Nuevo ultimátum de Jindal para negociar las auditorías y las boletas de garantía

Plataformaenergetica.org (La Paz, 13 de julio de 2012).- La transnacional Jindal condicionó su permanencia en Bolivia a la firma de una adenda al contrato del proyecto siderúrgico del Mutún, a dejar sin efecto cualquier auditoría iniciada a la inversión de esa empresa, a desistir de los juicios penales contra sus ejecutivos y analizar una solución aceptable con relación a la ejecución de la segunda boleta de garantía ejecutada por la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM).

Según el informe de la agencia gubernamental ABI, el gerente de asuntos legales de Jindal Steel Bolivia (JSB), Jorge Gallardo, dijo el jueves que estas demandas debían ser atendidas por el Gobierno para poder garantizar el reinicio de operaciones de explotación de hierro en el Mutún.

"Se debe levantar la denuncia penal iniciada por el fiscal (Aldo) Ortiz contra los ejecutivos de la Jindal. Debemos encontrar una solución amigable que sea favorable para ambas partes en relación en el tema de la ejecución del tema de la boleta de garantía que se realizó, en criterio de la Jindal de manera ilegal. Pedimos se deje sin efecto cualquier auditoría a inversión de JSB", dijo el gerente de la Jindal.

Gallardo indicó que la Jindal Steel Bolivia remitió una misiva oficial el 11 de julio a la ESM, donde cita como "no negociable" sus demandas y solicita una respuesta para el 16 de julio, como plazo máximo.

AUDITORÍA E INVERSIONES

El pasado 11 de junio, el presidente de la Empresa Siderúrgica del Mutún, Ricardo Cardona, aseguró, tras reunirse con representantes de Jindal, que la firma no había invertido los 600 millones de dólares comprometidos por la empresa.

“Por fin se aclaró que cuando ellos dicen que invirtieron, en realidad sólo es una promesa de inversión de 600 millones de dólares, ha quedado claro que no hay ninguna inversión hasta marzo de este año”, precisó.

A raíz de esto, según Cardona, la empresa pidió que no se haga la auditoría a las inversiones que -de acuerdo al contrato- se debía realizar a partir de abril, “porque no han hecho inversiones, sólo es una inversión comprometida”, indicó.

El ejecutivo argumentó, según un informe divulgado por Págian Siete, que para que la compañía de capitales indios siga en el Mutún es necesario firmar un nuevo acuerdo que deberá ser elevado a rango de ley, como el contrato vigente

Jindal se adjudicó en 2007 el proyecto de explotación e industrialización de hierro del yacimiento El Mutún, con la promesa de invertir 2.100 millones de dólares, pero el incumplimiento de las inversiones comprometidas le costó, hasta mayo último, la ejecución de dos boletas de garantía por 36 millones de dólares.

Por su parte, el ministro de Minería y Metalurgia, Mario Virreira, abrió el 11 de julio la posibilidad de la permanencia de JSB en Bolivia y dijo que sólo falta que el grupo indio se ponga de acuerdo con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), sobre la provisión de gas, para firmar una adenda al contrato del proyecto siderúrgico del Mutún, ubicado en el departamento de Santa Cruz.

** Este es un servicio de la Plataforma de Política Energética, un espacio permanente, plural y abierto a todos, para compartir información, generar conocimiento y promover el debate público sobre los temas fundamentales del sector energético (www.plataformaenergetica.org)