retórico, posee una urgencia acuciante debido a dos motivos yuxtapuestos.

El primero, desprendido de un dato elocuente: los países que componen el llamado “triángulo del litio” –Argentina, Bolivia y Chile- en América del Sur poseen el 68% de los reservorios globales del mineral en forma de salmueras, de más práctico procesamiento y mayor rentabilidad de extracción. El segundo motivo, radica en la importancia estratégica creciente que las compañías de los países centrales le otorgan a la apropiación del mineral y, por lo tanto, a las riquezas de nuestra región.

Frente a ese panorama, Sudamérica se coloca nuevamente de cara a la histórica disyuntiva estructural en torno a qué hacer con sus abundantes recursos naturales. ¿Representará el litio otro de los ciclos de auge primario-exportadores sudamericanos o bien fungirá como trampolín para romper con esa dinámica y explorar novedosas vías de (pos)desarrollo?

La definición de este difícil problema, empero, exige una revisión exhaustiva en torno a la realidad, proyecciones y contradicciones que atraviesan al litio sudamericano. Desde una vocación multidimensional, a esa tarea se aboca Litio en Sudamérica. Geopolítica, energía y territorios (Editorial El Colectivo, 2019), segundo libro del Grupo de Estudios en Geopolítica y Bienes Comunes (GyBC) del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe de la Universidad de Buenos Aires coordinado por Bruno Fornillo.

Un prisma privilegiado para comenzar a observar la importancia estratégica que actualmente posee el litio es el que otorga la revisión de los flujos de fondos para investigación y desarrollo de acumuladores, panorama que exhibe una representación a escala de las mutaciones contemporáneas de la gramática geopolítica.

En concreto, tanto a nivel de papers científicos publicados como también de patentes registradas y guarismos de producción de baterías en bruto, el eje Asia-Pacífico –con clara preponderancia de la República Popular China- parecería estar sacándole varios cuerpos de ventaja al mundo euroatlántico.

Incluso países como Alemania, cuna de la noción de “transición energética” y pionero en la innovación con fuentes renovables, se han vistos fuertemente superados en esas áreas en los últimos años por el “gigante asiático”, el cual parece decidido a dominar la carrera por la electromovilidad.

Llevando el análisis a los países del “triángulo”, es posible encontrar una serie de condicionalidades histórico-jurídicas y de políticas públicas que dificultan la industrialización soberana del litio e impactan en los modos de vida de las comunidades que habitan los salares de donde se extrae. Partiendo desde el nudo normativo,

Argentina se caracteriza por el dominio provincial de los recursos naturales introducido por la reforma constitucional de 1994, situación que favorece la explotación a gran escala -de hecho, hay mas de 40 proyectos de extracción en diferentes etapas en manos de empresas transnacionales-.

Bolivia, por su parte, exhibe una posesión estatal del litio, que busca crecer en la cadena de valor a partir de controlar el mineral. En Chile, en cambio, si bien el Estado central también hegemoniza los recursos, el mismo apuesta a ellos bajo una impronta mercantilista que prefiere concesionarlos a privados para su explotación.

En igual clave se puede estudiar los intentos de producción soberana de baterías. Allí, Bolivia se presenta como el único poseedor de una política industrializadora incipiente pero integral, la cual ejerce en colaboración de compañías alemanas y chinas. En Chile, pese a que existe alguna presión de parte del entramado científico nacional para el escalamiento en las cadenas globales de valor del litio, nuevamente prima la confianza estatal en los privados. En Argentina, por tanto, se visibiliza una carencia de propuestas integrales pese a disponer recursos humanos de primer nivel alojados en organismos científicos descentralizados como el CONICET y las Universidades Nacionales, aprovechados tan solo tangencialmente por la provincia de Jujuy.

En simultáneo, puede verse la fuerte organización de las comunidades de los salares en América del Sur contra la explotación del litio para proteger recursos vitales como el agua, lucha no exenta de dificultades y contradicciones internas. Un dato llamativo al respecto de las precauciones tomadas para la puesta en marcha de los emprendimientos litíferos del “triángulo” es que muchos de ellos fueron precedidos por estudios ambientales realizados por las propias empresas interesadas sin revisiones estatales cuidadosas, lo cual traza un manto de sospecha sobre el verdadero impacto de la actividad en el frágil equilibrio hidrológico y socioproductivo de los salares.

Aunque el grueso del litio en América del Sur se encuentra en el “triángulo”, debe marcarse que el mineral también existe en países como Brasil, aunque en forma de pegmatita o roca. Al igual que en el resto de la región, las contradicciones antes señaladas se reproducen en la nación verdeamarela, la cual está muy lejos de utilizar su propio litio para crecer en la elaboración de baterías en su propio territorio.

En resumen, salvo por Bolivia, la provincia argentina de Jujuy y algunos bolsones científicos chilenos, la región no exhibe proyectos que piensen al litio como un vehículo privilegiado para abrirse camino hacia un sendero de (pos)desarrollo, ecológicamente respetuoso y profundamente democrático.

En este sentido, las proyecciones para superar las limitaciones socioproductivas estructurales de Sudamérica no dejan de despertar una mirada sombría. Sin una aplicación urgente de medidas que reviertan lo acotado de la planificación estratégica en torno al mineral, la visión extractivista sobre éste volverá a colocar a la región en su rol histórico en el mercado mundial: el de periferia exportadora de naturaleza que es valorizada en países centrales.

En vistas de las condiciones contemporáneas vinculadas al impacto global del cambio ambiental y las dificultades y desigualdades que conlleva nuestra sociedad fósil, la concreción de un nuevo paradigma energético, de su capacidad industrial y científico-técnica, solo será viable si los recursos pasan a ser tratados como patrimonio y posibilidad para todas las regiones y países. De las decisiones que se tomen en los próximos años dependerá la definición de esta crítica coyuntura.

Fuente: https://dialogochino.net/30612-lithium-puts-south-america-at-a-crossroads/?lang=es

Diálogo Chino • Las tres semanas que sacudieron al camarón ecuatoriano en China

La economía ecuatoriana se sacudió al ver que su producto más rentable después del petróleo fue repentinamente privado de su principal mercado. A inicios de septiembre, China suspendió la entrada de camarón ecuatoriano, cuyas ventas sobrepasan los 1.000 millones de dólares de enero a agosto de este año, por razones sanitarias.

Un mes después de imponer la medida, China reautorizó las ventas a una de las cinco empresas sancionadas por considerar que sus camarones no tenían ya problema. A las otras cuatro les permitió volver a comercializar carne cocida de ese animal, aunque no aún su más rentable presentación completa y cruda. El episodio ha generado preocupación entre los productores ecuatorianos, que aseguran que se les está pagando menos por su mercancía y que aún esperan una solución a la crisis.

Los camaroneros

Marcos Tello es un productor camaronero de Esmeraldas que por estos días se mantiene conectado con sus colegas de otras zonas del Ecuador, a través de llamadas telefónicas y de grupos de WhatsApp para enterarse de cualquier información sobre el bloqueo que impuso China a cargamentos de camarón ecuatoriano, supuestamente contaminados con las enfermedades conocidas como cabeza amarilla y mancha blanca.

“Solo hemos recibido unos escuetos boletines del Ministerio de Comercio Exterior y a través de la Cámara de Acuacultura, pero no tenemos mayores detalles”, dice Tello, presidente de la Asociación de Productores de Camarón del Norte de Esmeraldas (Aprocane) que agrupa a unos 40 empresarios, quienes suman unas 1.500 hectáreas de fincas camaroneras en el norte costero del Ecuador.

Su preocupación se debe a una realidad económica insoslayable: entre enero y agosto de este año, Ecuador envió 210 mil toneladas métricas de camarón valoradas en unos 1.189 millones de dólares a China, según los registros de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA).

El crecimiento del mercado chino ha sido espectacular para Ecuador: en 2014 le vendió el 30% de sus exportaciones de camarón (68.603 toneladas métricas) por un monto de 584 millones de dólares y en 2018 los envíos ya representaban el 61% (o 281.718 toneladas métricas), según cifras de Undercurrent News, un portal económico especializado en el mercado pesquero.

De ese boom se han beneficiado muchos ecuatorianos, dado que el sector camaronero está compuesto en un 57% por micro y pequeñas empresas, un 38% por medianas compañías y un 5% por grandes empresas, según la revista de negocios Ekos.

La bonanza que ha experimentado la actividad camaronera ecuatoriana obedece, sobre todo, a la inversión privada y al inmenso aumento en el consumo de comida de mar en China, donde en los últimos años productos antes considerados de lujo como el camarón, el pulpo o el calamar, están convirtiéndose en la aspiración de sectores amplios de una clase media que tiene cada vez mayor capacidad adquisitiva. Ante la imposibilidad de China de producir todo el camarón que demanda su sociedad, sus importaciones vienen creciendo.

Se abre un hoyo en el mercado

Muchos camaroneros creen que el cierre del mercado se está sintiendo ya en sus bolsillos, que han visto una reducción del precio de la libra de camarón que afecta su rentabilidad y que quieren conocer los detalles del problema con el país asiático para saber cómo enfrentarlo.

“Por ejemplo, por un camarón de entre 18 y 20 gramos lo estaban pagando en $1,88 y bajó a $1,83. Las empacadoras (empresas ecuatorianas que compran el camarón a los dueños de las fincas productoras) dicen que es por el problema con la China”, afirma Tello.

En la provincia de El Oro, en el sur del Ecuador, productores del crustáceo aseguran que la reducción del precio es aún más drástica.

Segundo Calderón, quien representa a unos 1.200 productores de camarón que generan aproximadamente el 35% de envíos al exterior, lamenta que se afecte a sus colegas cuando, asegura, son ellos quienes cumplen los controles sanitarios en las piscinas donde producen los camarones en tierra firme, en toda la costa del país.

“Nosotros pasamos muchos filtros: primero el control visual que hacemos en el transcurso de crianza del camarón, luego cuando negociamos con las plantas procesadoras ellas nos mandan una hoja para decir de dónde es la larva, qué alimento se utiliza. Cuando ellos compran camarón, compran camarón de calidad. La ventaja es simplemente para el exportador”, añade.

Diálogo Chino solicitó entrevistas al ministro de la Producción, Iván Ontaneda, y al sector exportador representado por la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA) para conocer las medidas que se han adoptado en el país y a nivel internacional para superar el bloqueo chino impuesto a ciertas empresas ecuatorianas, pero ninguna de las dos atendió el pedido.

No obstante, la información difundida por canales oficiales refiere varias reuniones a mediados de septiembre anterior, en China, entre una delegación ecuatoriana de funcionarios y empresarios –encabezada por el ministro Ontaneda– y autoridades aduaneras chinas.

“Fruto del diálogo con autoridades chinas se levantó la sanción por cabeza amarilla a Omarsa Group. Este es el resultado de un trabajo conjunto entre el sector público y privado en beneficio del país. Continuamos en reuniones técnicas para establecer la mejor hoja de ruta y levantar las restricciones de las otras empresas”, publicó Ontaneda a través de Twitter para celebrar la decisión de China de retirar el bloqueo a las exportaciones de camarón de esa compañía ecuatoriana, el 16 de septiembre pasado.

Asimismo las autoridades del país asiático han permitido que el resto de empresas sancionadas ingresen otro tipo de productos, aunque el golpe sigue siendo duro. “La medida será de escaso alivio, ya que ninguno exporta muchos camarones cocidos o carne de camarones (pelados) a China”, según el portal Undercurrent News.

Los coletazos de la crisis camaronera

China emitió una alerta sanitaria en agosto anterior por la supuesta detección de camarón contaminado con cabeza amarilla (yellow head virus o YHV), que afecta a órganos vitales en el animal, y mancha blanca (white spot syndrome virus o WSSV), que provoca falta de apetito y alteración motora del espécimen, dos enfermedades que generan problemas en la producción del crustáceo. Esta última patología diezmó al sector camaronero ecuatoriano en 1998, pero se superó al adoptar procesos óptimos de cultivo, mientras que el país no había tenido nunca problemas con la primera.

La reversión del bloqueo a la carga de la empresa Omarsa Group, una de las principales exportadoras del crustáceo de Ecuador, se registró luego de que se realizó un nuevo análisis al camarón de un contenedor que regresó al Ecuador y en el que se descartó la presencia de cabeza amarilla, según un comunicado de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA).

“Por lo tanto se solicitó el levantamiento de la restricción. La contraparte china accedió a dicha solicitud y ya no consta en el listado de empresas sancionadas a la fecha”, se lee en el documento. No obstante, se recalca que “aquellas empresas que se les encuentren las enfermedades se les aplicará la sanción, es decir la suspensión temporal y devolución del producto y que queda a riesgo del exportador enviar su producto”.

Esta situación no solo mantiene en incertidumbre a los productores de camarón. En el gremio que agrupa a los laboratorios de larvas donde se cría al animal a edad temprana en tanques también hay preocupación ante ciertos síntomas que están percibiendo desde que trascendió la noticia del impasse comercial con China.

“Esto afecta a todo el negocio. Hay muchos laboratorios que han parado, los laboratorios que han tenido lista su producción de larvas en los días del problema no han podido venderla y han tenido que botarla al mar y eso ha producido pérdidas cuantiosas. Necesitamos del Gobierno, de forma urgente, créditos flexibles para este sector. Las pérdidas son millonarias”, lamenta Luis Alvarado Guamán, presidente de la Asociación de Laboratorios Productores de Camarón de la Península de Santa Elena, quien detalla que en esta zona costera al sur de Guayaquil funciona más del 50% de los 400 laboratorios que hay en Ecuador.

Alvarado destaca que los laboratorios regulados por el Instituto Nacional de Pesca (INP) y el Ministerio del Ambiente cumplen con los procesos sanitarios para garantizar la producción de larvas sanas, pero cuestiona ciertos vacíos que se les salen de las manos.

“Faltan controles de trazabilidad que le toca hacer al Gobierno. Hay mucha delincuencia, camaroneras que han sido asaltadas y ese camarón va a ciertos exportadores inescrupulosos. En todos los peajes debería de haber control”, dice Alvarado, quien comenta que hay laboratorios y camaroneras que trabajan sin permisos.

El crecimiento inesperado del mercado chino trajo importantes réditos pero también ha tenido otras consecuencias que los camaroneros ahora comienzan a advertir.

“A partir de los últimos dos, tres años nos hemos hecho demasiado dependientes del mercado chino. Casi todos los exportadores se dedicaron a vender a los chinos. Se han descuidado otros mercados como Europa, los Estados Unidos, países del Cono Sur. De esa manera nosotros no seríamos dependientes de un solo mercado en caso de que pase lo que está sucediendo ahora, porque enseguida afecta”, concluye el dirigente camaronero Marcos Tello. Por eso están pidiéndole apoyo al Gobierno y al sector exportador para diversificar los mercados internacionales.

Con esos, más un mercado chino reabierto, esperan que el volumen de camarones exportados aumente.

Fuente: https://dialogochino.net/30661-ecuadors-economy-shell-shocked-by-china-shrimp-ban/?lang=es

Correo • Empresa china adquiere el 83.6% de Luz del Sur por $ 3,590 millones

Tras varios meses en negociaciones, el principal accionista de la empresa eléctrica Luz del Sur, la norteamericana Sempra Energy, logró llegar a un acuerdo de compra venta por el 83.6% de sus acciones con la compañía China Yangtze Power International (CYP), cuya matriz es China Three Gorges Corporation, que adquirió de Odebrecht, a mediados de año, la hidroeléctrica de Chaglla, la tercera más grande en el Perú.

De acuerdo a una información de prensa difundida esta mañana, Luz del Sur, que hasta junio de 2018 tenía 1 millón 6 mil usuarios residenciales en el Perú, fue adquirida por $ 3.590 millones en un acuerdo que deberá cerrarse al primer trimestre de 2020, después de haber sido aprobado por las autoridades de competencia peruana, en este caso Indecopi, y la autoridad monetaria de Bermuda. Junto a la distribuidora Luz del Sur, la compañía china adquirió las unidades Tecsur S.A. y la generadora Inland Energy S.A.C.

Mientras tanto, los activos de Sempra en Chile van a seguir en negociación. La empresa china espera llegar a un acuerdo para fin de año que le otorgue el 100% de las acciones de Chilquinta Energía S.A. y Tecnored S.A., que operan en Chile. De acuerdo a los directivos de Sempra Energy, el acuerdo les permitirá alcanzar la cantidad de capital necesaria para mejorar sus operaciones en California y Texas. Además, su línea de negocio de gas natural, Sempra LNG, alcanzó un memorando de entendimiento para proveer a China Three Gorges de gas natural, en caso de necesitarlo.

Al mes de junio de 2018, Luz del Sur atiende a 30 distritos al sur de Lima, hasta la provincia de Cañete, la cual ha sido atendida hasta el 30 de setiembre del 2015 por su subsidiaria Edecañete S.A. (absorbida por Luz del Sur el 1 de octubre del 2015). Entre usuarios residenciales, industriales y clientes libres, la empresa tiene 1 millón 116 mil clientes.

Fuente: https://diariocorreo.pe/economia/empresa-china-adquiere-el-836-de-luz-del-sur-por-3590-millones-913780/