DOCUMENTOS

 

Contratos millonarios, grandes consecuencias - Las empresas chinas en Bolivia

Con el apoyo del gobierno actual, China viene expandiendo su presencia económica en Bolivia a través de negocios millonarios y favorables a las empresas y bancos de este país. Para Bolivia significa alto endeudamiento y mayor dependencia económica y, para los trabajadores, la violación de sus derechos.

Frente a la crisis capitalista mundial, China está ejecutando una estrategia de respuesta a la sobreacumulación de capital intensificando su influencia económica internacional y buscando beneficios para promover su crecimiento y estabilidad económica. De esta manera, se perfila como un actor clave en la economía y geopolítica global, tanto que en el escenario actual, la disminución de su crecimiento económico incidió en la caída de la demanda mundial y en la reducción de precios del petróleo y minerales, con efectos inmediatos en los países de América Latina cuyas economías se consolidaron con base en la exportación de materias primas.

Las relaciones entre China y Bolivia

La presencia de China en Bolivia es posterior a la de la mayor parte de los países de Sud América. Asimismo, recibe menos inversiones que estos países, sin embargo, la banca estatal de ese país asiático se ha convertido en los últimos años en la mayor fuente bilateral de recursos crediticios. El financiamiento que recibe tiene como destino principal la ejecución de proyectos de gran envergadura en los campos de tecnología, transporte militar, telecomunicaciones, construcción de carreteras y ferrocarriles, energía hidroeléctrica y agroindustria, entre otros. El desarrollo productivo no aparece como prioridad.

Las relaciones bilaterales entre China y Bolivia comenzaron a fortalecerse a partir del año 2011 como resultado de las visitas del presidente Morales a China y del Vice Primer Ministro chino Hui Liangyu al país. El gobierno boliviano calificó a esta relación como “Asociación Estratégica”  bajo la visión de “romper la hegemonía imperialista de Estados Unidos y alcanzar la independencia económica y de financiamiento” a partir de una "relación horizontal, sin subordinación ni imposiciones“, propósitos discursivos que buscan ocultar la presencia privilegiada creciente de empresas chinas en Bolivia.

La expansión china en Bolivia ¿Cooperación o negocio redondo?

 

El año 2011, en una primera etapa, se suscribieron 16 acuerdos comerciales en materia agrícola, de comunicaciones, de incentivos a la inversión, energía, minería y seguridad alimentaria, con el objetivo de profundizar las relaciones entre ambos países y promover la presencia de grandes consorcios empresariales estatales de China en los principales sectores de la economía nacional (energía, transporte, telecomunicaciones e industria). En esta etapa, el proyecto de mayor tamaño fue la construcción del Satélite “Túpac Katari”, con un préstamo de 251 millones de dólares del Banco de Desarrollo Chino [1]. En menor magnitud, se ejecutaron otros proyectos vinculados a la compra de aviones y helicópteros para las Fuerzas Armadas y, perforadoras para Yacimientos Pterolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) que, sumados al anterior contrato, consolidaron al país asiático como el cuarto acreedor de Bolivia y el principal en términos bilaterales (ver Gráfico 1). Al mismo tiempo, las empresas chinas se convirtieron en las mayores contratistas del Estado boliviano beneficiándose con licitaciones y adjudicaciones directas, algunas bajo la modalidad de “llave en mano” [2], teniendo entre las fuentes principales de financiamiento al Tesoro General de la Nación y préstamos del Banco Central de Bolivia (BCB) otorgados a empresas públicas estratégicas para proyectos de gran alcance.

 

Sinohydro, Sinopec, Sinosteel, China International Water and Electric Corp (CWE), CAMC Engineering, China Railway, Vicstar Shenzhen son algunas de las empresas chinas que tienen actualmente en sus manos, las mayores inversiones del Estado. En el sector de transporte, las empresas chinas desplazaron a las empresas brasileñas que durante décadas concentraron los principales proyectos de construcción de carreteras. En este rubro, estas empresas se adjudicaron la construcción de la carretera Ichilo-Ivirgarzama y San Ignacio- Puerto Ganadero, varios puentes en la región amazónica y el ferrocarril Montero-Bulo Bulo. En energía participaron en el proyecto eólico Qollpana y actualmente en la construcción de la Central Hidroeléctrica San José. En la industria,  la construcción del Ingenio San Buenaventura, la Planta de Concentración de Estaño de Huanuni, la Planta Piloto Ensambladora de baterías de litio y las fábricas de cartón y de papel, entre  otros.

Varios de estos proyectos fueron cuestionados seriamente en cuanto a los aspectos técnicos, la factibilidad económica, cumplimiento de plazos, el desconocimiento de la legislación laboral y ambiental y fueron señalados como “elefantes blancos”. Si bien se rescindieron contratos con algunas empresas chinas, resalta de lejos que el capital chino llegó al país para quedarse por un buen tiempo con respaldo del actual gobierno.

Un efecto innegable: mayor endeudamiento y dependencia

A finales del 2015, el gobierno boliviano anunció un mayor financiamiento de créditos chinos para grandes proyectos de infraestructura e industriales y que la contratación de empresas de ese país sería una condición normal en préstamos bilaterales bajo la típica relación “gobiernos- empresas-bancos”, que termina privilegiando la participación de empresas chinas.

En la etapa inicial se plantearon 7.500 millones de dólares de endeudamiento, con lo que China llegaría a ser el principal acreedor de Bolivia elevando la deuda externa en más del 118%, monto que actualmente asciende a 6.340,8 millones de dólares [3]. Este crédito se encuentra en etapa de negociación debiendo ser aprobado en cada caso por la Asamblea Legislativa Plurinacional. Mientras tanto, varios proyectos millonarios fueron adjudicados a empresas chinas como la construcción de la ruta El Sillar a la empresa Sinohydro por 426 millones de dólares y bajo la modalidad de llave en mano, la Planta Siderúrgica de El Mutún a Sinosteel por 450 millones y el proyecto de Conversión del Aeropuerto de Santa Cruz en Central de Carga Internacional a Beijing Urban por 300 millones de dólares.  En mayo de este año está prevista la licitación del Proyecto Múltiple Rositas (con un presupuesto de 1.300 a 1.800 millones de dólares), en cuya primera fase de estudios ya participó la empresa Hydrochina con resultados que no son de conocimiento público.

A medida que se consolida la presencia china en Bolivia, también lo hacen las relaciones asimétricas con el país asiático y la dependencia del país. Por una parte, tal como señalamos, el requerimiento del gobierno actual de mayores inversiones y recursos financieros para planes de ejecución de grandes proyectos en desmedro del desarrollo y de la producción del país, implicará en el mediano y largo plazo, un elevado endeudamiento con China. Por otra parte, el saldo comercial con este país que históricamente fue negativo, viene creciendo exponencialmente hasta alcanzar en 2015 a 1.282 millones de dólares a favor de China. De acuerdo al Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) Bolivia exportaba 66 productos a China de los cuales, los 9 principales son minerales, en cambio de China llegan a Bolivia 3.929 productos, entre aviones, computadoras, equipos electrónicos y motocicletas.

Las consecuencias negativas no terminan para el país. En el nuevo marco de contrataciones públicas, el Estado boliviano transfiere la evaluación de las previsiones y resultados de las costosas inversiones a las empresas ejecutoras de los proyectos, dejando a un lado el control estatal.

Empresas chinas y derechos laborales. El caso de Sinohydro

La presencia creciente de empresas chinas en Bolivia implicó para los trabajadores ocupados en algunos de éstas, el acceso a empleos precarios y la conculcación de sus derechos laborales concomitante con el pisoteo de la legislación laboral nacional. Este es el caso de la empresa Sinohydro a cargo del proyecto carretero Ichilo-Ivirgarzama que incumplió flagrantemente la legislación laboral nacional, cuyo acatamiento fue previsto en el Documento Base de Contrato establecido por la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC).

Un análisis del CEDLA sobre la situación de las condiciones laborales en esta empresa reveló que la misma incurrió en la no suscripción de contratos de trabajo que transparenten el respeto de los derechos laborales tratándose de proyectos que fueron objeto de licitación internacional, la falta de pago por horas extras de acuerdo a la legislación vigente, la carencia de seguro de salud, la adopción de insuficientes medidas de seguridad ocupacional, descuentos arbitrarios de los salarios, despidos injustificados, acoso laboral y el desconocimiento del fuero sindical y de los derechos colectivos en general. Los trabajadores lucharon por varios meses por cambiar esta situación adversa sin lograr la atención efectiva a sus demandas.

Bolivia no es la excepción ya que Sinohydro es una de las empresas chinas con mayores conflictos laborales y ambientales en el mundo. Es el caso del Ecuador donde esta empresa enfrentaba diez denuncias en la Fiscalía General y en siete juzgados civiles y laborales de este país, por la comisión, entre otros delitos, de presunto peculado y el incumplimiento del pago de haberes e indemnizaciones laborales. No obstante esta situación, de conocimiento del gobierno de Morales, se procedió a contratar a esta empresa, concediéndole además del proyecto mencionado, otras tres grandes obras, en una clara muestra de promoción y beneficio de la presencia de empresas chinas en el país.

El dragón chino a paso de parada

Por lo señalado, todo apunta a que las empresas y capital chino en Bolivia llegaron para quedarse un buen tiempo y acumular grandes ganancias. Como destaca el documento del CEDLA, Bolivia se perfila como territorio libre para la operación de consorcios chinos con todas las consecuencias de endeudamiento, pérdida de soberanía financiera del país y la violación de las leyes laborales locales. Para los trabajadores del proyecto carretero en cuestión, Sinohydro es sinónimo de sobreexplotación laboral y violación mayúscula de derechos.

El cuestionamiento sobre el despliegue del dragón chino en Bolivia interpela al gobierno de Evo Morales por haber privilegiado a intereses económicos de empresas chinas en desmedro de los intereses de los obreros y de la soberanía jurídica nacional. Pero también interpela al silencio cómplice de la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) y la inoperancia del Ministerio de Trabajo que, recientemente anunció la aplicación de una sanción económica a Sinohydro sin importar la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y el ejercicio de sus derechos.

 

[1] Las condiciones del préstamo son a 20 años plazo con un interés libor a 6 meses más 2,7%.

[2] Significa que la empresa que se adjudica el contrato se hace cargo de la totalidad del proyecto (estudios de factibilidad, diseños de ingeniería y construcción) y que la decisión de ejecutar el proyecto ha sido adoptada por el Estado sin contar con criterios económicos y técnicos, al mismo tiempo que su intervención resulta reducida.

[3] Informe de Deuda Externa Publica al 31 de diciembre de 2015, BCB.

Tipo de registro: 

Nuevas falsas expectativas sobre la industrialización del hierro del Mutún a cargo de la empresa china Sinosteel

Nuevas falsas expectativas sobre la industrialización del hierro del Mutún a cargo de la empresa china Sinosteel

Pablo Poveda

  1. Contexto internacional del acero

El acero que se produce utilizando como materia prima el hierro (el metal más abundante de la corteza terrestre), por su ductilidad en un sinnúmero de aleaciones, es la base de la estructura productiva capitalista para la producción de máquinas y herramientas, representando el 90% de todos los metales fabricados a escala mundial.

Es por ello que la expansión de la base industrial de los últimos años, provocada por la  China, ha aumentado su demanda, provocando un ciclo de alza de precios del hierro y del acero desde 2004 a 2011 (ver Gráficos 1 y 2). Sin embargo, este ciclo industrial de crecimiento se ha ralentizado, llevando a una brusca caída de los precios.

Gráfico 1: Precio del hierro (62% de contenido de Fe; $US por tonelada)

                           
  Fuente: http://www.datosmacro.com/materias-primas/mineral-de-hierro?anio=2000

La industria del acero se ha conformado en correspondencia al desarrollo de la base industrial de las potencias económicas emergentes [1] luego de la Segunda Guerra Mundial, siendo altamente protegida por sus Estados y por tanto altamente concentrada, situación que ha provocado una tendencia a su estancamiento en el largo plazo [2]. Sin embargo, las transformaciones productivas de la china han generado un clima de dinamismo dentro de la industria en estos últimos años.

Gráfico 2: Precio del acero CRC ($US/tonelada)

                      Fuente: Cochilco, 2014.

En efecto, como se puede apreciar en el Gráfico 3, la producción mundial de mineral de hierro y de acero crudo se ha expandido durante los últimos años, 43% en el caso del mineral de hierro y 45% para el caso del acero crudo.

Gráfico 3: Producción mundial de mineral de hierro y acero crudo (millones de toneladas)

                           Fuente: Steel Statistical Yearbook, 2015.

Pero detrás de este comportamiento se destacan tres síntomas que llevan,  nuevamente, a un estancamiento de largo plazo y concentración en la industria del acero. Uno de ellos es la reunión del 74% de las exportaciones en Australia y Brasil en 2014; mientras que el 77% de las importaciones en el mismo año se aglutinan en China y Japón (ver Cuadro 1). Lo que muestra que los países industrializados no han incrementado su demanda sustancialmente y que ésta la satisfacen internamente, siendo la demanda China la que ha impulsado este dinamismo.

Cuadro 1: Principales exportadores e importadores de mineral de hierro (millones de toneladas y porcentajes)

 

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

Exportadores

 

Brasil

224

243

269

282

266

311

331

327

330

344

Brasil (% del total)

30%

31%

31%

31%

28%

28%

29%

27%

25%

23%

Australia

239

248

269

309

381

427

466

524

613

754

Australia (% del total)

32%

31%

31%

34%

40%

38%

41%

43%

46%

51%

Importadores

 

China

290

342

400

460

640

638

707

764

842

956

China (% del total)

38%

42%

46%

49%

65%

60%

62%

63%

66%

67%

Unión Europea

183

193

187

182

106

155

155

148

157

158

Unión Europea (% del total)

24%

24%

22%

19%

11%

14%

14%

12%

12%

11%

Japón

132

134

139

140

105

134

128

131

136

136

Japón (% del total)

18%

17%

16%

15%

11%

13%

11%

11%

11%

10%

Fuente: Elaboración CEDLA con base en Steel Statistical Yearbook, 2015.

Los rasgos de la concentración también se pueden apreciar en el ranking de las diez principales empresas productoras de acero (Cuadro 2). En primer lugar, las tres primeras empresas son el resultado de recientes fusiones. Mittal Steel de India, Inglaterra y Estados Unidos, que en el 2005 era la primera empresa mundial, se fusionó con Arcelor de Luxemburgo (la segunda en 2005); Nippon Steel la tercera en 2005, se fusionó en 2012 con Sumitomo Metal; Hebie Steel Group también resulta de la fusión de Tangsteel y Hansteel en 2008. Es de esta manera que los grandes productores del acero pueden mantener su hegemonía.

Sin embargo, aparecen en el ranking empresas chinas emergentes (13% de la producción), que se conformaron en los años de mayor crecimiento y acumulación sin precedentes de la economía China, con el apoyo del Estado3]. Estas empresas nuevas en el mercado son altamente vulnerables en este período de baja de precios, pues tienen procesos de acumulación de capitales no consolidados, ya que no cuentan con tecnología y su expansión es en base a deuda [4]. Todo ello sugiere un escenario de alta competencia y reordenamiento de la industria, que aún está en curso, y que se hará efectivo en los próximos años, forzando la centralización de los pequeños capitales por aquellos que ya están consolidados.

Cuadro 2: Ranking de empresas productoras del acero

Empresa

País

Rango

Producción (MM de toneladas)

% total mundial

Arcelor Mittal

Luxemburgo

1

98

5,87%

Nippon Steel and Sumitomo Metal Corporation

Japón

2

49

2,95%

Hebie Steel Group

China

3

47

2,82%

Baosteel Group

China

4

43

2,60%

POSCO

Corea del Sur

5

41

2,48%

Shangang Group

China

6

35

2,12%

Ansteel Group

China

7

34

2,06%

Wuhan Steel Group

China

8

33

1,98%

JFE Steel Corporation

Japón

9

31

1,88%

Shougang Group

China

10

31

1,84%

Fuente: Steel Statistical Yearbook, 2015.

Y finalmente, el rasgo que más destaca es el exceso de oferta desde 2008, que llevaría primero a la acumulación de inventarios y luego al estancamiento de la producción. Entre 1970 a 1995 la producción mundial de acero creció apenas a un promedio anual de 1%. Por otra parte, el exceso de demanda que se presenta después de muchos años en 2004, con un déficit en la oferta de 106 millones de toneladas de acero (10% de la producción mundial) [5] rápidamente es satisfecho.

Gráfico 4: Oferta y demanda de acero (en millones de toneladas)


 Fuente: Elaboración CEDLA con base en Steel Statistical Yearbook, 2015.

Es bajo este contexto internacional de exceso de oferta, bajos precios, alta competencia, concentración y centralización de capitales que se pretende entregar la explotación del hierro del Mutún a una empresa china que no tiene mayor importancia en el rubro del acero y que muy probablemente será absorbida por la competencia.

  1. Características del proyecto

El yacimiento de hierro del Mutún es la segunda reserva de Sudamérica después de Cerro dos Carajás ubicado en el noreste de Brasil, y la séptima reserva de hierro del mundo, con 42.000 millones de toneladas de hierro.

El intento fallido de industrialización del hierro del Mutún a cargo de la empresa india Jindal Steel and Power, consistía en la construcción de un complejo minero-siderúrgico que comprendía el desarrollo de ingeniería, concentración, peletización, reducción directa y acería, con una inversión de 2.300 millones de dólares: 11 millones de toneladas anuales de concentrados (2,5 millones con contenido de hierro de 67%); 2,7 millones de toneladas de pellets; 1,5 millones de toneladas anuales de hierro esponja; y, 1,43 millones de toneladas anuales de aceros laminados. Además se incluía inversiones en infraestructura: sistema eléctrico; sistemas de aducción de agua; sistemas de suministro de gas. [6]

En reciente anuncio de adjudicación de la explotación del Mutún por invitación directa a la empresa estatal Sinosteel, se habla de 0,15 millones de toneladas de acero de construcción lisas y corrugadas y 0,08 millones de toneladas de hierro esponja, con una inversión de  460 millones de dólares financiada por el Eximbank de China. También se señala que esta empresa fue elegida por su experiencia, ya que habría realizado alrededor de 300 proyectos en el mundo.

Es lamentable que esta información sólo provenga de declaraciones de las autoridades ante los medios de prensa, sin que exista en las páginas del Ministerio de Minería y Metalurgia, de la COMIBOL Comibol y de la Empresa Siderúrgica del Mutún información más detallada, como el pliego de licitación pública internacional. Por lo que no se puede hacer mayores apreciaciones, salvo señalar que es una propuesta mucho más acotada que la que se planteaba con la empresa Jindal, la cual contemplaba industrializar sólo el 5% de la materia prima.

A pesar del desprecio de los empresarios bolivianos a quienes el presidente y vicepresidente consideran “enanos” [7], existe una propuesta de técnicos bolivianos que cuentan con tecnología propia denominada “Kanakar-Acero” para instalar una planta piloto, con una inversión de 11.274.591 dólares para la producción de 39.600 toneladas anuales de palanquilla, y en un período de 3 a 4 años podrían llegar a producir 0,15 millones de toneladas anuales de barras de acero y 0,1 toneladas anuales de hierro esponja [8]. Sin embargo, se insiste con que sea una empresa extranjera china con poca experiencia en la industria del acero y con problemas financieros invierta 460 millones de dólares en una planta que luego será transferida a técnicos bolivianos.

  1. Sinosteel y el modelo parasitario chino

El proceso de contratación de la empresa Sinosteel Equipment Engineering por invitación directa para la explotación del hierro del Mutún, quedó suspendido, según el gobierno, para confirmar la solvencia de la empresa, por lo cual es importante revisar los antecedentes de la misma.

Sinosteel Equipment Engineering es subsidiaria de la empresa Sinosteel Corporation Ltda., fundada en 1993 con el nombre de China Iron & Steel Trade & Industry Group Corporation.  Es una empresa estatal dependiente de la Comisión de Supervisión y Administración de China, con sede principal en Beijín, cuenta con 86 filiales, 63 en China y 23 en el extranjero (Australia, África del Sur, India, Singapur, Brasil, Alemania, Gabón, Camboya, Indonesia, Vietnam, Turquía, Hong Kong, Macao, etc.) [9], además, emplea a más de 46.000 trabajadores [10]. El capital social de la empresa es de 4.600 millones de dólares, con un volumen de ventas anuales de 9.000 millones de dólares [11]. El financiamiento de esta empresa se sustenta en los bancos estatales chinos, como el Eximbank para el caso del Mutún.

Aunque el principal negocio de la empresa era la importación de hierro, para abastecer la producción industrial de acero en China, sus negocios se fueron expandiendo verticalmente en la industria del acero hacia la exploración y explotación de yacimientos de hierro, y la refinación y producción de acero (arrabio, HBI, DRI, ferroaleaciones, palanquillas, alambrón). Asimismo, se expandió hacia la explotación yacimientos de cromo, níquel, manganeso, tierras raras y realización de investigaciones en el campo de la exploración geológica;  también está involucrada en la petroquímica, metales no ferrosos, cemento y las industrias de vidrio, refractarios para la fabricación de acero; servicio técnico y fabricación de equipos, principalmente para minería. Y, por si fuera poco, también ofrece servicios de envío y transporte de mercancías, seguros, agentes de carga, almacenamiento y servicios portuarios. Para montar sus fábricas importa tecnología avanzada de Alemania, Japón, Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos, etc. [12]

De esta manera Sinosteel se convirtió en la primera firma en expansión en el extranjero, sin embargo, débil para enfrentar la competencia en período de caída de precios del acero, fue obligada a cerrar varias de sus minas. Según un analista de la industria del acero, la empresa se expandió fuertemente los años 2007 y 2008, en momentos que la industria del acero empezaba una desaceleración, llevándole más adelante (2015) a problemas de pago de deuda.[13] En efecto, en octubre de 2015 la empresa retrasa el pago de intereses de  315 millones de dólares de unos bonos con rendimiento de 5,3% que vencen en 2017 [14], sin embargo, el 2013 los estados financieros presentados por la empresa ya reflejaban la crisis financiera. Para mayo de 2015 la deuda alcanzaba a 6.064 millones de dólares ( 1.686 millones de dólares al Industrial and Commercial Bank of China, 1.839 millones de dólares al Bank of China, 1.456 millones de dólares al China Minsheng Bank, y al Export Import Bank of China 1.073 millones de dólares) [15].

La falta de liquidez de la empresa se debe a que muchos de sus clientes, que cayeron en desgracia, no hacen efectivos sus compromisos de pago, y por tanto la empresa está esperando cobrar las facturas pendientes de pago de un número indeterminado de clientes. En su afán de expansión la firma ayudó a los clientes a calificar para créditos bancarios falsificando documentos

Aunque la empresa discute un plan de reestructuración de deuda con los banqueros, estos no están convencidos de que la mejor solución es seguir erogando préstamos para pagar las deudas, y más bien algunos bancos retiraron su dinero de la empresa. Pese a ello, la firma niega declararse en quiebra para acogerse a un plan de este tipo, y más bien se dijo en mayo de 2015 que los ejecutivos estaban ocupados preparando un plan de reestructuración con la esperanza de firmar nuevos acuerdos con los bancos. Paralelamente, se tomaron medidas para racionalizar el negocio, como cierre de operaciones y despido de personal de planta.

Este modelo de crecimiento de expansión económica es denominado por Julián Pavón como el “modelo parasitario chino” [16], donde un país (China) de forma pacífica, parasita lenta pero inexorablemente a otro, creando empresas que contratan trabajadores chinos en su territorio como en el exterior, donde venden sus productos y servicios, todo esto con el apoyo financiero de los bancos estatales[17]. Habría que añadir a este esquema el hecho de que las empresas diversifican sus negocios a campos que les son desconocidos, sin tener ninguna experiencia, adquiriendo tecnología extranjera, de forma pacífica pero desordenada acorde con la anarquía de la producción capitalista.

  1. Conclusiones

Parece ser que nuevamente se alientan falsas esperanzas a cerca de la industrialización del hierro del Mutún. En primer lugar, se tiene un mercado mundial del acero saturado, donde no parece haber perspectivas de reactivación en la medida que los países industrializados han reducido su consumo y la China parece haber llegado al máximo de su crecimiento económico.

Por otra parte, la alta competencia en el mercado del acero llevará a un proceso de centralización de capitales, donde las emergentes empresas chinas tienen mayor probabilidad de ser absorbidas. Asimismo, la expansión capitalista de la China a nivel mundial se lleva a cabo de manera desordenada, con la finalidad de acaparar mercado y concesiones de recursos naturales, garantizando su presencia sin importar el rendimiento económico.

En ese sentido parece ser más importante para los chinos el hacerse de una de las reservas más importantes de hierro del mundo, que la industrialización en Bolivia de esta materia prima, lo que parece ser una réplica del modelo parasitario chino. Eso sugiere la insignificante industrialización que se plantea y el menosprecio del gobierno de iniciativas locales para industrializar el hierro, como es la tecnología “kanatar-acero”, que plantea con menores inversiones resultados similares a los que realizaría Sinosteel.

La chatura de las iniciativas locales es evidente si se trata de la capacidad de producción para obtener ganancias, pero, tal vez no lo sería sí no se subordinara ésta a la persecución de ganancias, sino más bien, a la satisfacción de las necesidades sociales. Y en este plano los pequeños logros que se alcanzaron pueden rápidamente desvanecerse con la caída de los ingresos. Por tanto, no es cierto que Bolivia este camino al socialismo, aún estamos a merced de la inversión extranjera para obtener rentas de los recursos naturales que están en manos de capitales privados extranjeros.

  1. Bibliografía
  • Cochilco. 2014. Mercado internacional del hierro y del acero. Gobierno de Chile. Santiago.
  • World Steel Association. 2016. Steel Statistical Yearbook 20015.Worldsteel Committee on Economic Studies. Brussels.
  • CEDLA. Septiembre de 2006. Contexto mundial del acero. Boletín informativo El Observador. año 1 N° 2. Cedla. La Paz, Bolivia.

 

 

[1] El denominado Grupo de los siete ( G-7), conformado por Estados Unidos, Japón, Alemania, Inglaterra, Francia, Italia y Canadá

[2] En base a CEDLA, 2006.

[3] De las 100 empresas productoras de más de 3 millones de toneladas de acero anuales que figuran en el ranking de Worldsteel Association 52 son chinas, sin embargo, en la lista no figura la empresa que explotará el Mutún: Sinosteel Corporation.

[4] Ver más adelante el caso de Sinosteel y el modelo parasitario chino.

[5] Ibídem.

[6] Ibídem.

[7]  De acuerdo con el mandatario, actualmente las licitaciones de grandes obras son adjudicadas por empresas del extranjero, esto debido a que no existen empresas nacionales que puedan emprender trabajos tales como la construcción de caminos o plantas de industrialización de recursos naturales. (El Día. 22 de agosto de 2014. Evo llama “enanos” a empresarios bolivianos).

[8] El Diario. 12 de febrero de 2016. Técnicos bolivianos cuentan con tecnología para el Mutún. La paz, Bolivia.

[11] Quingdao Sinoteel Company Ltda. 2015. http://es.made-in-china.com/co_qdsinosteel/company_info.html (Vista 12 febrero de 2016)

[13] “El origen del problema se remonta a 2008, cuando la empresa compra por $us 1.380 millones la empresa de extracción de fierro Midwest Corporation de Australia” http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-10-20/china-state-steel-firm-to-default-after-government-said-to-help (vista 12 de febrero de 2016).

[15] El cálculo de Yuan a Dólar se hace en base al tipo de cambio del 23 de febrero de 2016 tomando como fuente Rescue in the Works for Indebted Sinosteel. 26 de mayo de 2015. http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-10-20/china-state-steel-firm-to-default-after-government-said-to-help (vista 12 de febrero de 2016).

[16] Andreotti, Carolina. 26 de abril de 2011. Julián Pavón explica el “modelo parasitario chino” de expansión económica en Radio Inter. http://www.cepade.es/blog/index.php/julian-pavon-explica-el-modelo-parasitario-chino-en-radio-inter/ (Vista el 19 de febrero de 2016).

[17] Pavón identifica tres modelos fundamentales de crecimiento económico. El primero es el “depredador” y se remonta al colonialismo clásico, en el que un país se apropia por la fuerza de los recursos de otro. El segundo es el “simbiótico” y es el que predomina entre los países más desarrollados: una empresa extranjera se instala en otra nación, accede a su mercado y, a cambio, estimula el empleo a nivel local, transfiere tecnología y contribuye al fortalecimiento de un sector productivo.

Categorías: 

Tipo de registro: 

Áreas Temáticas: 

Cartilla del GPFD Nº 9 - La renta de los hidrocarburos crece aún más para las transnacionales

Sistematización a cargo del periodista Rolando Carvajal del trabajo de investigación denominado: "Apuntes sobre el estudio de la renta de hidrocarburos" del autor Juan Carlos Guzmán Salinas. Documento elaborado como parte de la serie "Investigaciones Plataforma Energética" del CEDLA. Diciembre de 2015.

Categorías: 

Tipo de registro: 

Áreas Temáticas: 

Páginas

 

Teléfonos

Llámenos al (591-2) 2799848, (591-2) 2791075, (591-2) 2794740
Escríbanos a info@plataformaenergetica.org

 

Síguenos en

 

Suscripciones

Para recibir nuestros Boletines Electrónicos con noticias, documentos y más haga clic en el ícono.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.