Get Adobe Flash player
Jueves, 31 de Julio de 2014
Inicio de Sesión / Registrarse
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese

Búsqueda

Búsqueda guiada

Haga clic en algún término para iniciar la búsqueda

Categorías

Cooperativistas mineros se enfrentaron en Japo

La Patria

En Japo, a 35 kilómetros aproximadamente de la ciudad de Oruro, se produjo un enfrentamiento entre dos cooperativas mineras que se disputan áreas de explotación de estaño. La jornada dejó como saldo una persona detenida y no se lamentaron daños humanos ni materiales.

En la comunidad orureña de Japo, en el límite con la provincia Bolívar del departamento de Cochabamba, aproximadamente 200 mineros de la Cooperativa Porvenir y otras asociadas se enfrentaron con los de la Cooperativa 16 de Marzo cuyas áreas de concesión se encuentran en el límite departamental de Oruro y Cochabamba.

El detenido, Andrés Rodríguez, fue uno de los tantos que reconocieron haber sido inducidos por los dirigentes de la Cooperativa 16 de Marzo, que desde el 11 de agosto de este año están en disputa no sólo con las cooperativas asociadas en esa zona fronteriza sino con la Federación de Cooperativistas Mineros (Fedecomin) tanto de Oruro como de Cochabamba.

El principal conflicto son las áreas de concesión que la Corporativa de Mineros de Bolivia (Comibol) había concedido, hace 20 años atrás, a varias cooperativas, entre ellas Porvenir, Nueva San Pablo, Corazón de Jesús y otra veintena de cooperativas entre las que no estaba incluida 16 Marzo.

No fue sino hasta hace dos años atrás que la Cooperativa 16 de Marzo adquirió su personería jurídica y le fueron entregadas áreas de concesión específicas en el sector de Pumiri, al frente de Japo, pero dentro de los límites de Cochabamba.

FRÍO AMANECER

La jornada de este jueves empezó con el habitual frío de Oruro que se fue intensificando más en la zona de Japo, donde los dirigentes de Fedecomin Oruro se trasladaron junto al fiscal de Distrito Gonzalo Martínez para tratar de persuadir a los cooperativistas de Porvenir que no respondan a las agresiones por las que, dos días antes, dos mineros de esta cooperativa fueron heridos, uno de ellos de gravedad a punto de perder el ojo izquierdo y que actualmente se encuentra en el Hospital Obrero de este departamento.

“Lo malo es que además, la Caja de Salud no nos reconoce este tipo de accidentes para el seguro”, comentaban los mineros, visiblemente perturbados.

La visita, durante la mañana, del Fiscal de Distrito sirvió para develar algunas de las intenciones de los dirigentes mineros de 16 de Marzo que trasformaron una disputa de áreas de explotación en un problema de límites.

“(Los mineros de Japo) son unos abusivos… además es un problema de límites porque las vetas de explotación pertenecen a Cochabamba y no a Oruro”, señaló a Los Tiempos, Joaquín Choque, uno de los principales cabecillas que provocó los dos anteriores enfrentamientos el lunes y martes pasados en esa localidad.

Choque no sólo amenazó con “desaparecer” a los mineros que actualmente tienen la autorización para la explotación de las vetas sino que además dijo que en horas de la tarde llegarían entre 600 y 1.000 cooperativistas para destruir ese lugar “si es que no nos permiten trabajar”.

Para evitar que ocurran más enfrentamientos, como los ocurridos el lunes y martes, la Gobernación de Oruro autorizó el envío de una treintena de policías cuya orden específica era la de velar la paz en el lugar, sin usar ninguna otra arma que agentes químicos, los que no tienen ni el 20 por ciento de su efecto, debido a los vientos de la zona. “Es como si nos mandasen desarmados”, dijo uno de los sargentos en el lugar.

INTERRUMPIDA ASAMBLEA

Mientras en la ciudad de Oruro se realizaba una asamblea de emergencia interinstitucional para intentar solucionar el tema, una llamada telefónica advirtió de que los avasalladores estaban rodeando el cerro del frente de los mineros de Japo amenazando volver a invadir las vetas.

Evidentemente, en el sector estaban aproximadamente un centenar de personas con hondas, piedras y palos dispuestos a enfrentarse a los mineros de Japo, sólo que esta vez los mineros del otro lado estaban esperándolos, con cartuchos de dinamita, palos, hondas y piedras y el resguardo de aproximadamente 35 policías que habían sido trasladados al lugar.

“Somos el número de efectivos suficientes para poder contener cualquier agresión, que esperemos que no exista”, dijo el mayor Ortuño, horas antes del enfrentamiento.

Finalmente, la violencia se impuso a las 18:00 cuando los dos bandos se enfrentaron, los cooperativistas de Porvenir lograron desalojar a los de la 16 de Marzo.