Get Adobe Flash player
Viernes, 19 de Septiembre de 2014
Inicio de Sesión / Registrarse
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese

Búsqueda

Búsqueda guiada

Haga clic en algún término para iniciar la búsqueda

Categorías

Hidroeléctrica Rositas generaría ganancias de $us 80 millones anuales

Energy Press

Con la implementación de la Presa se disminuiría la vulnerabilidad del corredor bioceánico, protegiendo mejor el puente de Puerto Pailsa.

Israel Salvatierra

El Proyecto Múltiple Río Grande Rositas, a través de su componente de generación hidroeléctrica, tendría la capacidad de generar ganancias para el Estado boliviano de 80 millones de dólares al año, sólo por el ahorro del Gas Natural que debería quemarse en una termoeléctrica que tuviese la capacidad de 3.000 Giga Watts/hora al año, dijo el coordinador del Proyecto de la Gobernación de Santa Cruz, Jorge Velarde.

“Por la cantidad de gas que se liberaría, el Estado percibiría alrededor de 1.600 millones de dólares en 20 años, que ahora no los percibe porque vende a las termoeléctricas a 1.2 dólares el millón de BTU pudiendo exportarlos a cinco o siete dólares el millón de BTU, el proyecto se pagaría sólo en este periodo de tiempo”, especificó Velarde.

Aclaró que actualmente los datos obtenidos mediante los estudios de factibilidad realizados por la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE), la Gobernación Cruceña y la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), efectuados con la intención de actualizar los resultados de un estudio previo hecho el año 1977, están en etapa de validación interinstitucional para definir nuevos parámetros.

Según Velarde, cumplir con lo previsto en el Plan Nacional de Electrificación del Gobierno Nacional, es un desafío que requerirá apurar los pasos para conseguir, entre otras cosas una inversión estimada de $us 790 Millones para la construcción de la presa, sala de máquinas y turbinas, a esto se tendrá que agregar los costos de líneas de transmisión y del componente de riego.

“Si el Gobierno nacional ha programado el Proyecto para el 2018 y si pensamos que la construcción dura seis años, el inicio de la ejecución debería ser máximo el 2013, o sea de aquí a 30 meses, entonces deberíamos correr en esta época para llegar a la meta”, indicó Velarde.

Añadió que el trabajo es muy extenso todavía, por que se debe realizar el diseño final, búsqueda de financiamiento, definir la modalidad bajo la cual se ejecutará la obra, entre otros aspectos que según Velarde preocupan al sector y que exigen acciones inmediatas.

Respecto al interés del Gobierno por llevar adelante el proyecto, el funcionario de la Gobernación cruceña indicó que no es sólo el tema de crear nuevas fuentes de generación eléctrica lo que llama la atención de las autoridades gubernamentales.

“Ellos consideran el Proyecto importante, no por que Santa Cruz lo pida si no por que el país lo necesita, eso es importante, no es porque decimos ‘queremos que se haga aquí’, el país lo necesita, no solamente por el tema de generación de energía, si no por el tema del impacto social que este generaría”, dijo.

Asimismo, agregó que: “estamos hablando de crear un programa de riego de 200 mil hectáreas con el proyecto, imaginemos 200 mil hectáreas en una zona como es el Chaco boliviano, que es despoblada, pobre, pero con tierras fértiles, hasta se podría hacer un polo de desarrollo en esa parte del territorio boliviano”.

MÁS QUE UNA HIDROELÉCTRICA

Especificó que los componentes básicos del proyecto Rositas son generación eléctrica, además de la obtención de agua potable y programa de riego y control de inundaciones.
Según datos proporcionados por Velarde, las pérdidas producidas por inundaciones y sequías recurrentes alcanzan otros 100 millones de dólares anuales aproximadamente; finalmente, recordó que al controlar las inundaciones también se estaría reduciendo la vulnerabilidad del corredor bioceánico al prever daños al puente de Puerto Pailas.

ANTECEDENTES DEL PROYECTOO

Oscar Zárate, funcionario de ENDE, explicó que el Proyecto Múltiple Rositas, está pendiente desde 1972, cuando la Empresa Nacional de Electricidad efectuó el estudio de prefactibilidad del desarrollo hidroeléctrico del Río Grande, este estudio identificó nueve aprovechamientos hidroeléctricos, donde este proyecto resultó ser el penúltimo identificado.

El año 1987 se hace el estudio de factibilidad del proyecto Rositas, donde además del componente hidroeléctrico se contemplan otros aspectos como el agua para riego, impulso a la agroindustria y otras actividades. Por diversas razones los estudios se paralizaron a partir de 1982 y se reimpulsan en noviembre del 2008, gracias a la entonces prefectura de Santa Cruz y CRE.

OTROS PROYECTOS

Zárate recordó que el Gobierno boliviano tiene planificado incrementar la capacidad instalada durante los próximos 10 años, para equilibrar la proporción de la matriz energética que alimenta la generación de electricidad y que ahora está distribuida en razón de 51 por ciento de energía producida por termoeléctricas (GAS) y 49 por ciento que se genera con centrales hidroeléctricas. Para esto se prevé la ejecución de varios proyectos hidroeléctricos.

Entre los proyectos mencionó Misicuni, que tiene antecedentes desde hace 40 años y cuya implementación prevé un monto estimado de inversión de 122 Millones de dólares; Río Madera, que actualmente está en etapa del estudio de prefactibilidad y cuyo costo está aun por definir, pero se sabe que podría generar alrededor de 3.000 MW.

En la lista de proyectos también figura el proyecto Cachuela Esperanza que será una central hidroeléctrica cuyo costo ascenderá a $us 2.000 Millones inversión que servirá para generar 990 MW; la hidroeléctrica San José cuya inversión aun está por definir y podría tener una capacidad de 126.9 MW. También están los proyectos de

Adicional a estos están los proyectos de Miguillas, que constará de tres centrales hidroeléctricas, con un total de potencia instalada de 250 MW. El Angosto del Bala es otro proyecto mega, que tiene una potencialidad de 1600 MW.
Finalmente están los proyectos de menor envergadura como La Punta Itenez, Santa Ana, y Tahuamanu.