Dirigenta denuncia plan de extinción de pueblos indígenas (ANF)

PAALBRAS CLAVE: MEGAPROYECTOS HIDROELÉCTRICOS - AMAZONÍA BOLIVIANA - PUEBLOS INDÍGENAS

La Paz, 30 de octubre (ANF).- Un plan de desarrollo, que incluye la ejecución de los megaproyectos hidroeléctricos Chepete, El Bala y Rositas, concesiones para la explotación minera e hidrocarburífera en varias regiones del país, así como la ampliación de la frontera agrícola, amenazan con provocar la desaparición de los pueblos indígenas, afirmó Ruth Alipaz Cuqui, indígena uchupiamona de la Mancomunidad de los Ríos Beni, Quiquibey y Tiuchi.

“En Bolivia está en curso un plan de extinción de los pueblos indígenas a través de megaproyectos hidroeléctricos que impulsa el Gobierno boliviano en la Amazonia, la deforestación de extensos territorios para plantaciones de soya y la otorgación de concesiones mineras y de hidrocarburos en varias regiones del país”, aseguró.

Alipaz habló a nombre de las comunidades que habitan en el área de influencia de los megaproyectos Chepete y El Bala durante el quinto Foro Internacional Andino Amazónico de Desarrollo Rural, que tuvo lugar del 24 al 25 de octubre en Cobija, Pando.

Aseguró que las hidroeléctricas Chepete y El Bala, además de destruir la biodiversidad de esa región, desplazará a más de 5.000 personas que habitan en los territorios que serán afectados.

A estos dos proyectos, dijo, se suma el complejo Rositas, conformado por siete hidroeléctricas, que anegará más de 40 mil hectáreas de bosques de la cuenca del río Grande y afectará a las provincias Valle Grande y Cordillera, en el departamento de Santa Cruz.

Según Alipaz, el plan global del Gobierno incluye “la carretera por el corazón del Tipnis, que tiene la finalidad de consolidar los procesos de colonización para la expansión de las plantaciones de coca, las concesiones otorgadas a empresas chinas para el saqueo del Illimani que se está convirtiendo en un moderno cerro rico, el territorio Chimán que está concesionado para proyectos extractivistas mineros, Tariquía que es ejemplo de exploración petrolera con fraking, el parque Madidi que está amenazada por la plantación de coca y la minería”.

A ello se suma, dijo, los anuncios oficiales para el cambio del Plan del Uso de Suelos con el que se pretende convertir extensas zonas boscosas en sembradíos de soya.

Detalló que en la zona de influencia del río Beni, de donde es oriunda, ya se advierten las consecuencias de los proyectos que impulsa el Gobierno “a pesar de la oposición de quienes habitamos en la región”.

Dijo que otro ejemplo de avasallamiento es el Ingenio Azucarero San Buenaventura, que se encuentra en territorio Tacana, y que ha copado tierras no aptas para sembrar caña, “no saben cómo van a alimentar esa fábrica, Evo estuvo por San Buenaventura y dijo a las comunidades que tenían que proveer caña para que funcione el ingenio y amenazó que, de no hacerlo, revertirá sus tierras”.

Aseguró que todos los proyectos son rechazados por las comunidades por lo que “en todos los casos se han violado los derechos de los pueblos indígenas y se ha negado el derecho a consulta previa”.

Reiteró que los proyectos “son evidencia del plan de extinción de los pueblos indígenas porque nos están conduciendo a una catástrofe que no sólo afectará a la Amazonía, sino también a los Andes”.

Alipaz insistió que se trata de un plan integral de devastación de la Amazonía que tendrá como consecuencia “la extinción de los pueblos indígenas y tendrá consecuencias insospechadas para vastas regiones del país”.

LEA LA NOTA EN: https://www.noticiasfides.com/economia/drigenta-denuncia-que-en-bolivia…

Tipo de registro