COMIBOL: Las reservas mineras de Bolivia alcanzan tan solo para 15 a 20 años más

Marco Belmonte*

Plataformaenergetica.org (PÁGINA SIETE, La Paz, 14 de agosto de 2012).- El presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Héctor Córdova, asegura que las reservas de minerales en los principales proyectos en operación alcanzan para 15 a 20 años más de explotación, por lo que es necesario impulsar más exploración.

-¿Cuáles son las reservas de minerales, para cuántos años más de explotación alcanzan, hay información sobre San Cristóbal?
-Nos informaron hace dos años que sus reservas alcanzaban para 17 años, es decir ahora todavía quedan para 15 años. Lo que ocurre normalmente cuando se trabaja en la mina es que se generan reservas nuevas diariamente.

-Sin embargo, por tratarse de una concesión obtenida antes de 2007, no hay nada que obligue, por ejemplo, a San Cristóbal a hacer exploraciones para renovar reservas...
-Nada, la única condición era pagar una patente anual. La Constitución ahora establece que contratos no dan derechos reales, sino de uso y aprovechamiento, y la condición para mantener derecho no sólo es el pago de la patente anual, sino que se cumpla la función económica social. Las áreas obtenidas se consideran derechos preconstituidos y no están establecidas por contrato sino concesión, pero desde diciembre de 2010 son autorizaciones temporales para ejercer operaciones.

-En el caso de las minas operadas por Sinchi Wayra, ¿para cuánto tiempo alcanzan sus reservas?
-Sinchi Wayra tiene contratos con Comibol y ahí tenemos sobre todo Bolívar y Porco. Las reservas cuando fueron entregadas alcanzaban cierto nivel y por contrato la empresa tiene obligación de mantener un cierto nivel racional (...); las reservas alcanzan para diez años más. Colquiri es una mina grande, hay que seguir explorando y tiene vida al menos para 20 años.

-Sin embargo, en Colquiri hay que hacer más exploración para que sea sostenible, ¿no?
-Sí, en toda operación minera racional, mientras se vaya explotando el mineral, debe hacerse exploración, sólo las cooperativas saquean la minas, pero las empresas privadas y el Estado a medida que sacan el mineral van generando reservas, ésa es una obligación.

-¿Qué pasa con las reservas de otras minas importantes?
-San Vicente está con Panamerican Silver y es una mina que fue entregada con buenas reservas y material explotado, tiene para varios años, en general podemos hablar de más de 15 años de reservas. Manquiri está con Comibol, en el Cerro Rico de Potosí, que parece eterno. Es uno de los yacimientos más impresionantes de la Tierra porque luego de 500 años de explotación continúa con reservas (...). Con el tiempo se perdió control de algunos lugares, el cerro parece un queso perforado, pero a pesar de eso el material extraído respecto del peso total es de 10%, es decir que 90% de cerro no fue tocado. También hay otras operaciones con las que se está empezando, como Pulacayo, que dará buenos resultados con la producción de plomo, plata y zinc. Otra mina es Corocoro, que está con un contrato de riesgo compartido con Kores. La vida de todos los yacimientos depende de la velocidad con la que se explote. En Kores lo razonable es que la reserva dure 15 años.

-Si bien hay estos proyectos, algún día se acabarán, ¿qué se hace para ir renovando reservas y atraer inversión de modo que la minería boliviana sea sostenible?
-Lo que dice me parece importante, porque los yacimientos se agotan, son recursos no renovables. La manera de hacer sostenible la minería es encontrar nuevos yacimientos y eso sólo se logra haciendo exploración y para eso hay que invertir capital de riesgo. Como Estado se invertirán este año 20 millones de dólares en exploración, eso nos va a permitir identificar buenas áreas, generar reservas, pero es una suma pequeña. Cuando uno hace un trabajo serio invierte miles de millones de dólares, hay países vecinos donde se ejecutan 3.000 millones a 4.000 millones de dólares y si se invierte así es seguro que se recuperará diez veces más.

LAS TOMAS SON UNO DE LOS PROBLEMAS MÁS GRAVES

-Comibol invierte, pero montos pequeños, ¿qué se está haciendo para atraer inversión extranjera?
-Lo que hemos hecho con Kores, en una primera fase, (es que) invierten en exploración y si descubren algo entran en explotación y se puede recuperar lo invertido. Tenemos algo parecido con una empresa canadiense, Mineralex, para explorar yacimientos de oro en el río Madre de Dios con una inversión de 5 millones de dólares. Hay otra empresa estatal china que quiere invertir 5 millones de dólares en áreas identificadas por Comibol en Oruro, Potosí y Santa Cruz, y equipar el centro de investigaciones minerales en Oruro.

-¿Las tomas de minas no son un obstáculo para atraer inversión?
-Es uno de los problemas más graves que enfrentamos, porque varios inversores interesados muestran su reticencia y esperan que salga la nueva Ley Minera y precisan garantías.

-¿El Gobierno es consciente de este fenómeno?
-Sí, por eso queremos acelerar la Ley Minera. Cada día hay avasallamientos de minas, Mallku Khota, Sayaquira, Cerro Negro, Colquiri, donde están implicadas cooperativas, comunidades, es muy complejo el tema.

-¿No influyen también las nacionalizaciones?
-Claro que sí, si se nacionaliza una mina basta ver el comportamiento del valor de sus acciones. Esto influye en el comportamiento y actitud de otros operadores que hubieran intentado arriesgar en nuestro país.

-¿La nueva Ley Minera cómo va a garantizar la inversión?
- Una de las causas de los avasallamientos es que tenemos vigentes dos normas antagónicas, la Constitución y el Código Minero, y el operador no sabe a qué norma se va a acoger. Cuando el marco normativo es único, el inversor sabe a qué atenerse.

*Periodista de Página Siete. Entrevista publicada en este diario el 13 de agosto de 2012.

*** Este es un servicio de la Plataforma de Política Energética, un espacio permanente, plural y abierto a todos, para compartir información, generar conocimiento y promover el debate público sobre los temas fundamentales del sector energético (www.plataformaenergetica.org)